Ley 3 de 3 es una venganza contra el empresariado

Los presidentes de la Canaco y de Canirac en el Estado de Durango, Jaime Mijares y Alejandro de la Peña, coincidieron en que la actitud del legislativo es una revancha contra el gremio.
Los presidentes de la Canaco y Canirac, coincidieron en que la recién aprobada 'Ley 3 de 3', se traduce en “una venganza” contra los empresarios.
Presidentes de Canaco y Canirac, coincidieron en que la recién aprobada 'Ley 3 de 3', se traduce en “una venganza” contra los empresarios. (Silvia Ayala)

Durango

Para el empresariado duranguense, la recién aprobada 'Ley 3 de 3', que buscaba transparentar de manera pública los bienes e intereses de la clase política en México, pero que con las modificaciones que le hicieran los legisladores, ahora se traduce en “una venganza” contra los empresarios y ciudadanos.

Así opinaron los presidentes de dos cámaras empresariales de la capital, como es Jaime Mijares de CANACO y Alejandro de la Peña de Canirac.

El primero dijo que los legisladores no están trabajando a favor de la ciudadanía como se había pedido, ciertamente hicieron modificaciones que hace que esta ley aunque va a obligar a los funcionarios a presentar sus declaraciones, finalmente queda sin la obligación de hacerla pública, lo cual es casi lo mismo. 

"Sabemos que la corrupción no es sólo de los políticos, sino de todos los ámbitos y sectores involucrados, pero principalmente se enfocaba a la función pública, donde hemos visto casos de abuso de poder".


Para luego agregar, que sería importante que la fiscalía anticorrupción tenga los elementos e información a la mano sobre todo cuando exista un acto de corrupción donde esté involucrado un funcionario puedan echar mano de eso, sin embargo todo el trabajo que se iba a hacer a final de cuentas, donde les afecta a los funcionarios que es la opinión pública, ahí no va a hacer efecto esta ley 3 de 3.

"En el hecho de que la iniciativa privada, o los que tengan contacto directo con recursos públicos para que hagan sus declaraciones, ciertamente la mayoría de las empresas mexicanas las tienen ante el SAT y toda la información es transparente".

"Además de que ahora estamos muy fiscalizados e inclusive ha inhibido de alguna manera el crecimiento y la inversión, pero esto es una prueba de que nuestros legisladores desconocen que los empresarios estamos totalmente auditados, pero creemos que esto es una 'venganza' disfrazada de “que todos debemos ser parte de”, señaló.

Por su parte, Alejandro de la Peña, presidente de los Restauranteros, apuntó que se trata de una burla que ha generado un descontento entre los empresarios mexicanos, de cómo se manejo la iniciativa, de cómo votaron siempre cubriéndose la espalda y a favor de ellos, "creo que se les olvidó y lo sostengo, no recuerdan para qué están ahí, para servir al pueblo y no para servirse de él".

Agregó que este tipo de actitudes sin duda se verán reflejadas a futuro inmediato.

“El descontento se va a ver, no han entidad que la sociedad ha despertado y está al pendiente de cómo se realizan las cosas, el costo político que van a tener será alto y les va a costar mucho la recuperación de algunas entidades que perdieron a nivel país, y esta es la respuesta a las reacciones que ellos mismos están realizando”, concluyó.