CETEG o Policía Federal: dos versiones de un homicidio en Tlapa

Antonio Vivar Díaz, muerto cuando la PF rescataba a elementos retenidos, fue enterrado sin mediar necropsia.

Tlapa, Guerrero

En Tlapa, Guerrero, el homicidio de Antonio Vivar Díaz se presta a versiones encontradas, por ahora es un misterio. Algunos vecinos de la colonia Tepeyac, en Tlapa, acusan que la bala que le impactó en el pecho provino de un arma de la Policía Federal, otros más sospechan, por el lugar donde cayó, que fue asesinado por integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero.

Conocer la verdad sobre esta muerte se complicará todavía más, toda vez que sus familiares decidieron darle sepultura sin mediar autopsia, pues, aseguran, las autoridades les "cobraban por el servicio y el traslado a Chilpancingo". Vivar fue enterrado ayer.

Uno de sus amigos, que por temor a represalias prefirió permanecer en el anonimato, lo definió como un "buen camarada", pero que siempre estuvo contra el gobierno. Recordó que cuando veía policías solía insultarlos y gritarles consignas.

Cuestionó que la bala que mató a Vivar haya sido del equipo que rescató a los tres federales retenidos por los integrantes de la CETEG y vecinos de la colonia Tepeyac.

"Lo que no entiendo es cómo fue que le dieron el balazo, si los federales estaban adentro de la iglesia. Donde se ve el casquillo es adentro de la iglesia. Es lo que no entiendo", relata sobre el asesinato.

"Era mi camarada ese güey. Yo sí lo conocía. Era amigo con todos, pero cuando veía a un poli era así, pues. Estaba contra el gobierno. Cuando estaba con uno, era así: '¿Qué onda, carnal?'. Pero veía a un poli y le decía de todo...", detalló.

Otra vecina rechazó la sospecha. Asegura que los únicos armados eran los efectivos federales, toda vez que los habitantes de la colonia únicamente portaban palos y piedras.

En un recorrido que hizo MILENIO por la iglesia del Tepeyac, en la colonia del mismo nombre, en Tlapa, se comprobó que en los alrededores del templo había casquillos tirados y, de acuerdo con versiones de testigos, eran integrantes de la CETEG y pobladores quienes se encontraban en esa área.

"Los policías recibieron la orden y entraron directo a la iglesia, ahí fue cuando mataron al muchacho. Dicen que fue una bala perdida, había muchas balas perdidas. Pero solo ellos (la PF) tenían armas de fuego, porque nadie de aquí tiene armas", detalla la lugareña.

Durante las exequias, familiares de Vivar responsabilizaron por ese crimen a los gobiernos federal y estatal. Su viuda, Itzel Narciso Martínez, afirmó que su marido "murió con la gente, y no se rindió, porque defendía sus ideales".

Alma Vivar, hermana mayor de Antonio, dijo que "murió en pie de lucha, porque policías cobardes le dispararon por la espalda. Su único delito fue exigir justicia para los 43 estudiantes desaparecidos por el Estado mexicano".

"No se le hizo la necropsia porque nosotros pedimos el cuerpo de mi hermano para velarlo en la casa, y no lo hicimos porque no tenemos dinero para pagar el traslado del cuerpo", aseveró.

Por su parte, el director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, dijo que de nueva cuenta se asesina a un joven y que la fuerza de seguridad, "con todo el aparato", se impone.

"Es preocupante que Policía Federal asesine a jóvenes en Guerrero. Lo de ayer fue el uso del aparato del Estado contra las organizaciones movilizadas", sostuvo.

El domingo pasado, en la jornada electoral, la Policía Federal y elementos del Ejército incursionaron a la colonia Tepeyac para rescatar a 30 policías retenidos por los colonos. Los habitantes de ese lugar pretendían intercambiar a elementos policiacos por los maestros detenidos horas antes y enviados a Acapulco.