Celebra México 60 años del sufragio femenino

El Artículo 4 de la Constitución Política de México dice “el varón y la mujer son iguales ante la ley. Ésta protegerá la organización y el desarrollo de la familia”

Puebla

Las mexicanas celebran este año el aniversario número 60 del derecho al voto a la mujer en el país, acto que fue resultado de movimientos guiados por la clase proletaria, así como de las líderes de organizaciones y sindicatos de obreros como la CROM y la CTM, durante la gestión del expresidente Lázaro Cárdenas desde la década de los años treinta. Sin embargo, este proceso de votar y ser votado que se establece en el artículo 34 de la Carta Magna que señala que “son ciudadanos de la República los varones y las mujeres que, teniendo la calidad de ciudadanos, reúnan, además, el requisito de haber cumplido 18 años y tener un modo honesto de vivir”, así como el artículo 35 que precisa las prerrogativas políticas de los ciudadanos: “votar en las elecciones populares y poder ser votado para todos los cargos de elección popular”, no se logró hasta el 17 de octubre de 1953 cuando mediante un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación se reconoció el derecho de las mujeres a participar en las elecciones políticas del país, de acuerdo a lo explicado en un artículo de Enriqueta Tuñón Pablos a través de Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC) publicado por el portal Ciudadanía Exprés.

La participación del sector femenino en la Revolución Mexicana de 1910 fue el parte aguas para su inclusión en la vida política a manera de reivindicación por su colaboración y lucha.

“Se dedicaron (las mujeres) a difundir ideas revolucionarias, fueron espías, correos y enfermeras, consiguieron ayuda para la población civil y colaboraron en la redacción de proyectos y planes. Realmente fue una contribución activa e importante”, explica Tuñón.

Pese a ello, al redactarse la Constitución de 1917, se excluyó a la mujer de este derecho argumentando su falta de interés demostrado por la falta de organizaciones colectivas femeninas.

Tuñón Pablos explica que Yucatán fue el primer estado en otorgar el derecho al voto femenino durante el gobierno de Felipe Carrillo Puerto de 1922 a1924, de manera que en 1923, “hubo tres mujeres electas para diputadas al congreso estatal: Elvia Carrillo Puerto -hermana del gobernador-, Raquel Dzib y Beatríz Peniche de Ponce”, quienes debieron dejar el puesto un año más tarde al ser asesinado el gobernador.

Una vez sobre las políticas incluyentes del presidente Cárdenas en 1935, de instauró el Frente Único Pro Derechos de la Mujer (FUPDM) y se incursionó en la asignación de papeles a las mujeres dentro de los partidos políticos como fue el caso de Soledad Orozco en el Partido Nacional Revolucionario (PNR), sin embargo, los estudiosos del tema afirman que los insurrectos temían que el voto femenino se cargara del lado del Partido Revolucionario de Unificación Nacional (PRUN), cuyo candidato conservador, Juan Andrew Almazán, era opositor de Ávila Camacho, por lo que esta garantía constitucional se retrasó hasta que en 1947, el expresidente Miguel Alemán lo otorgó a nivel municipal y tras una petición firmada por miles de mujeres que entregó Amalia Castillo Ledón al aún candidato a la presidencia, Adolfo Ruiz Cortínez, creando la Alianza de Mujeres de México, se logró en 1953, ganando el PRI la simpatía de este sector de la sociedad.

[b]En México, 348 mil 45 hogares regidos por jefatura femenina[/b]

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) registra de acuerdo al Censo de Población y Vivienda 2010 que la entidad poblana se ubica entre las entidades con más alto índice de hogares regidos por jefatura femenina, siendo superado por el Estado de México en el que 847 mil 910 hogares son dirigidos por las madres. En segundo lugar se encuentra el Distrito Federal, con 749 mil 744 y Veracruz con 527 mil 169.

