Convoca Bejarano a crear una “nueva Constitución”

El partido en el que milita no nació para firmar pactos que traicionan al país, afirma.
El líder de la corriente IDN y su esposa, la senadora Dolores Padierna.
El líder de la corriente IDN y su esposa, la senadora Dolores Padierna. (Nelly Salas)

Querétaro

René Bejarano, líder de la corriente perredista Izquierda Democrática Nacional, convocó a la insurgencia civil pacífica para crear “una nueva Constitución” política nacional que revierta las reformas estructurales, principalmente la energética.

Aludiendo a su estancia en la cárcel, Bejarano aseguró que fue ahí donde creó el proyecto de unidad que encabeza —representado por una esfera multicolor. Por lo que llamó a reivindicar el sentido del PRD, porque no nació “para firmar pactos traidores contra México”, aseguró en la primera convención Por un Nuevo Congreso Constituyente celebrada en Querétaro.

“PRI, PAN y Peña se disfrazan de modernizadores, pero en el fondo todo es negocio y ganancias... Son mercaderes, vendepatrias, igualitos a Santa Anna y a los científicos porfiristas”, agregó.

Por tanto, dijo que el próximo 5 de mayo habrá una movilización en todos los estados para promover una nueva Carta Magna, pues la actual perdió su esencia posrevolucionaria.

Y, dijo, para el 22 de octubre se hará la propuesta formal de la nueva Constitución con sentido revolucionario.

“Después de 30 años de políticas neoliberales se han desmantelado las conquistas de la Revolución y de la Constitución de 1917. Estos 30 años son una contrarrevolución conservadora, es la nueva cara de la rancia élite nacional”, señaló.

Uno de los principales objetivos del proyecto de Bejarano es revertir la reforma energética, porque aseguró que las empresas transnacionales ya se están “frotando las manos” para aprovechar los recursos naturales de México.

Bejarano explicó que su proyecto busca la unidad y rechaza el sectarismo, el cual ideó cuando estuvo en la cárcel mediante una esfera de colores, símbolo de la diversidad.

“Esta esfera se incubó en la prisión cuando la libertad era el sueño posible, se nos condenó a muerte y resurgimos, porque somos leales, porque trabajamos, porque nunca nos hemos corrompido ni hemos traicionado nuestros ideales, estamos más fuertes que nunca”, dijo.

Y aseguró que la lucha que encabeza sigue los pasos que vienen desde el sur del continente con presidentes como José Mujica, Michelle Bachelet, Evo Morales, Nicolás Maduro y Hugo Chávez.

“México demanda una nueva Constitución, este es un nuevo proyecto de nación y de la fuerza popular y ciudadana para hacerlo realidad. Hoy lo podemos hacer por la vía de la movilización, de la lucha legal, por la vía del convencimiento y la democracia, esto no es una ilusión, esto es hoy una realidad”, apuntó.

En su discurso, el perredista estuvo acompañado por su esposa, la senadora Dolores Padierna, y el secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, y convocó a la unidad de las izquierdas para fortalecer la lucha contra las reformas estructurales que, aseguró, afectan a la mayoría de los mexicanos.

“Vamos a rechazar igualmente el entreguismo y el sectarismo, impulsaremos la unidad de las fuerzas democráticas progresistas y de izquierda, porque la unidad nos conduce a la victoria”, enfatizó.

Respecto a la violencia que vive el país, Bejarano aseguró que únicamente con la reconstrucción del tejido social de manera integral se podrá eliminar “la degradación social y el vacío de las instituciones, que es lo que alimenta esta espiral de violencia”.

Finalmente dejó en claro que con organización podrán evitar “fraudes” como en las elecciones de 1988 y 2006 y desde el poder político recuperar el contenido social y soberano de la Constitución, que originalmente se obtuvo con su promulgación hace 97 años.

:CLAVES

INVITADOS DE LUJO

El auditorio José María Arteaga lució lleno, principalmente por militantes perredistas de la Ciudad de México, aunque hubo representación de distintos estados y hasta de la CNTE.

Los constitucionalistas Jaime Cárdenas y Diego Valadez, invitados por Porfirio Muñoz Ledo, fueron los encargados de explicar el sustento jurídico por el que es necesario que el país tenga una nueva Carta Magna.

La corriente Izquierda Democrática Nacional nació en 2004 con el propósito de devolver al PRD a sus orígenes y actualmente busca la unidad de las izquierdas, aunque desaprueba la actuación de su dirigencia nacional.