Habrá área exclusiva para jóvenes en Ceresos

Se aprobó la Ley de Justicia para Adolescentes presentada por el PAN Coahuila. El objetivo garantizar que se de el trato correspondiente a los menores de edad y no el mismo que a un adulto.
La iniciativa fue presentada por la panista, Lariza Montiel.
La iniciativa fue presentada por la panista, Lariza Montiel. (Cortesía PAN Coahuila)

Saltillo, Coahuila

El Congreso de Coahuila aprobó por unanimidad la Ley de Justicia para Adolescentes, presentada por la bancada panista y tiene por objetivo garantizar que las autoridades den el trato correspondiente a los menores de edad y no el mismo que a un adulto.

Asimismo busca que al cumplir la mayoría de edad, el adolescente que se encuentre en tratamiento para su reinserción a la sociedad, al pasar a un centro penitenciario no tenga contacto con otros internos adultos para no interrumpir su recuperación.

La iniciativa busca que en el tratamiento al que se someta a los adolescentes infractores se pueda garantizar que no vuelvan a cometer ilícitos y se haga consciencia de la trascendencia de los delitos cometidos, para que se tenga éxito en la reinserción.

"Las modificaciones propuestas y aprobadas por el pleno del congreso consisten en garantizar por parte de las autoridades de procuración de justicia y del Poder Judicial que los funcionarios, ministerios públicos y personal adscrito a estas dependencias, así como los juzgado en materia para adolescentes, cuenten con mayor capacitación que garantice que este tratamiento especial que deben otorgar a los menores".

La diputada Lariza Montiel detalló que los tratamientos a los que se debe someter a los adolescentes infractores son muy distintos a los de adultos.

"Se denominan tratamientos y no sanciones penales porque lo que se busca es que logremos la reinserción y la integración de nuestros adolescentes a nuestra sociedad", comentó.

Advirtió que en las circunstancias actuales hay muchos jóvenes que son influenciados negativamente, por grupos delincuenciales o personas conscientes de los delitos que están cometiendo y a los que motivan a los menores a cometer.

Delitos que bajo el amparo de la juventud e inmadurez no se mide el impacto, ni la trascendencia de los actos.

"En la medida en la que se pueda contener, en la etapa de la juventud o la adolescencia, la posibilidad de que sigan cometiendo delitos será en la medida en que abonemos para el tratamiento de reinserción social y que en los adultos no siga creciendo la reincidencia", señaló.