Cambios migratorios por decreto: Obama

Aclara el presidente estadunidense que “nada reemplazará la capacidad del Congreso” para aprobar una reforma integral, que no da por muerta.
El mandatario ordenó desplazar recursos de seguridad desde el interior de EU a la frontera con México.
El mandatario ordenó desplazar recursos de seguridad desde el interior de EU a la frontera con México. (Manuel Balce Ceneta/AP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer que tomará acciones ejecutivas para arreglar “lo máximo posible” el sistema migratorio del país, después de que los republicanos en el Congreso se negaran a votar este año la reforma migratoria.

Un año después de que el Senado aprobara su proyecto de reforma migratoria, Obama denunció que el presidente de la Cámara baja, el republicano John Boehner, le comunicó la semana pasada que su partido seguirá evitando un voto al respecto este año, lo que acaba con la esperanza del mandatario de firmar una ley antes de 2015.

“Aunque seguiré empujando a los republicanos de la Cámara baja para dejar de lado las excusas, EU no puede esperar para siempre a que actúen. Así que hoy comienzo un nuevo esfuerzo para arreglar todo lo que pueda nuestro sistema migratorio, sin el Congreso”, dijo Obama en una declaración a la prensa en la Casa Blanca.

El mandatario, que en el último año ha recurrido a acciones ejecutivas ante el estancamiento de varias de sus prioridades legislativas en el Congreso, evitó dar por muerta la reforma migratoria, como han hecho algunos demócratas, y confió en que todavía sea posible aprobar esa legislación durante su mandato.

“Quizá sea después de las elecciones legislativas (de noviembre), cuando (los republicanos) estarán menos preocupados por temas políticos. Quizá será el próximo año. Sea cuando sea, encontrarán en mí a un aliado dispuesto”, aseguró.

El mandatario añadió frustrado que a pesar de las acciones ejecutivas que pueda tomar, “nada reemplazará la capacidad del Congreso de aprobar una reforma migratoria, y seguiré pidiendo una legislación” sobre el tema, aludiendo así a un consenso sobre una reforma que podría cambiar la vida a millones de residentes.

Obama encargó ayer al secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, y al fiscal general, Eric Holder, que desplacen recursos de seguridad “desde el interior (del país) a la frontera”.

“Proteger la seguridad pública y deportar a criminales peligrosos seguirá siendo la principal prioridad, pero vamos a redireccionar nuestros esfuerzos donde podamos para asegurarnos de que hacemos lo necesario para mantener nuestra frontera segura”, explicó Obama.

En segundo lugar, Obama ordenó a Johnson y Holder “identificar acciones adicionales” que la administración pueda tomar por su cuenta para arreglar el sistema migratorio y presentarle recomendaciones al respecto antes del final del verano.

“Si el Congreso no hace su trabajo, al menos nosotros podemos hacer el nuestro”, subrayó.

Según Obama, ahora hay “suficientes republicanos y demócratas en la Cámara baja para aprobar hoy mismo una reforma migratoria”, y el propio Boehner “quiere” actuar al respecto, pero algunos republicanos ultraconservadores bloquean esa opción.

“Los republicanos han demostrado una y otra vez que no están dispuestos a enfrentarse al Tea Party para hacer lo que es mejor para el país”, denunció con relación al ala más conservadora de ese partido.

El mandatario opinó que la “crisis humanitaria” creada por los niños centroamericanos que llegan de forma masiva a la frontera sur “subraya la necesidad de arreglar el sistema migratorio de una vez por todas” y lamentó que algunos republicanos estén usando ese problema “como su nueva excusa para no hacer nada”.

“Estos niños no se están colando en el país. Están siendo detenidos, pero el problema es que el sistema está tan roto y es tan poco claro, que la gente no sabe cuáles son las reglas”, indicó.

Recordó que otros republicanos se niegan a actuar en lo referente a inmigración “porque están enfadados” con él por tomar demasiadas acciones ejecutivas, algo que “no tiene sentido” porque sólo las adopta cuando hay un problema “grave” estancado en el Congreso y afirmó que prefiere “soluciones permanentes” por la vía legislativa.

“Si los republicanos de la Cámara baja están realmente preocupados de que yo tome demasiadas acciones ejecutivas, la mejor solución para eso es aprobar leyes”, insistió Obama.

“En esta situación, el hecho de que los republicanos de la Cámara de Representantes no aprueben una sola iniciativa es malo para nuestra seguridad, para nuestra economía y para nuestro futuro”, dijo el mandatario.

ENVÍA PETICIÓN DE RECURSOS

Obama formalizó ayer una petición de emergencia al Congreso para enfrentar la situación de los niños migrantes centroamericanos sin acompañante y pidió facultades para facilitar su repatriación.

Obama, quien detallará la próxima semana su solicitud de dos mil millones de dólares adicionales, cuando el Congreso reanude sesiones, señaló que los recursos permitirán aumentar la seguridad en la frontera, así como un aumento de jueces migratorios.

“Para enfrentar las causas de la migración y frenar el flujo de adultos y niños sin acompañantes, también estamos trabajando con México y nuestros socios latinoamericanos”, señaló Obama en la misiva dirigida a los líderes legislativos John Boehner, Harry Reid y Nancy Pelosi.

El mandatario pidió a los legisladores trabajar de forma conjunta para asegurarse que el Departamento de Seguridad Interna (DHS) cuente con la autoridad legal para enfrentar el problema.

Específicamente sostuvo que el DHS debe contar con “autoridad adicional para ejercer discreción en la repatriación y devolución de menores sin acompañantes de países como Guatemala, Honduras y el Salvador”.

Asimismo pidió que el Congreso incremente los castigos contra aquellos responsables del contrabando de inmigrantes vulnerables, especialmente niños.

EMPEORARÁ OLEADA DE CRUCES ILEGALES: BOEHNER

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, se mostró “decepcionado” por el anuncio de Barack Obama, y opinó que sus medidas “no arreglarán” el problema migratorio.

El legislador achacó la crisis en la frontera sur a las órdenes ejecutivas del gobernante, porque esas acciones “han dado falsas esperanzas a los niños y sus familias de que si entran en el país ilegalmente podrán quedarse”, dijo.

“Acciones ejecutivas adicionales no van a frenar la oleada de cruces ilegales, la van a empeorar”, consideró el legislador. Según el portavoz de Boehner, Michael Steele, el republicano decidió no someter a voto la reforma este año porque “el pueblo estadunidense no confía” en Obama “para hacer cumplir la ley tal y como está escrita”.

El Congreso estadunidense se encuentra en receso debido a la semana de festejos con motivo del Día de la Independencia que se celebra el 4 de julio y reanudará sesiones regulares el 7 de julio.

BENEPLÁCITO... Y DUDAS

Organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes recibieron con satisfacción el anuncio del presidente Barack Obama de que usará sus facultades para resolver la crisis de inmigración, pero expresaron dudas sobre el tipo de alivio.

 “Felicitamos al presidente Obama sobre la decisión de no esperar a que el Congreso actúe de forma unilateral”, indicó en un comunicado la Dream Action Coalition, que reúne a varios grupos defensores de inmigrantes.

 Sin embargo, acotó la coalición, “aunque se prometió alivio, no queda más que preguntarse qué tipo de alivio será”.