De Chuayffet a Nuño; el rechazo de la SEP a negociar con la CNTE

La SEP, sin importar su titular, no ha permitido ningún tipo de negociación de la reforma educativa con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.
Ni Emilio Chuayffet ni Aurelio Nuño han permitido ningún tipo de negociación de la reforma educativa con la CNTE.
Ni Emilio Chuayffet ni Aurelio Nuño han permitido ningún tipo de negociación de la reforma educativa con la CNTE. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) pidieron la abrogación de la reforma educativa desde su promulgación en febrero de 2013. Entonces la Secretaría de Educación Pública contestó que no habría marcha atrás a la reforma, respuesta que ha mantenido durante más de 3 años.

Aunque los maestros se opusieron a la reforma educativa desde que Peña Nieto la anunció, fue hasta después de su promulgación que los docentes protestaron en el Zócalo y la Cámara de Diputados, bloquearon carreteras e instalaron plantones para exigir su derogación.

En la ceremonia de promulgación de la reforma, el entonces secretario de Educación, Emilio Chuayffet, dijo que había personajes buscando confundir para defender sus intereses personales y aseguró que no habría marcha atrás en la reforma.

"Nada es más falso, frente a los vientos y de la calidad que inspira a la reforma, hay quienes izan, por intereses particulares, las banderas de la confusión. Que les quede claro, ha sido el poder Constituyente de la Unión el que ha dado el paso, no hay marcha atrás, la reforma se hará en favor de los maestros, de los niños, de los padres de familia y de la patria toda", dijo Chuayffet en 2013.

Los maestros radicalizaron sus protestas y exigieron a los legisladores no aprobar las leyes secundarias, pues denunciaron que la Ley del Servicio Profesional Docente los dejaría sin trabajo.

En marzo de 2013, los maestros de la CNTE comenzaron con paros laborales en Oaxaca, Chiapas y Michoacán. Luego iniciaron el paro indefinido y bloqueos en CdMx y Guerrero e impidieron que los legisladores sesionaran para la aprobación de las leyes secundarias de la reforma educativa. Para el 22 agosto las leyes ya estaban aprobadas.

En respuesta, los maestros de la CNTE instalaron un plantón en el Zócalo y pidieron un diálogo con el secretario de Educación, pero Chuayffet se negó.

El 4 de septiembre de 2013, Chuayffet rechazó que la reforma educativa se negociaría con los maestros de la CNTE, pues "no puedo violentar la ley y de repente sentarme a ver el problema de la Coordinadora, sin embargo eso no quiere decir que no haya sido atendido, Gobernación y las Cámaras del Congreso los han escuchado".

"Nosotros vamos a seguir con la reforma educativa. Vamos a ser firmes y desde aquí, desde Ecatepec lo digo: respetamos el derecho que tiene todo el mundo a manifestarse, a protestar y a presentar propuestas, pero también exigimos el derecho de los niños para tener clases y no perder educación", dijo Chuayffet un día después.

El 13 de septiembre de 2013, policías federales desalojaron a los maestros del Zócalo capitalino por los festejos del grito de Independencia. Los docentes se instalaron en el Monumento a la Revolución.

El 3 de diciembre de 2013, en la firma de los convenios para la implementación de la reforma, Chuayffet criticó a los maestros y dijo que la reforma no podrá lograrse "con los dogmáticos que siempre creen tener la razón, ni con los pusilánimes que dudan aún de la duda".

En febrero de 2014, durante un evento en Morelia, los maestros de la CNTE lanzaron piedras a la camioneta en la que viajaba el secretario de Educación, luego de que Chuayffet salió por la puerta trasera del lugar para evitar las protestas de los docentes contra la reforma educativa.

En junio 2014, Chuayffet dijo que en todas las reformas generaban opiniones contradictorias, pero que el sentido común "puede evitarnos el riesgo de querer quedar bien con todos, para quedar bien con nadie, de esa suerte la reforma resultaría vacía".

