La reforma al Código Penal federal puede beneficiar a Alberto Pathistán

Amnistía Internacional consideró que la reforma al Código Penal Federal para permitir una nueva modalidad de indulto presidencial puede poner fin a 13 años de encarcelamiento injusto del maestro ...

Ciudad de México

Amnistía Internacional consideró que la aprobación por la Cámara deDiputados de una reforma al Código Penal Federal para permitir una nuevamodalidad de indulto presidencial en caso de "violaciones graves a losderechos humanos de la persona sentenciada" es relevante para el caso deAlberto Patishtán.

 

Esa organización internacional le recordó a las autoridades mexicanas suobligación de garantizar la liberación del maestro tzotzil Alberto Patishtán,para poner fin a 13 años de encarcelamiento injusto en violación de susderechos humanos. El maestro Patishtán "ha afrontado esta prolongadadetención ante la incapacidad del sistema de procuración de justicia derealizar investigaciones prontas y efectivas, valorar las pruebas presentadasal caso y respetar los derechos humanos, una situación que afectacotidianamente a las personas indígenas o de escasos recursos económicos ysociales en México que sufren  discriminación y la negación del derecho aun juicio justo".

 

Tras estudiar el caso de Alberto Patishtán, condenado por el asesinatode siete policías ocurrido el 12 de junio de 2000 durante una emboscada en elmunicipio de Simojovel, Chiapas, Amnistía Internacional recuerdó que familiaresy sobrevivientes tienen el derecho a exigir que los verdaderos culpables seanllevados ante la justicia. Sin embargo, el estudio del caso realizado por AIindica que Alberto Patishtán "no participó de estos hechos y que existengraves deficiencias en la investigación y el proceso judicial en su contra. Losverdaderos responsables por los asesinatos permanecen en la impunidad, negandoasí la justicia a las personas víctimas de estos hechos".

 

Como en otros casos documentados por Amnistía Internacional, el hecho deque Alberto Patishtán sea indígena y cuente con pocos recursos económicos jugóun papel fundamental en limitar su derecho a un proceso justo, en particular elderecho a la defensa efectiva y al trato igualitario ante la ley por parte delministerio público y el poder judicial.

 

En 2002, Alberto Patishtán fue condenado a 60 años de prisión porlesiones y homicidio calificado, robo calificado, daños y portación de armas defuego de uso exclusivo del Ejército. Las apelaciones, amparos y recursos dereconocimiento de inocencia presentados dese entonces fueron rechazados.

Sin embargo, Amnistía Internacional considera que las irregularidades enla investigación y el proceso judicial nunca fueron evaluadas debidamente paracorregir la condena. Tampoco fue tenida en cuenta la jurisprudenciadesarrollada por el poder judicial de la federación en este periodo sobre laevaluación de las pruebas de cargo, la presunción de inocencia y el debidoproceso para asegurar un juicio justo, así como la reforma constitucional de2011 que reconoce el rango constitucional de las normas internacionales dederechos humanos.

 

Al revisar este caso detalladamente, Amnistía Internacional consideraque existen serias fallas acerca la conducción del proceso y del juicio en sucontra:

 

"Nunca se investigó la influencia indebida por parte del presidentemunicipal de El Bosque, municipio vecino de Simojovel y donde vivía AlbertoPatishtán, en la investigación preliminar realizada por el ministerio público.Antes de la declaración de su hijo, quien fue uno de dos sobrevivientes delataque y el único testigo que señaló a Alberto Patishtán, el presidentemunicipal le manifestó al ministerio público que Patishtán era uno de losautores del delito.

Asimismo, comunicó el supuesto móvil del crimen. Estos elementossirvieron para emitir una orden de localización contra Patishtán. El presidentemunicipal también proveyó una fotografía de Patishtán que el ministerio públicoutilizó para proceder contra éste y animar a testigos no presenciales a señalarlocomo responsable".

 

Y "nunca hubo una investigación imparcial del contexto social quepodría haber motivado un señalamiento fabricado contra Alberto Patishtán porparte del presidente municipal y su hijo. Un mes antes de los asesinatos,Alberto Patishtán y otras personas de su comunidad habían pedido públicamentela remoción del presidente municipal. Este antecedente nunca fue objeto deinvestigación por parte del ministerio público ni fue considerado con seriedaddentro del proceso por parte de los jueces de primera, segunda y tercerainstancia"

 

Además, existen contradicciones no resueltas entre las diferentesdeclaraciones que realizó el hijo de presidente municipal sobre estos hechos.

Hubo falta de acceso a una defensa efectivo por parte de Alberto Patishtánpara asegurar que pudiera defenderse eficazmente contra la imputación ycuestionar debidamente a los testigos y otras pruebas, así como presentarpruebas eficientes de defensa;

 La decisión de los jueces de desechar las pruebas de descargopresentadas por varios testigos que señalaron la presencia de Alberto Patishtánen otro lugar durante los hechos contrasta con la forma en que lascontradicciones en las declaraciones de los testigos de la acusación fueronignoradas.

 

 

Amnistía Internacional considera que estas irregularidades indican quela sentencia contra Alberto Patishtán se emitió sin garantizar sus derechosfundamentales y ha resultado en su prolongado e injusto encarcelamiento. Él ysu familia han tenido que vivir esta injusticia durante 13 años. Además, lasalud del maestro se ha deteriorado durante su permanencia en prisión.