Chapala entra a fase más seca del año

De mantenerse o no arriba de tres mil millones de m3 dependerá si el agua en la cuenca es restringida.
El lago de Chapala ha perdido 74 centímetros en 159 días.
El lago de Chapala ha perdido 74 centímetros en 159 días. (Mariana Hernández León)

Guadalajara

El lago de Chapala ha perdido 74 centímetros en 159 días (hasta ayer), es decir, 730 millones de metros cúbicos, lo que da un promedio de pérdida de un centímetro de nivel cada cuatro días, cuando restan alrededor de 43 días más de tiempo seco, si es que se cumple la previsión de que el temporal se regularice el 15 de junio, y la pérdida de nivel se detenga.

Este es un ejercicio basado en información estadística oficial, que proviene del organismo de cuenca Lerma Santiago Pacífico de la Comisión Nacional del Agua. Se pueden extraer varias hipótesis. Un escenario demasiado optimista sería que ese ritmo de pérdida se mantuviera, pues se perderían sólo diez centímetros más, unos 110 millones de metros cúbicos. Pero es casi imposible, porque en el último mes, el embalse ha tenido pérdidas diarias de un centímetro, lo que significa que en igual cantidad de días se cubriría esa cuota de abatimiento.

Un escenario realista es que el ritmo de pérdida actual se mantenga, lo que da unos 10 millones de m3, por día, de descenso. Esto hace que las pérdidas totales pudieran alcanzar 1.13 metros antes del temporal, esto es, 1,213 millones de m3, unos 500 millones de m3. Si fuera así, el lago llegaría en la cota 92.28, la más baja registrada desde el año 2004, con unos 2,500 millones de m3 que lo ponen ya en crisis franca, a reserva de lo que ocurra en cuatro meses de lluvias. Será hasta mediados de octubre de este año cuando se conozca a ciencia cierta si la recuperación permite otro ciclo “intermedio” en la distribución del agua en su cuenca o bien, al ubicarse debajo de tres mil millones de m3, se debe aplicar una política de escasez, conforme se establece en la Política Óptima Conjunta vigente desde diciembre de 2004, que es la base institucional de reparto del recurso, aprobada por el Consejo de Cuenca Lerma-Chapala.

La Comisión Estatal del Agua presentó el pasado 3 de abril un pronóstico ligeramente menos pesimista. Su titular, Felipe Tito Lugo Arias indicó que desde el año 2011 el lago no ha podido recuperar el líquido que pierde durante el estiaje. “De continuar esta tendencia, este 2014 se pronostica que Chapala tendría una pérdida de un metro con cinco centímetros, lo cual representa un descenso de mil 25 millones de metros cúbicos y sólo podría recuperar 60 centímetros en el temporal de lluvia, lo que ubicaría al lago en la cota 93.60”.

Si esta previsión se da, la Conagua se verá obligada a dar un reparto de agua con escenario intermedio, lo que no permite restringir el agua lo suficiente para afrontar una crisis futura. Así, la recuperación que sigue a junio marcará el derrotero de Chapala para los años siguientes.