La CdMx está a la vanguardia en investigar casos de trata

Durante la presente administración, la Procuraduría de Justicia rescató a mil 20 víctimas, de las cuales 34 eran menores de edad, y aseguró 95 inmuebles para someterlos a extinción de dominio.
Proxeneta
(Ilustración: Mauricio Ledesma)

Ciudad de México

Canalla de oficio, El Sultán formó su harén y puso un negocio que le daba para vivir bien, comprar ropa de marca, alcohol y droga. Un esclavizador moderno que imponía trabajos forzados, de horarios extenuantes, a sus cinco parejas sentimentales y siete hijos, a quienes obligaba a vender cigarrillos, agua y golosinas en las colonias Roma y Santa María La Ribera.

El Osito Méndez era otro esclavista, pero sexual, que enamoraba y enredaba a sus víctimas para prostituirlas. Proxeneta originario de Tenancigo, Tlaxcala, dirigía una red de tratantes que se extendió hasta Atlanta, Estados Unidos, convirtiéndose en uno de los más buscados por el FBI.

José Antonio Sánchez Jiménez cumple una condena de 43 años de cárcel y Noé Quetzal Méndez Guzmán, de 60. Ambos comparten historias de explotación humana y sus casos forman parte de las 104 condenas que ha obtenido la Procuraduría General de Justicia capitalina en la lucha contra el delito de trata de personas a partir de la creación en mayo de 2013 de la fiscalía especial para atender este flagelo, considerado la esclavitud del siglo XXI.

La Ciudad de México se colocó a la vanguardia en la investigación y castigo a los responsables de este delito; ocupa el primer lugar nacional en el número de detenidos y sentenciados, dice la fiscal Juana Camila Bautista.

Durante la presente administración, la procuraduría rescató a mil 20 víctimas (34 menores de edad), aseguró 95 inmuebles para someterlos a extinción de dominio, de los cuales 35 ya son propiedad del gobierno capitalino.

Hay hoteles que eran controlados por proxenetas, como El Oviedo, situado en Jesús María;  Universo, en Anillo de Circunvalación y El Palacio, en Bolívar y Viaducto, todos en pleno centro de la capital del país.

Desde 2013 han sido consignadas 466 personas por trata con sentencias condenatorias contra 232 responsables de este delito en el que la principal modalidad es la explotación sexual por prostitución ajena.

Los resultados de la procuraduría contrastan con el informe mundial que presentó en 2015 el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, para clasificar a los países de acuerdo con la lucha anticrimen.

México está en el nivel 2, porque no cumple plenamente con las normas mínimas del Protocolo de Palermo, “aunque hace esfuerzos considerables para cumplirlas”.

***

En enero pasado, la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas fue notificada que el juez 51 penal del Reclusorio Preventivo Oriente dictó sentencia de 43 años de cárcel contra José Antonio Sánchez Jiménez, conocido como El Sultán.

Vivía con su esposa, cuatro concubinas e hijos en un departamento de la colonia Buenavista. Según el expediente, tuvo relacionados sexuales con su hija biológica que tenía 19 años y procreó otro hijo.

A todos, incluso niños de entre siete y 10 años, los obligó  a vender cigarrillos “sueltos”, agua embotellada y golosinas en la calle Pino, en Santa María La Ribera; Doctor Atl, en San Cosme y Sinaloa, colonia Roma.

Los despertaba a las cuatro de la mañana, para que desde las cinco y hasta las 20:00 horas trabajaran. A dos de sus hijos los puso como franeleros en inmediaciones de la clínica del IMSS en Santa María la Ribera. La pesadilla no acababa ahí, porque al llegar al departamento hacía que todos se desnudaran para que no escondieran el dinero de la “cuenta”. Al menos tres veces por semana se emborrachaba y fumaba cocaína en piedra (crack).

Con base en una denuncia, fue consignado el 24 de junio de 2015 por los delitos de trata de personas agravada, en su modalidad de trabajo forzado y corrupción de menores de edad agravado.

La procuraduría tiene actualmente 14 casos relacionados con el delito de trata en la modalidad de trabajo forzado.

Aunque ya es conocido públicamente, el caso de Noé Quetzal Méndez Guzmán, El Osito Méndez, resulta emblemático para la fiscal Juana Camila Bautista, quien resalta que era uno de los tratantes más peligrosos y buscados por el FBI por obligar a prostituirse a mujeres en Estados Unidos.

Comenta que la sentencia de 60 años que se le impuso en 2015 derivó en un reconocimiento del gobierno estadunidense al trabajo que realiza la Ciudad de México y la procuraduría en el combate a este ilícito.

***

La funcionaria señaló que se han realizado 560 operativos para combatir la trata, lo que incluye la explotación sexual de mujeres mediante el “copeo”, la “ficha”, bailes eróticos (table dance) y actos sexuales en antros y centros nocturnos de la capital.

Esta tarea, sostiene, es compleja casi todas las víctimas no hablan ni quieren denunciar, y en muchos casos no se asumen como personas que sufren un abuso.

—¿No sería un eufemismo hablar de rescatarlas, cuando es su medio de subsistencia?

—La ley general es muy clara, lo que nosotros  hacemos es aplicarla, es nuestra obligación, se les hace ver que alguien se está enriqueciendo con el cuerpo de ellas, la dignidad humana no se explota ni se negocia.

Otras dicen, es cierto me están explotando, pero qué alternativa me queda. Por ese continuaremos con los operativos, ya hemos cerrado inmuebles en la Zona Rosa, en Iztapalapa, en varios lugares de la ciudad. No es un asunto de moralidad, sino de legalidad.

Bautista señala que las víctimas rescatadas son enviadas a refugios que administran organizaciones no gubernamentales, como Pozo de Vida, Camino a Casa y Reintegra, donde les dan terapia, apoyo,  capacitación y la oportunidad de continuar sus estudios para que puedan tener otras opciones de subsistencia.

Próximamente, el procurador Rodolfo Ríos inaugurará un refugio que administrará la dependencia en un lugar secreto, que tendrá una capacidad para 50 personas y que contará con personal especializado en psicología, medicina, trabajo social y asesoría jurídica.

La fiscal advierte que muchos de los tratantes cooptan a sus víctimas para que no presenten denuncias o las retiren con el argumento de que se les obligó a declarar en su contra.

Asegura  que grupos que se dedican a la trata de mujeres han creado supuestas ONG para “asesorarlas” y obligarlas a  no denunciar.

La fiscal no lo menciona, pero en la web puede encontrarse el sitio Movimiento Pro Entretenimiento Erótico, en cuya página  se observa una fotografía de mujeres que protestan contra los operativos de la fiscalía. Una de ellas sostiene el letrero “Juana Camila no nos rescatas, más bien nos dejas sin trabajo”.