Confronta a diputados propuesta del PAN para regular marchas

Los legisladores del PRD y Movimiento Ciudadano calificaron la propuesta de “fascista, conservadora y regresiva”.
Archivo Milenio
(Glow Murata )

Ciudad de México

La fracción del PAN en la Cámara de Diputados presentó formalmente su iniciativa para regular las marchas en el Distrito Federal y sancionar a los manifestantes violentos, pero los legisladores del PRD y Movimiento Ciudadano calificaron esa propuesta de “fascista, conservadora y regresiva”.

Los representantes de la derecha y de las izquierdas protagonizaron así un intercambio de adjetivos y descalificaciones desde sus curules por casi veinte minutos, a pesar de que el presidente en turno de la Mesa Directiva, José González Morfín, llamó una y otra vez a evitar ese debate.

Fue el panista Jorge Sotomayor quien abrió la confrontación al presentar en tribuna el proyecto de Ley de Manifestaciones Públicas y llamar a los legisladores Ricardo Monreal, José Luis Muñoz Soria y Roberto López Suárez a suscribir la iniciativa.

Muñoz Soria y López Suárez son los diputados perredistas que en diciembre pasado pagaron las fianzas de los jóvenes detenidos por los actos vandálicos del 1 de diciembre en las inmediaciones del Palacio de San Lázaro.

En respuesta inmediata, Monreal rechazó adherirse a la propuesta, por considerarla “fascistoide”.

“Es una vergüenza escuchar esas posiciones de jóvenes fascistas que no tienen Patria, ni conciencia, y creen que todo es fuerza, garrote y encarcelamiento. A estos émulos de Díaz Ordaz es a quienes vamos a vencer tarde o temprano”, arengó.

Muñoz Soria y López Suárez consideraron la iniciativa de Acción Nacional como “una provocación de la derecha”, al tiempo de anticipar su rotunda negativa a avalar ese proyecto para la capital del país: “En esta ciudad no van a pasar los intentos fascistas; que vayan a darse sus golpes de pecho a donde deban darlos: ¡en la Ciudad de México no van a pasar”.

A la defensa de la iniciativa presentada por Sotomayor salió su correligionaria panista Esther Quintana, quien lamentó la etiqueta de fascista que la izquierda puso a la iniciativa.

“Para mentarnos la madre y decirnos cosas desagradables nos pintamos solos, pero el gran reto que tiene este Poder Legislativo es buscar coincidencias por encima de las diferencias, y eso sí nos lo van a agradecer allá afuera”, agregó la legisladora coahuilense.

El perredista Fernando Belaunzarán convocó a la prudencia y recomendó evitar el uso del adjetivo fascista, que en el fondo implica connotaciones de intolerancia y exterminio, pero expresó también su desacuerdo con la propuesta panista, por considerarla “conservadora y regresiva”.