“Carlos Salinas, una catástrofe histórica; no hay que temerle”: Porfirio Muñoz Ledo

“La impunidad como gratitud es lo que más ha corrompido a México; espero ver que desaparezca el PRI; el Estado ha sido avasallado por los intereses fácticos”, comenta el comisionado para la ...
Porfirio Muñoz Ledo. Comisionado para la Reforma Política del DF.
Porfirio Muñoz Ledo. Comisionado para la Reforma Política del DF. (Gonzalo Ortuño)

México

A sus 80 años. La política. Una vida. La memoria:

¿Qué Porfirio llega hoy?

Llega un Porfirio muy contento.

¿El de siempre?

No, no siempre está uno contento.

Prepotente, ¿le han dicho?

Muchos, pero no lo soy.

¿Histriónico?

Todo orador tiene algo de histriónico y todo político también.

¿Ágil en el debate?

Cuando es necesario.

¿Hábil y fino en el humor?

En ocasiones sale; a veces no.

¿Más de uno ha querido ser Porfirio Muñoz Ledo?

Eso no lo sé. Los jóvenes sí me dicen: “Licenciado, somos sus fans”.

¿Y usted se quiso a sí mismo?

En épocas, sí; en otras, me detesté, como debe de ser.

Parece que al final logró que se le respetara.

Desde hace rato, y agradezco mucho que lo piense así.

¿No le hubiera funcionado mejor temerle?

Eso diría Maquiavelo. Yo no hice política para que se me temiera.

Tanta vida, tantas lecciones…

Mucha vida y muchas lecciones, así es.

¿Toda la memoria en todas las palabras?

No, la memoria se va volviendo selectiva y de un modo muy curioso.

¿Sentencias políticas?

Sí, así es.

Vayamos por ellas, ¿este país que ayudó a construir?

Destruimos algunas cosas y no hemos acabado de decidir qué es lo que vamos a construir.

¿Este país que deseó?

No, definitivamente no es el país que soñamos.

¿Este político que es?

Cuando joven, uno nunca piensa qué va a pasar al llegar a los 80, cada edad es una incógnita.

¿Qué incógnita tienen los 80?

La incógnita de que ya el quehacer es finito y hay que aprovechar el tiempo.

¿Usted, el mejor ejemplo del político mexicano?

Algunos lo dicen.

¿Y de qué le han servido sus habilidades?

Para dinero o propiedades, no. Para tener buen ejercicio en la labor pública, sí.

¿El estadista que nunca ejerció?

Sí ejercí, es decir, ser estadista es una actitud y en todos los cargos creo haber tenido esa actitud.

¿El presidente fallido?

Si lo quiere ver así… No fue, no ocurrió, en ninguna de las épocas.

¿Amargura o dolor?

Ninguna.

¿Fracasó o no lo dejaron?

Ambas cosas son ciertas.

¿Quizás solo han llegado los que tuvieron inteligencia para lograrlo?

Habría que reconocer que se requiere una mínima dosis de inteligencia, pero cuentan otras cosas, como la astucia en un régimen autoritario.

¿Algo habrá ganado?

Sí, reconocimiento de la gente.

Falta que nos diga que ha vivido lo suficiente.

Es una declaración difícil: he vivido bastante, mucho, pero no sé si lo suficiente.

¿Y cómo sobrelleva el fracaso?

No he tenido fracasos muy sonados… He tenido retiros del poder.

¿No ha dicho que su generación fracasó?

Pero como un intento colectivo de cambiar al país, no en los logros individuales.

¿Eso quiere ser una disculpa o una justificación?

Ni es disculpa ni justificación, es una constatación.

¿Que usted dijo que lo que no puede flaquear es la congruencia?

Esa es la característica fundamental. La política, sin congruencia, carece de sentido.

¿La palabra, entonces, tiene memoria?

Sí, la palabra tiene memoria.

Vayamos, ¿Echeverría?

Un hombre que presidió el país en un momento muy difícil.

¿Qué hizo en el 68?

Según todos los testimonios, fue operador como secretario de Gobernación.

¿Genocida?

Si se lo prueban en juicio, sí.

¿Impunidad como gratitud?

Eso es lo que ha corrompido más a México.

La memoria a veces se queda sin palabras, ¿no?

Sí.

¿López Portillo?

Tenía lados muy flacos en su personalidad de estadista.

Porfirio, en ese entonces, ¿en la cúspide?

No en la cúspide, pero muy cerca de ahí.

¿La traición?

No la hubo en mi caso.

¿La intimidación que no pudo vencer?

