Condena la CIDH ejecución de Ramiro Hernández Llanas

Deplora el hallazgo de 110 inmigrantes encerrados en una casa de Houston.
El cuerpo del mexicano ya está en tierras tamaulipecas.
El cuerpo del mexicano ya está en tierras tamaulipecas. (Raúl Llamas/AFP)

México y Washington

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó la ejecución judicial de Ramiro Hernández Llanas, que se llevó a cabo el miércoles pasado en Texas, por considerarla violatoria de sus derechos fundamentales.

“La Comisión Interamericana deplora la falta de cumplimiento de Estados Unidos y de Texas con las medidas cautelares otorgadas por la CIDH”, señaló la institución de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Hernández Llanas se convirtió en el décimo mexicano al que se le aplica la pena de muerte en Estados Unidos desde que este país reactivó la aplicación de la pena máxima en 1976 y en el segundo ejecutado este año, luego de Edgar Tamayo Arias, el 22 de enero pasado.

El mexicano, de 44 años y originario de Nuevo Laredo, fue declarado muerto luego que se le inyectó la dosis letal de drogas en la cámara de la muerte de la Unidad Carcelaria Walls, en la comunidad de Huntsville, al noroeste de Houston.

En marzo pasado, se presentó ante la CIDH a nombre de Hernández Llamas una petición alegando violaciones a la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, así como una solicitud de medidas cautelares.

El 31 de marzo pasado, la CIDH otorgó las medidas cautelares y solicitó a Estados Unidos abstenerse de ejecutar la pena capital hasta que la Comisión tuviera la oportunidad de decidir sobre dichos reclamos.

“El hecho de que Estados Unidos no haya preservado la vida de Hernández estando pendiente una petición ante la CIDH, contraviene sus obligaciones derivadas de la Carta de la Organización de Estados Americanos y de la Declaración Americana en vigor desde que Estados Unidos se incorporó a las OEA en 1951”, señaló.

La Comisión Interamericana recordó que ha abordado durante décadas la cuestión de la pena de muerte como un desafío crucial en materia de derechos humanos.

Destacó que Estados Unidos es actualmente el único país del continente americano en aplicar la pena de muerte.

INDOCUMENTADOS

La comisión manifestó su preocupación por el hallazgo de 110 migrantes indocumentados que estuvieron retenidos contra su voluntad en una pequeña casa en Houston, Texas; estos procedían principalmente de México, Guatemala, El Salvador y Honduras y sus edades oscilaban entre los 5 y los 47 años. También había una embarazada y 17 niños.

La mayoría de los migrantes informaron que llevaban un par de días en la casa sin comida y agua y bajo vigilancia armada.

Todas personas que fueron liberadas de la casa de seguridad fueron puestas bajo la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

:CLAVES

TAMBIÉN LA ONU

La alta comisionada de Naciones Unidas para Derechos Humanos, Navi Pillay, también condenó la ejecución del mexicano Ramiro Hernández Llanas en Texas.

Dijo que la ejecución está en clara violación de la ley internacional y de las obligaciones del gobierno de Washington y llamó al Congreso de Estados Unidos a tener una acción más contundente en lo que se refiere a la pena de muerte.

 “Las autoridades federales y el Congreso deben tomar acción sobre esto y establecer una moratoria sobre la pena de muerte a nivel federal”, dijo en rueda de prensa en Ginebra el portavoz del ACNUDH, Rupert Colville.