“Esta reforma sí tiene una agenda ciudadana muy importante”

Dos temas quedaron fuera totalmente de la reforma político-electoral, consideró Castañeda: la reducción de financiamiento a los partidos políticos y la reducción de los plazos en campañas (1 de 2).

Guadalajara

A pocos días de haberse aprobado la reforma electoral en la entidad, el coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano en el Congreso del Estado platica sobre las negociaciones que se tuvieron que hacer para llegar a un acuerdo.


JB: La reforma lograda esta semana ¿es buena, regular o mala?

CC: Yo creo que es una reforma sustantiva que nos permite homologarnos con la reforma federal, pero que al mismo tiempo nos permite introducir algunas figuras importantes propias de la dinámica jalisciense. Es una reforma aprobada por unanimidad tanto en el plano constitucional como en su parte reglamentaria por todas las fuerzas políticas; yo creo que eso es algo que se puede presumir. Por supuesto que es una reforma que deja también algunos temas pendientes, como sucede en todo proceso político, pero en términos generales yo creo que el balance es positivo.


JB: Se llega a un acuerdo después de hace mucho que no se votaba algo unánime. ¿Triunfo de la política?

CC: Yo creo que fue un buen ejercicio político. Recordemos que al inicio de la discusión de la reforma –estoy pensando en hace aproximadamente tres semanas- cuando se ponían sobre la mesa los proyectos de reforma, el PRI tenía un planteamiento que prácticamente lo que intentaría sería borrar a las oposiciones, imponer una sola visión; finalmente, producto de un ejercicio político, de acercamiento, de negociación, existió la posibilidad de construir acuerdos, de integrar visiones y propuestas de todas las fuerzas políticas que llegó finalmente a la unanimidad en el Congreso.


JB: ¿Qué figuras destacarías que se integran a las nuevas reglas de la competencia electoral y de la convivencia política en esta reforma?

CC: Son muchos los aspectos. El tema de la reelección de diputados y presidentes municipales es un asunto importante; el otro tema es el de la paridad de género tanto para la elección de diputados como para elección de ayuntamientos; la materialización de las candidaturas independientes, que ya no quedan en el aire, son una realidad, seguramente en el 2015 vamos a ver candidatos independientes, tanto a alcaldes como a diputados; una fórmula de representación proporcional mucho más equilibrada que la que teníamos, es decir, que no reduzca desproporcionadamente votos en escaños, sino que equilibre la representación que las fuerzas políticas se ganan en las urnas; la inclusión de algunos aspectos como causales de nulidad de la elección, que son muy importantes: uno, la guerra sucia y dos, el rebase a los topes de gastos de campaña; estos dos temas pueden ser considerados para anular eventualmente una elección; y un tema fundamental de participación ciudadana que implicó la reforma constitucional es que hoy existe en Jalisco el reconocimiento a la prerrogativa que tienen los ciudadanos para hacer uso de las herramientas de participación ciudadana que estarán en la Constitución y que estarán en una ley reglamentaria que habrá de aprobar el Congreso local.


JB: ¿Qué quedó en el tintero?

CC: Yo diría dos temas importantes. Uno, la reducción del financiamiento a partidos políticos, que es una demanda social y que Movimiento Ciudadano y algunos diputados del PAN empujamos de manera determinante, muy brevemente lo explico en estos términos: MC decía que la participación ciudadana debe ser el indicador fundamental para construir la bolsa de financiamiento; actualmente, el cálculo del financiamiento se da multiplicando la lista nominal por un porcentaje del salario mínimo, nosotros decíamos que en lugar de multiplicarse la lista nominal debe multiplicarse la participación ciudadana por el mismo porcentaje del salario mínimo.


JB: O sea, el número de votantes…

CC: Por supuesto. Con una fórmula de esta naturaleza hoy tendríamos una reducción del financiamiento del 40 por ciento porque en la elección inmediata anterior participó el 60 por ciento. Y otro tema que quedó afuera también es la reducción de los plazos de campaña; tenemos campañas muy largas en México y en Jalisco: 90 días para gobernador, 60 días para presidentes municipales y diputados. Nosotros proponíamos recortar eso cuando menos a la mitad. Son dos temas que se quedan fuera, lamentablemente.


JB: Desde fuera se reconoce un ejercicio exitoso, pero también se ve como una reforma muy a corto plazo y atendiendo a los intereses de los partidos políticos y de la clase política.

CC: Yo lo decía ese día en la tribuna, hoy lo repito. Por supuesto que los protagonistas de la reforma electoral son los partidos, los partidos están obligados a acordar las reglas que los van a llevar a la contienda electoral. Sin embargo esta reforma sí tiene una agenda ciudadana muy importante que se tiene que destacar; mencionaba el tema de las candidaturas independientes y pongo un ejemplo muy importante: las candidaturas independientes, para que sean realidad, necesitan financiamiento y necesitan espacio en medios de comunicación, ahí estamos acuñando lo que nos planteaba la legislación federal, pero además, por ejemplo, en el caso de ayuntamientos los candidatos independientes que no pertenezcan a ningún partido político y que logren un porcentaje importante de votación, aunque no ganen, tendrán derecho a la representación proporcional en los ayuntamientos. Eso me parece una victoria fundamental porque en otros estados donde existen las candidaturas independientes no tienen acceso a la representación proporcional, entonces habrá una oxigenación de la vida pública con estos temas.


JB: ¿Es un triunfo de los ciudadanos organizados de Jalisco el haber ganado estos espacios?

CC: Yo creo que en parte sí, pero no es un triunfo coyuntural. Son temas que se han demandado históricamente en el espacio público, es producto de muchos años de ir construyendo una agenda que le quite a los partidos políticos el monopolio de la representación y que se le otorgue a los ciudadanos. Yo diría que por supuesto que es una victoria de los ciudadanos organizados, pero sobre todo es una victoria cultural de quienes han impulsado agendas alternativas.