No, tuve agresiones menores, pero un complot no.

¿Miguel de la Madrid?

Compañero de escuela y de la política.

¿Más traiciones?

Ahí no hubo traiciones, hubo franqueza en todo.

¿La afrenta?

No, hubo uso de mecanismos republicanos para desafiar la omnipotencia del poder público.

¿El berrinche?

Miguel no reaccionó con berrinche, reaccionó sorprendido.

¿La oposición como teatro?

Eso derivó de la imposibilidad de llevar una vida republicana en el Congreso.

¿Zedillo?

Tuvo la virtud de entender que se necesitaba cambiar de régimen político.

¿Las cuentas pendientes?

No tengo cuentas pendientes.

¿Fox?

Una frustración, recibió el impulso de una sociedad que quería democratizarse.

¿El ascenso del narco al poder?

No era solamente Fox. Desde la época de De la Madrid, quien dijo que su sucesor se habían asociado al crimen organizado.

¿Calderón?

Pudo legitimarse y le dio por armarse de fortaleza militarizando al país.

¿La política fracasada?

Ha fracasado, que es equivalente a decir que la transición democrática ha abortado.

¿Este PRI que recién cumple 85 años?

No ha habido un solo PRI.

¿El mejor invento de la política mexicana?

No diría que el PRI es una obra maestra, es un conjunto de intereses.

¿Con cuál PRI se queda?

Con ninguno, como ejemplo para el futuro, no.

¿Nació y morirá con el PRI?

Nací después de que se fundó el PNR… Y espero ver que desaparezca el PRI.

¿Será esa su verdadera sentencia política?

No, no… Finalmente los organismos son instrumentos de política.

¿Salinas de Gortari?

Una catástrofe histórica.

¿Por qué se le ha de temer?

Ya no hay razón. Él trata de parecerlo, como si quisiera ser un vector de la política mexicana, pero ya eso no.

¿Quién mató a Colosio?

No podría hacer una acusación… La clase política con alguna combinación con el narco.

¿Quién lo mandó matar?

La clase política.

¿Tiene nombre esa clase política?

Tenía nombre, cuando estaba en el poder. Ahora ya se diluyó.

¿Impunidad por sobrevivencia?

Mucha gente la tiene.

¿La política es arisca?

Sí, la política es arisca.

¿Este sistema se construyó solo?

No tenemos, pasamos de un sistema de partido hegemónico a uno muy laxo de hegemonía de partidos.

¿Usted lo alimentó?

No hubiéramos querido que ocurriera así.

Por cierto, ¿quién es AMLO?

Es un luchador social y un político que sigue en pie de lucha.

¿Qué tiene AMLO de Porfirio?

No encontraría comparación… Hay algo: el patriotismo, eso sí, como valor moral.

¿Cercanos en el fracaso?

No diría que en el fracaso, somos cercanos en lo que hay: bueno y malo.

¿AMLO, catalizador social?

Sí, el gobierno no sabe lo que le debe… Este país no se ha incendiado, entre otras cosas, porque existe AMLO.

¿AMLO para 2018?

Él ha dicho que si la gente quiere, él estará.

¿Vivir del erario?

Debe haber financiamiento público de los partidos.

¿El botín, México?

No, no lo veo como botín.

En fin, ¿la historia a medias?

Sí, la historia se quedó a medias.

Y el PRI que recién cumple 85 años…

Dije que son muchos PRI, muchos.

¿El de Peña Nieto?

Tiene mucho de los anteriores: sentido de la disciplina, pero es otro.

¿“Salvando a México”?

No es el caso.

¿Hay Presidente?

Sí, sí hay.

¿Gobierna?

En algunos ámbitos. El tema es que el Estado ha sido avasallado por los intereses fácticos.

¿Regresión?

Hay en la reforma energética una regresión al porfirismo, una regresión espantosa.

¿El botín petrolero?

El botín petrolero todos se lo quieren llevar, el business.

¿El vencedor?

El gobierno de Estados Unidos.

¿En verdad, la movilización será eficaz?

Sí lo es y lo prueba la primavera árabe.

¿En este país?

Se han logrado cosas, pero no se ha derrocado un gobierno. Aquí, la tradición es la vía armada, por eso hay que advertir que esa no sería la solución.

¿Quizá faltan más Porfirios?

Ojalá y no tengan mis defectos, ojalá y sean más oportunos.

¿Insiste en que la historia lo verá?

No sé. Lo que sí sé es que hay luchadores que pasaron a la historia sin haber sido gobernantes.

¿Su epitafio, don Porfirio?

Aquí yace un patriota.