Candidatos a ministros de la Corte comparecen en Senado

La primera en comparecer fue Patricia Orea, quien planteó la necesidad de que el derecho en México tome un matiz humanista.

Ciudad de México

El Senado realizó la comparecencia de candidatos a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) donde la primera, Patricia Orea, planteó la necesidad de que el derecho en México tome un matiz humanista en donde haya un diálogo cercano entre poderes locales y federales, al plantear que incluso los magistrados locales se sienten lejanos de las decisiones que toma la Corte.

Al exponer su proyecto ante el pleno del Senado, Orea Ochoa dijo que cumple con todos los requisitos para ocupar el cargo de ministro y destacó la naturaleza penal de su trayectoria en el Poder Judicial, donde inició como defensora de oficio en salas penales del fuero común, hasta ser hoy defensora de derecho penal y adolescente en el Poder Judicial capitalino.

Refirió que ser defensora de acusados y víctimas le ha permitido conocer ambas caras de la justicia y ha percibido la necesidad de votar al derecho desde un matiz humanista, particularmente para sectores vulnerables como son los niños, adolescentes y mujeres.

"La Suprema Corte de Justicia de la Nación tiene que trabajar nuevos retos", dijo al mencionar que entre estos destaca el sistema de juzgamiento de adolescentes derivado de la reforma de 2008 así como los cambios constitucionales de 2011.

"Hemos ingresado a un Estado constitucional de derechos que implica el reconocimiento pleno como operadores; debemos dotarlo de contenidos basados en dignidad humana, derechos humanos, libertad, porque más allá de la norma el ser humano es el eje de la institución, del derecho y de la administración de justicia", dijo.

Puntualizó que los juzgadores deben apartarse de la letra fría de la ley y por ello destacó que en la medida que haya diálogo entre poderes, entre la sociedad se podrá alcanzar la justicia que pide la sociedad.

"Al haber justicia habrá gobernabilidad y al haber gobernabilidad va a existir la paz que requiere toda nuestra sociedad", dijo.

No haré compromisos con grupos de poder: Piña

En su turno ante los senadores, la aspirante a ministra de la Suprema Corte, Norma Lucía Piña, ofreció que de asumir el cargo hará de su trabajo de juzgar una forma de vida en la que no caben la publicidad, los compromisos con los grupos de poder ni tomar decisiones por los caprichos de una época.

Aseveró que no tiene ningún conflicto de interés y su compromiso con la decisión que tome el Senado es actuar con probidad, análisis crítico, apego a la ley, imparcialidad, responsabilidad con las realidades de la sociedad y estar atenta al dinamismo del derecho para adoptar las mejores decisiones con justicia verdadera y justicia humana.

En su discurso de 20 minutos, recogió la tesis del juez constitucional Aarón Barack, en el sentido de que juzgar no es meramente un trabajo, sino una forma de vida.

"Forma de vida que implica no comprometerse con los grupos interés, sino mantener la existencia del derecho; el acto de juzgar no es pasión, es razón; no es maestría, es modestia, es comprometerse con la función y con la justicia; es no resolver los conflictos atendiendo a los caprichos temporales de una época, es buscar la solución de los asuntos atendiendo a los valores y a los principios que nuestra Constitución consagra", dijo.

Expuso que hablar de democracia es hablar de justicia, y "si nos preciamos de ser una nación democrática debemos hacer efectiva la justicia en México.

Dijo que la procuración y protección de los derechos humanos no implica ninguna concesión, sino que constituye la condición límite para la actuación de la autoridad correspondiendo los jueces constitucionales la elevada misión de velar por que no se transgredan.

Puntualizó que el Estado constitucional de Derecho precisa de jueces comprometidos, de dignidad, leales con el Derecho, pero ampliamente entendidos y abiertos a las exigencias de una sociedad democrática.

Jaime Gómez Sánchez deslinda a PGJE de irregularidades en caso Tlatlaya

Ante senadores, el procurador del Estado de México, Jaime Gómez Sánchez, deslindó a la PGJE de las irregularidades en las investigaciones del caso Tlatlaya en los que la CNDH determinó hubo alteraciones en la escena del delito, en donde murieron 22 personas.

Al comparecer como candidato a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para el que fue propuesto por el presidente Enrique Peña Nieto, el funcionario mexiquense dijo que 30 de junio del 2014, la procuraduría a su cargo atendió un llamado de militares en el municipio de Tlatlaya y ante la urgencia del caso practicó las diligencias.

“Se procesó el lugar de los hechos en los términos que fue hallado, dos se tomaron entrevistas de los elementos militares quienes denunciaron un enfrentamiento con un grupo armado” detalló.

Añadió que 3 días después de los hechos la carpeta investigación se turnó a la PGR por tratarse de hechos en materia de su competencia.

Finalmente, el funcionario dijo a los senadores que estará a sus órdenes para ampliar información sobre el caso siempre que no comprometa las investigaciones.

Javier Laynez se comprometió a tomar decisiones ajustadas a la ley

El ex procurador fiscal, Javier Laynez, se comprometió con el Senado a tomar decisiones ajustadas a la ley, congruentes y pidió no juzgar su trayectoria profesional por la cercanía que ha tenido con determinados presidentes o secretarios de Estado.

Javier Laynez dijo que el juez constitucional debe buscar cambios con estabilidad, tener en cuenta limitaciones institucionales y proteger la democracia, reconociendo el poder de la mayoría, al mismo tiempo de reconocer los limites determinado por la primacía de los derechos humanos.

Pidió evaluar su trabajo en función de los conocimientos, experiencia y visión de Estado que ha desarrollado a lo largo de su trayectoria profesional y su conducta apegada el estricto código que rige el ejercicio de abogacía y no en función de su cercanía con los diferentes funcionarios sexenales.

“Que se analice si cada uno de mis actos se ajustó o no a la ley, si he cometido injusticias en contra del propio servicio o un particular, si tergiversé un asunto público, en vez de centrarnos si laboré bajo tal o cual presidente o secretario”, pidió.

Álvaro Castro destacó la aprobación del Sistema Nacional Anticorrupción

En tanto, Álvaro Castro destacó la reciente aprobación del Sistema Nacional Anticorrupción, que calificó de encomiable e indispensable para hacer frente a un fenómeno de grandes dimensiones y dijo que el Estado debe estar comprometido en poner un valladar cultural y legal a ese problema.