Censuran a Bravo Mena los panistas en conflicto

Roberto Gil Zuarth y Mariana Gómez del Campo aseguran que el ex líder nacional no debiera resaltar los “pecados” con sus declaraciones, que son “desatinadas” y “no abonan a nada”.
El senador Gil pidió que el mediador mejor "ponga la mesa para hablar, en lugar de levantar las sillas".
El senador Gil pidió que el mediador mejor "ponga la mesa para hablar, en lugar de levantar las sillas". (Jorge Carballo)

México

Senadores identificados con los dos grupos en que se ha dividido la bancada del PAN en el Senado rechazaron los señalamientos de Luis Felipe Bravo Mena, nombrado mediador en el diferendo entre maderistas y corderistas, quien señaló que Acción Nacional esta llenó de “tribus salvajes”.

En entrevista, Roberto Gil Zuarth dijo no compartir la idea de que Acción Nacional se este tribalizando en su vida interna y señaló que Felipe Bravo Mena debería de conciliar posiciones en lugar de marcar las divergencias y resaltar los “pecados” de las partes. “Creo que valdría más la pena que en este esfuerzo de hacer política, nuestro amigo Bravo Mena pusiera mejor la mesa para hablar, en lugar de levantar las sillas para dejarnos de hablar”, señaló.

Consideró además que lo que le ha faltado a Acción Nacional es orden y que este se establece desde conducción del partido. “un partido sin orden es justamente cuando la dirigencia que es la que tiene trascender a las naturales disputas que se generan en función de la competencia democrática en una organización que hace política en libertad, esa dirigencia debe trascender esas diferencias, ponerse por encima de ellas, arbitrarlas, resolverlas y lo que le falta al partido es hacer política, es un encuentro para ver qué nos acerca, que nos concilia y qué nos diferencia”

En tanto Mariana Gómez del Campo, cercana a Cordero Arroyo, dijo que las de Bravo Mena son declaraciones “desatinadas” además de que se realizan en un mal momento y no abonan a nada.

“Considero que no es la frase, no son las palabras que debe utilizar un mediador”, señaló luego de considerar que las diferencias entre los grupos no significan que se conviertan en tribus.

Además, al hablar sobre el papel que ha desempeñado Bravo Mena como conciliador entre los dos grupos panistas en el Senado, informó que ella no ha sido convocada a ningún encuentro con el ex dirigente nacional del PAN.

Sobre este tema, el también senador Héctor Larios, identificado como cercano al coordinador Jorge Luis Preciado, dijo que las declaraciones de Bravo Mena se refieren a la existencia de disputas por asuntos menores y pone en relieve la “pérdida de las formas” en Acción Nacional.

“A lo que se refiere es precisamente a que son disputas más por asuntos menores que por asuntos de forma de pensamiento, de estrategia política, son disputas nada más por control, a eso se refiere con el tema o con la denominación de tribus salvajes”, sostuvo.

Dijo que Bravo Mena tiene dos elementos para referirse a las tribus salvajes: “primero, que se ha perdido el respeto a las formas, con lo cual estoy de acuerdo, se ha perdido y hay que recuperarlo; y segundo, que las dispuestas son más de orden pragmático que de orden, diferendos ideológicos o diferendos incluso de estrategia política”.

Larios confió en que en breve se pueda concretar una reunión de la bancada para dialogar sobre sus diferencias porque, aseguró, “los problemas de todo tipo se resuelven hablando”.

En tanto el vicecoordinador administrativo, Víctor Hermosillo, cercano también a Jorge Luis Preciado dijo que él no ve salvajes dentro del PAN.

“Yo no soy, ¿me ve cara de salvaje?, yo soy civilizado, no soy de tribus”, aseguró.

En tanto, la secretaria general de ese partido, Cecilia Romero, dijo coincidir plenamente con Bravo Mena en el sentido de que es necesario un proceso de restauración del valor ético de las cosas y dijo que los panistas no deben concentrarse en los calificativos sini en el fondo de lo dicho por el ex dirigente nacional.

En entrevista, Romero optó por no hablar sobre los señalamientos de la existencia de tribus salvajes “porque si hablamos de sólo eso empezamos a amarrar navajas. (Si se dice) no debería haber dicho eso, no es cierto, si es cierto, ese es el problema, entonces por eso no hay que trivializar los asuntos en cuanto al fondo de los contenidos”.

[b]Claves[/b]

[b]“Los salvajes”[/b]

- Luis Felipe Bravo Mena declaró a MILENIO que el PAN se convirtió en un partido de “tribus salvajes que no ve ni respeta a las instituciones”, y añadió que la situación que enfrenta el partido es consecuencia de sus fallas estructurales: su burocratización y la lucha por el poder.

- “En esta lógica de burocratismo y de lucha por el poder, siquiera las corrientes tienen algo de ideología, tienen un sentido de propósito político, las tribus ya solo son los espacios, los lugares, las curules lo que se pelean. Ya no es un principio de fondo que las inspire. La verdad es que sí, el PAN se tribalizó”, dijo el ex dirigente en entrevista exclusiva.