Congreso rinde minuto de silencio en honor a alcaldesa de Temixco

Diputados y senadores exhortaron al gobierno del estado de Morelos a reforzar y mantener la coadyuvancia y coordinación con las autoridades federales en la investigación.
Senadores y diputados rindieron un minutos de silencio en memoria de la alcaldesa de Temixco.
Senadores y diputados rindieron un minutos de silencio en memoria de la alcaldesa de Temixco. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión condenó el asesinato de la alcaldesa de Temixco, Gisela Mota, y guardó un minuto de silencio en su honor.

En un pronunciamiento unánime, diputados y senadores exhortaron al gobierno del estado de Morelos a reforzar y mantener la coadyuvancia y coordinación con las autoridades federales en la investigación y el esclarecimiento del referido crimen, a fin de castigar con todo el rigor de la ley a los responsables y evitar que el homicidio quede en la impunidad.

En su primera sesión del año, los grupos parlamentarios de la Comisión Permanente fijaron sus posicionamientos sobre la muerte de Gisela Mota el pasado 2 de enero.

A nombre del PRI, la senadora Diva Hadamira Gastélum repudió el abatimiento de Gisela Mota y emplazó a las fracciones legislativas a discutir el tema del mando único policial en los estados de la República:

“Y le digo a Gisela desde aquí, donde esté, que su vida y muerte va a servir para discutir la seguridad, que es lo que vale la pena”, arengó.

El panista Javier Bolaños sostuvo a su vez que en Morelos no está a debate el mando único, pues ese modelo lleva ahí tres años vigente, y exigió por ello a las autoridades locales hacer a un lado los protagonismo y sentarse a pactar soluciones en materia de seguridad.

“La política no es un juego, ni mucho menos se pueden hacer estrategias para engañar al árbitro; esto es política y en política el interés de la gente está sobre cualquier interés particular o de grupo; les conmino a que se pongan a trabajar, porque con la seguridad no se juega”, remarcó.

En su turno, el perredista Luis Humberto Fernández reconoció la importancia del mando único, pero advirtió que eso es insuficiente, por lo cual urgió al Congreso a discutir con el Ejecutivo y con los gobernantes de las 32 entidades federativas una nueva política de seguridad, fortalecimiento del Estado y combate a la corrupción.

En representación de la bancada de Morena, Norma Xóchitl Hernández alertó sobre la más grave crisis de seguridad en México y, en ese contexto, advirtió: “resulta evidente que en Morelos y otros estados existe un mando único, el crimen organizado, que ha conquistado espacios de poder y la toma de decisiones. El narco poder, donde se ha implantado, cumple las funciones del Estado: legisla, gobierna y ejecuta”.

Por Nueva Alianza, el diputado Alfredo Valles afirmó que el asesinato de Gisela Mota no solo es un hecho de violencia, sino un acto que atenta contra la estabilidad social y la vida democrática del país: “para nadie es desconocido que en los últimos años se ha incrementado la violencia causada por organizaciones criminales, lo que ha puesto a México en una de las mayores crisis de seguridad pública”.

A nombre de Encuentro Social, el legislador Alejandro González Murillo subrayó que los hechos de violencia en Morelos obligan a los actores políticos y sociales a cerrar filas con las instituciones y contra el crimen organizado, “que cada vez más busca cómo lesionar al Estado y comprar votos, voluntades y conciencias para fortalecer su influencia destructiva”.