La CNTE llama por la radio al boicot electoral

Reproduce sus mensajes en al menos 10 estaciones, pero busca colocar 37, por lo que maestros disidentes aportan de su salario para reunir 3 millones de pesos.
Los maestros reivindican su proyecto de estaciones como “una herramienta pedagógica”.
Los maestros reivindican su proyecto de estaciones como “una herramienta pedagógica”. (Arturo Pérez Alfonso/Cuartoscuro)

Oaxaca

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) reproduce en por lo menos 10 estaciones de radio de la sección 22, distribuidas en Valles Centrales y Costa oaxaqueña, mensajes para boicotear las elecciones del próximo 7 de junio.

La disidencia magisterial pretende colocar un total de 37 estaciones, una por cada sector magisterial en que se divide Oaxaca, por lo que los 81 mil profesores afiliados están aportando 45 pesos de su salario, ya que para llegar al objetivo se calcula una inversión de aproximadamente 3 millones de pesos.

Además hacen un llamado a realizar un paro indefinido en escuelas de educación básica, lo que significaría el cierre de 13 mil planteles y dejar sin clases a un millón y medio de alumnos.

"A boicotear las elecciones este 7 de junio, todos tenemos que salir a las calles", "no permitiremos la votación en Oaxaca", "el cierre de escuelas significa defender la educación futura de nuestros hijos", "ya viene la huelga general en el país", son algunas de las consignas que se escuchan en las frecuencias radiales disidentes.

"Deben respetarnos"

Al respecto, el secretario de Prensa y Propaganda de la Sección 22, Benito Vázquez Henestrosa, aseguró a MILENIO que convocar a "un boicot electoral y a una toma masiva de todas las oficinas del INE en Oaxaca implicará que se impida el acceso y salida del personal".

Al peguntarle si estas acciones no significarán una confrontación con el gobierno, respondió: "Deben respetar nuestro libre derecho de manifestación, pero si no lo hacen, a ver de a cómo nos toca".

En esa línea de agitación social caminan las radiodifusoras que tiene el magisterio bajo su control.

Hasta el momento, informó Vázquez, "en la Mixteca ya tenemos dos o tres estaciones de radio, en Etla, La Cañada y en la Costa".

Otra afín al magisterio es Radio Zaachila, que trasmite por el
96.3 de FM. En total son 10 las que ya funcionan.

El costo de cada una de las estaciones varía según el lugar donde se instale. Su costo promedio es de entre 45 a 60 mil pesos cada una, "según la capacidad del transmisor".

Por ejemplo, Radio Plantón, que surge en 2006 y se escucha en el 92.1 de FM —llega a las principales calles de la capital oaxaqueña—, cuenta con un transmisor de mil 300 watts.

En relación a Radio Plantón, Benito Vázquez acepta: "No tenemos permiso para transmitir. Ha habido intentos de cierre, pero no lo hemos permitido". Y también admite que "es una radio clandestina, podemos decirlo", pero no le molesta que la califiquen de subversiva.

Algunas de las estaciones radiofónicas son y serán montadas con dinero de los profesores. Pero hay otras que están obteniendo con dinero del erario. Es el caso del equipo que pertenecía a Radio Huautla, La Voz del Pueblo, que en su momento fue una radio comunitaria.

Todo el equipo con que transmitía fue entregado a la sección 22 por el anterior alcalde e integrante de ese gremio, Arturo Pineda Jiménez, quien el último día de su mandato, el 30 de diciembre de 2013, les donó transmisor, antena y equipos de cómputo y audio.

"Son municipios que están apoyando a la 22; fue un regalo ese equipo", aceptó Vázquez.

"Sindical e ideológica"

En Oaxaca existen alrededor de 50 radios comunitarias —las cuales son independientes de la sección 22— que llevan y traen mensajes de apoyo a las comunidades dispersas del estado, afirma en entrevista con MILENIO el ex presidente de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias Sócrates Vázquez García.

Animador de la estación mixe Jëmpoj (Vientos de fuego), informa que junto con ésta existen otras tres "radios permisionarias": Radio Calenda, Radio Zaachila y Radio Nanhandia.

Otra que comienza las gestiones ante el Ifetel para obtener su permiso es La Voz de San Pablo Güila.

Pero la frecuencia del 92. 1, por donde transmite Radio Plantón, está en veremos, pues al parecer la ha solicitado un tercero.

Oaxaca, como Chiapas, ha sido un territorio fértil para la aparición de radios de todo tipo, evangélicas principalmente, y muchas de ellas sin permiso.

Para Vázquez García, las radios comunitarias "generan procesos de paz, no de conflictos. No hacemos llamados a la agitación social".

Y define a las estaciones de la sección 22: "Tienen su característica sindical e ideológica. Las otras, otro perfil. Hay que distinguir las que son comunitarias".

Sin embargo, los profesores reivindican su proyecto de radios "como una herramienta pedagógica" y comunitaria.

"Como magisterio tienen su proceso, espero que eso lo puedan fortalecer, pues tienen un vínculo importante con las comunidades. Que fortalezcan identidad, lengua y cultura, más allá de cuestiones ideológicas", concluye Vázquez.


Se deslinda de líneas 'pirata'

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se deslindó de sus líneas y terminales de transporte pirata que tiene ubicadas en la zona del Centro Histórico de Oaxaca y en el Monumento a la Revolución, en el Distrito Federal, y exigió a la fuerza pública su desalojo.

El oficial mayor de la gremial, José Carlos López Sánchez, precisó con documentos que la dirigencia de la sección 22 de la CNTE no tiene ningún vínculo con los propietarios de las terminales que se han instalado de manera ilegal en la calle de Armenta y López, en el Centro Histórico oaxaqueño, y en el Monumento a la Revolución.

Indicó que recientemente se mandaron oficios tanto al presidente municipal de Oaxaca, Javier Villacaña Jiménez, como al gobernador Gabino Cué, para que con uso de la fuerza pública las terminales sean retiradas de la vía pública.

Afirmó que los prestadores del transporte ofrecen un servicio deficiente y de mala calidad. Incluso, dijo, el pasado 1 de mayo hubo un accidente en el que falleció una profesora que iba a bordo de una de estas unidades, y los responsables no quisieron hacerse cargo de los gastos funerarios ni del pago de seguro, a pesar de que se confirmó que el autobús involucrado estaba en malas condiciones mecánicas.