Ahumada acusa amenazas de presunto agente del Cisen

El empresario dijo que en octubre del año pasado, un agente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional fue a su casa y lo amenazó.
Carlos Ahumada Kurtz
Carlos Ahumada Kurtz (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El empresario Carlos Ahumada acusó que en octubre del año pasado un presunto agente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) acudió a su casa, en Argentina, y lo amenazó.

En entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, Ahumada detalló que el 1 de octubre, un hombre, a quien identificó como Raúl Hiram Valadez de la Cruz, presunto agente del Cisen, llegó a su casa, en Bueno Aires, y le dijo que dejara en paz a la actual secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles.

Explicó que él solicitó al hombre una identificación, porque se le hizo sospechoso, pero éste se negó, y el empresario pidió a su chofer que llamara a la Policía.

"(El presunto agente del Cisen) se molestó cundo yo pedí que llamaran a la Policía para aclara qué estaba pasando. Me dice que si yo me siento muy sabrosito, se va caminando para el coche y me dice que dejara de insistir en cobrar el pagaré y molestar a Rosario Robles o me iba a llevar la Chingada", afirmó.

En el espacio de "Ciro Gómez Leyva por la mañana", se difundió un video que muestra a un hombre vestido de traje y con un portafolios en la mano, que llega a una casa. Al mismo domicilio llega otro hombre, a quien se identifica como el chofer de Carlos Ahumada.

Posteriormente, se ve que sale Carlos Ahumada vestido con una chamarra, playera blanca, pantalón de mezclilla y tenis. El empresario dialoga durante unos minutos con el hombre del portafolios, tras lo cual ambos cruzan la calle hasta donde está estacionado un automóvil, al que se sube el presunto agente del Cisen y se va.

Ahumada Kurtz afirmó que el hombre se va cuando él decide llamar a la Policía para aclarara la situación.

"En las investigaciones que han hecho aquí en la fiscalía, la Policía Federal, queda clarísimo, él me vine a buscar", dijo el empresario.

Señaló que el hombre llegó procedente de un vuelo de Santiago de Chile y aseguró que se investigaron sus teléfonos y se encontraron varias llamadas a números de funcionarios mexicanos, entre ellos Emilio Zebadúa, oficial mayor de la Sedesol.

"Las sábanas de los teléfonos que arrojaron las compañías, hay uno que presuntamente, que finalmente están confirmando, es el número que pertenece a Emilio Zebadúa", afirmó.

Carlos Ahumada acusó que ha recibido varias amenazas de parte de autoridades mexicanas, aunque no especificó nombres.

En marzo de 2014, Carlos Ahumada informó que en 2013 interpuso en Argentina una demanda contra el PRD y su entonces presidenta, Rosario Robles, para exigir el pago de 200 millones de pesos, que prestó al partido para saldar sus deudas.

"Que se dejen de estar usando todo el gobierno mexicano, los recursos mexicanos para tratar de defender algo que le corresponde al PRD y a ella (Rosario Robles)".

La queja ante la CNDH

La esposa de Carlos Ahumada, Cecilia Gurza González, presentó una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), por un supuesto hostigamiento por parte Raúl Hiram Valadez de la Cruz, trabajador del Centro de Investigación de Seguridad Nacional (CISEN).

La CNDH respondió, de acuerdo con información difundida por Ciro Gómez Leyva, que dicho funcionario se encontraba en Argentina de vacaciones, sin realizar funciones relacionadas con el CISEN.

La respuesta de la CNDH tiene fecha del 18 de diciembre de 2014. A petición de la comisión, el CISEN informó el 8 de diciembre que Valadez de la Cruz "sí es servidor público del CISEN, organismo administrativo desconcentrado, se encontraba en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, gozando de su periodo vacacional".

El CISEN destacó que las actividades de Raúl Hiram Valadez "son ajenas a su carácter de servidor público y a las atribuciones o mandatos de ese centro".

En la declaración del funcionario, que se incluye en la respuesta de la CNDH, describe que después de salir del Museo del Patrimonio Histórico ubicado en la calle Río Bamba, se encontró a una persona parecida a Carlos Ahumada, quien supuestamente regresó para increpar a Raúl Hiram Valadez.

Valadez de la Cruz agregó no tener permiso para portar armas, y menos en un país extranjero, por lo que negó haber amenazado a Carlos Ahumada con algún tipo de objeto.