En la entidad son 348 mil 45 hogares regidos por jefatura femenina, lo que coloca a la entidad en el cuarto lugar a nivel nacional.

En el último lugar de la lista se encuentra Baja California Sur con un total de 40 mil 521 núcleos familiares encabezados por mujeres.

Marta Torres Falcón, en su estudio llamado Breve estudio comparativo de la Participación Política de las mujeres en el mundo contemporáneo, publicado en el sitio oficial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), indica que “todavía hay muy pocas mujeres en los gabinetes nacionales (una mujer por cada cuatro hombres en el mundo) y que el acceso a puestos de poder, tanto en África como en Asia y el Pacífico, es aún más complicado y difícil. Incluso en Europa y Norteamérica, que alcanzan los puntajes más altos, no llegan a una cuarta parte”, esto, pese a que la carga económica y el sostén familiar cada día se recarga con mayor peso sobre la madre de familia, quien además sigue siendo la encargada del orden y las labores del hogar en la mayoría de los casos de América Latina.

De acuerdo con este estudio, las latinas siguen inclinándose por dirigir las áreas de la educación, la cultura y la familia.

“En América Latina, por ejemplo, una de cada tres ministras está a cargo de funciones socioculturales. En África, el 45.2 por ciento de las mujeres con cargos ministeriales se sitúa en ese sector”, expresa Torres Falcón, de manera que la economía y las decisiones políticas aún corren a cargo del sector masculino alrededor del mundo y México no es la excepción, pues la representatividad política de las mujeres es aún mínima, ocupando entre el 5 y el 10 por ciento de las alcaldías y presidencias municipales.

Torres Falcón expresa que la Comisión Nacional de las Naciones Unidas, a través de su Programa para el desarrollo (PNUD), elaboró un índice sobre tres indicadores: expectativa de vida al nacer, conocimientos y capacidades e ingresos, a estos se sumó una propuesta de evaluación de la desigualdad de género y se elaboró un índice sobre potenciación de género, que mide el porcentaje de escaños parlamentarios ocupado por mujeres, los puestos ejecutivos y el rango de ingreso en relación con los hombres del mismo país, “México ocupa el lugar número 46 en el índice de desarrollo humano y el número 52 en potenciación de género”.

[h2]Registra IEE 47 alcaldesas en los últimos 12 años[/h2]

De acuerdo con la información otorgada por el Instituto Electoral del Estado (IEE) a través del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) se registran en las últimas elecciones ordinarias en Puebla, 47 cargos de presidencia municipal ocupados por mujeres, 35 diputaciones por mayoría relativa y 14 por diputaciones por representación proporcional.

En el año 2001, los ayuntamientos de Tlaltenango, San Salvador El Seco, Tepeyahualco y Xochiapulco fueron encabezados por féminas; en las elecciones de 2004 Atzitzihuacan, San Diego la Mesa Tochimiltzingo, Cuayuca de Andrade, Tepanco de López, San José Chiapa y Tepetzintla las mujeres obtuvieron la alcaldía; en las elecciones de 2007, la capital del estado se sumó a la lista de municipios gobernados por mujeres con la presidencia de Blanca Alcalá, así como Tlaltenango, Santa Isabel Cholula, Acteopan, San Pablo Anicano, Tecomatlán, Cuayuca de Andrade, Cañada Morelos, Tecamachalco, Tepeyahualco, Jonotla y Zihuateutla. Para el 2010, las administraciones a cargo de mujeres se ubicaron en San Pedro Cholula, Chila de la Sal, Ahuehuetitla, Petlalcingo, Xayacatlán de Bravo, Santa Inés Ahuatempan, Tepemaxalco, Tepeyahualco de Cuauhtémoc, Xiutetelco, Amozoc, Chilchotla y Xochiapulco y en las pasadas elecciones del 7 de julio fueron electas presidentes municipales en Cuautempan, Atlequizayán, Ocotepec, Coronango, Tochimilco, Atzitzihuacan, Ahuehuetitla, Cuayuca de Andrade, Tecomatlán, Tepexi de Rodríguez, Xayacatlán de Bravo, Tehuacán y Coyomeapan.