La mañana del 10 de febrero de 2015, los maestros instalaron un plantón en la avenida Reforma de la Ciudad de México para exigir 3 mil plazas docentes, la regularización de pagos de 2 mil profesores y la contratación de normalistas. A la 1 de la madrugada del día siguiente, los docentes se retiraron al Monumento a la Revolución luego de que se acordó una mesa de diálogo con la Segob.

Pero 15 días después, Chuayffet criticó el diálogo de Segob con CNTE y dijo "la negociación tiene un límite: la ley. Se negocia bajo la ley, no se negocia la ley".

"La Reforma Educativa no es negociable, no admite excepciones; en el cumplimiento de la Ley no seremos rehenes de pretensiones particulares ni de quienes se opongan al cambio de fondo", dijo.

El 11 de junio de 2015, los maestros dijeron que reforzarían su platón en el Monumento a la Revolución y que habría un paro indefinido de labores como protesta por la evaluación docente, que se llevaría a cabo el 20, 21, y 22 de junio. La evaluación tuvo que suspenderse en Oaxaca, Chiapas y Michoacán.

Unos días después, al comparecer en el Senado, Chuayffet dejó entrever por primera vez que podría dialogar con los docentes de la CNTE y también con los del SNTE para "escuchar a todos".

"¿Qué ruta de negociación se me ocurre? Muchas. Pero yo creo que hubo una época –otra vez la historia; perdón senador Romero- en que la Secretaría de Educación, junto con el SNTE y la CNTE, establecieron una mesa de negociación (...) a mí me parecería una oportunidad que, entre otras que hay, no se nos debería ir para poder estar en aptitud de escuchar a todos y resolver con todos", dijo el 23 de junio de 2015.

El diálogo nunca llegó y en julio de ese año, el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, y el titular de la SEP anunciaron la desaparición del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

La CNTE protestó con marchas y plantones en Oaxaca, ante lo que Chuayffet respondió: "hoy se construye una nueva sociedad que vuelve a creer en la Educación; la reforma educativa no tiene marcha atrás".

Luego la SEP cambió de titular, pero no de postura. A su llegada Aurelio Nuño dijo estar abierto a un diálogo con los maestros de la CNTE, pero sólo para hablar de la reforma educativa y no para negociar su abrogación.

"Un diálogo sobre la base de cómo implementar la reforma educativa, en primer lugar; un diálogo sobre las bases de la ley. Y segundo, un diálogo totalmente público y transparente, esas son las premisas que debe tener el diálogo", dijo Nuño el 15 de septiembre.

En respuesta, los maestros de la CNTE realizaron un paro laboral y Nuño dijo que no dialogaría bajo presión.

En mayo de 2016, Nuño anunció que, como marca la ley, la SEP despediría al menos a 3 mil 119 maestros de Guerrero, Oaxaca y Michoacán por haber acumulado cuatro faltas. En respuesta, los maestros instalaron un plantón en la Segob, que días después trasladaron a La Ciudadela.

En junio, Nuño condicionó el diálogo con los maestros. Dijo que hablaría con ellos hasta que regresaran a clases y reiteró que "en la reforma educativa no habrá ni un paso atrás".

Luego de los hechos violentos de Nochixtlán, la Segob acordó un diálogo con los docentes de la CNTE. Sobre la reunión, Nuño dijo que se buscaría la paz y que la reforma educativa no estaba a discusión.

"El diálogo que habrá mañana, el cual celebramos, es un diálogo en materia política, que busca escuchar, distender y generar condiciones de tranquilidad y de paz en Oaxaca y no será un diálogo en materia educativa", dijo.

Osorio Chong se reunió dos veces con la CNTE, quien se negó a levantar los bloqueos en Oaxaca y Chiapas, que causaron desabasto de alimento y gasolina.

En la tercera reunión, que se llevó a cabo el martes pasado, Osorio Chong ofreció mediar un diálogo entre la CNTE y el secretario Nuño.

Los docentes definirán hoy si aceptan o no la propuesta, aunque el líder de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero, Ramos Reyes, adelantó que la decisión de los maestros será no aceptar el diálogo con Nuño porque el secretario de Educación ya no "es interlocutor válido" para el movimiento magisterial.