Critica Arquidiócesis debate de aborto en Morelos y Guerrero

La Arquidiócesis Primada de México calificó el aborto como un acto criminal y sentenció que en esos estados hay autoridades empeñadas en robar la esperanza a los seres humanos.
Norberto Rivera, arzobispo primado de México.
Norberto Rivera, arzobispo primado de México. (Claudia Guadarrama)

Ciudad de México

La Arquidiócesis Primada de México condenó a los gobiernos perredistas de Morelos y Guerrero por la "absurda pretensión" de legalizar el aborto que los convertiría en los primeros estados "asesinos de inocentes" en el país.

Calificó como un acto criminal la interrupción legal del embarazo en el Distrito Federal y culpó a ambos gobiernos por ignorar las advertencias religiosas, pues ello generará más violencia.

"Los gobiernos de Morelos y Guerrero no han logrado comprender que, al igual que en la ciudad de México, el aborto solo generará más inocentes, ya que son estados por autoridades sordas y huecas de racionalidad, dogmáticas y empeñadas en robar la esperanza cuando se mata a los seres humanos por el aborto", expresó.

Acusó que el gobierno guerrerense utiliza la propuesta de legalización del aborto como una cortina de humo para ocultar la realidad de "un estado castigado, hambriento, empobrecido y depredado por los responsables del bien común".

"Es un ejemplo perfecto para tapar la incapacidad y fracaso de la agonizante administración estatal", señaló en la editorial del semanario Desde la fe, titulada Estados asesinos.

Mientras que al estado de Morelos lo criticó de haber entrado al debate "abonando a la desesperación de sus habitantes, quienes sufren el flagelo del secuestro, el miedo, la violencia y la zozobra en un Estado extraviado e incapaz de garantizar las condiciones indispensables para la vida, seguridad, justicia y bienestar".

La Arquidiócesis señaló que los cambios legislativos para legalizar el aborto no cambiarán la realidad social de los pueblos, donde la inseguridad está fuera de control.

"¿Qué se puede esperar de entidades donde las cifras de crímenes, extorsiones, robos, secuestros, levantones, violencia y corrupción van irremediablemente a la alza?", agregó.

En su homilía dominical, el cardenal Norberto Rivera Carrera, reconoció que se necesita reorganizar a la iglesia católica en México para fortalecer su solidaridad hacia la población y renovar su fe.

Tras su regreso del Vaticano, el arzobispo primado de México señaló que el papa Francisco cuestionó a los obispos del mundo sobre sus acciones para regenerar el tejido social, sobre todo a los sectores más pobres y enfermos.

"Nosotros ya sabíamos porque tuvimos que mandar un informe al Santo Padre desde el mes de diciembre, pero el Papa, personalmente, nos preguntaba: ¿Y cómo están atendiendo a los presos? Y a la gente que no tiene qué comer, ¿cómo se le atiende? Y a los enfermos, ¿quién los visita en su diócesis?", dijo.

Rivera Carrera oró por los gobernantes, para que sepan dirigir los pueblos, así como por los enfermos y las familias.