La licenciada Ivonne Ortega Pacheco, durante su participación en la mesa de análisis Armonización Legislativa, en la Casa de la Cultura Jurídica en Monterrey, con motivo de la Conmemoración del LX Aniversario del Voto de la Mujer en México expresó que a pesar de la aparente igualdad de derechos de la que gozan las mujeres en la actualidad, este sector poblacional aún se encuentra bajo condiciones de minoría.

“La proporción de mujeres jóvenes que no reciben educación y que están desempleadas o que no forman parte de la fuerza laboral es 3.6 veces superior a la de los hombres”, acusó.

De acuerdo con datos extraídos del Instituto Federal Electoral (IFE) las Estadísticas de la Lista Nominal indican que el 51.72 por ciento de la población votante son mujeres, lo que representa 42 mil 517 347 mexicanas en condiciones para emitir un sufragio.

De igual manera el 51.4 por ciento del Padrón Electoral está compuesto por este sector poblacional, representando la cifra de 45 mil 147 803 mujeres con credencial para votar.

“Me duele decir que 5 de cada 10 mujeres mexicanas viven en condiciones de pobreza y que una de cada tres mujeres viven en pobreza moderada. Ésta es la realidad de las mujeres en México, por eso, precisamente por eso, urge mover al país, moverlo a nuevos horizontes y nuevas condiciones”, sentenció Ortega Pacheco durante su discurso, exhortando a los legisladores a abrir los caminos de la vida política mexicana hacia una participación efectiva del género femenino en el actuar público y no únicamente para cubrir la cuota de género solicitada.

[h2]Existen pocas indígenas a cargo de su comunidad[/h2]

De acuerdo con el documento participación Política de las Mujeres Indígenas. Usos y Costumbres de Alma Isunza Bizuet publicado en el sitio oficial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) existe la presencia y participación de las mujeres en 654 municipios del país en 19 entidades federativas que concentran 40 % y más de población indígena y el caso particular del estado de Oaxaca en el que se maneja el esquema de Usos y Costumbres.

“Se reconoce que el sector de la población indígena de México continúa presentando un rezago evidente en los indicadores de desarrollo humano (educación, salud y nivel de ingresos) respecto de la población general del país de acuerdo con el Primer informe de la comisión nacional para el desarrollo de los Pueblos indígenas”, expresa el documento.

En términos generales, en 2008, dos de las 32 entidades federativas estaban siendo gobernadas por mujeres: Zacatecas y Yucatán. En la actual legislatura LX, en el Senado de la República, el 19.5 por ciento de las integrantes son mujeres (25 de 128); en la Cámara de Diputados las mujeres ocupan 119 de las 500 curules (23.8 por ciento).11 a nivel de las 19 entidades federativas, aunque en ninguna de las entidades federativas la composición de género alcanza el 30 por ciento.

En el caso de Oaxaca, las diputadas electas bajo el principio de mayoría relativa tienen un vínculo territorial con sus electores a partir de los municipios que integran el Distrito Electoral local, de tal suerte que puede examinarse la relación de municipios con alta concentración de población indígena para dar cuenta si los ciudadanos indígenas en general y las mujeres indígenas en particular han accedido a alguna diputación local.

Solamente hay dos indígenas como legisladores: el diputado el Distrito Electoral local 3, con cabecera en Ixtlán de Juárez, que representa 51 municipios, y el diputado por el Distrito 10 de Ejutla de Crespo representa 30 municipios.

En general la presencia de mujeres y sobre todo de mujeres indígenas es muy escasa, la presencia de las mujeres indígenas se reduce a su presencia como empleadas y/o promotoras ligadas a los institutos estatales de artesanías de los 19 estados considerados.