A todos afecta el tema del desarme nuclear

 Tan solo nueve países tienen en su poder 17 mil armas nucleares.
Se destinan miles de millones de dólares para tan sólo mantener la existencia de las armas nucleares.
Se destinan miles de millones de dólares para tan sólo mantener la existencia de las armas nucleares. (Guillermo Gómez Pastén)

Guadalajara

Todos los habitantes del mundo, incluso los mexicanos, debemos reconocer la necesidad de tener un enfoque humanitario para el desarme nuclear porque incluso un uso limitado tendría repercusiones globales, advirtió Héctor Guerra, coordinador para América Latina y el Caribe de la Campaña Internacional para  la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN siglas inglés).

En el marco de la segunda conferencia internacional "Impacto Humanitario de las Armas Nucleares”, celebrada en Nuevo Vallarta, Nayarit, externó que “si realmente nos interesa atender de una forma global, profunda y duradera los problemas relacionados con el desarrollo y con la atención a la pobreza, no deberíamos dejar de lado” este tema.

Dijo que el uso de este tipo de armas en un conflicto local o regional, “digamos entre India y Paquistán, aun así habría repercusiones globales, afectaría a todo el mundo acorto, mediano y largo plazo, cambiaría la vida como la conocemos; quienes están más expuestos a la inseguridad alimentaria serían los primeros en ser afectados”.

Por ello, apuntó, un enfoque holístico y serio alrededor de la promoción del desarrollo y la seguridad humanos requieren que se integre esta perspectiva.

Lamentó que haya más de 17 mil armas nucleares en poder de nueve países, incluyendo a todos los miembros permanentes del consejo de seguridad de la ONU.

“Estas armas podrían generar una crisis alimentaria global que se traduciría en la muerte de más de 2 mil millones de personas, esto en principio, porque además habría otra serie de problemas asociados en cuanto a salud, migración, expulsión de comunidades enteras, generación de pandemias, mayor incidencia de la violencia armada, incluso el subsecuente uso de más armas nucleares”.

Refirió que aunque ya no se hacen explosiones experimentales, ahora hay ensayos mediante sofisticados sistemas de cómputo, lo cual ha permitido que se sigan perfeccionando estas armas, que se sigan modernizando.

Esto también es un problema porque se destinan miles de millones de dólares para tan sólo mantener su existencia. De otra forma se podría utilizar para atender necesidades urgentes de salud pública, educación, etc.

“La paz jamás ha dependido de las armas, hemos tenido discursos que así lo han señalado, pero han sido falacias y han tenido a la población mundial como rehén”.

Concluyó que este encuentro en Nayarit es importante porque asiste gente de todo el mundo, “tan sólo en el contexto de nuestra campaña de sociedad civil tenemos aproximadamente 120 personas”.