CNDH pide a estados y gobernadores regular aislamiento en cárceles

El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, denunció que el aislamiento se ha utilizado de forma excesiva.
PGJE delegación Laguna, solicitará orden de aprehensión contra músico integrante de la Banda Matador.
(AP)

Ciudad de México

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), pidió al sistema penitenciario nacional promover la adopción de medidas legislativas, administrativas e institucionales para regular la medida de aislamiento como sanción en cárceles federales y estatales, al denunciar que esa medida se ha utilizado con exceso en México.

En la recomendación 22 dirigida al jefe de Gobierno y gobernadores de los estados, así como a los secretarios de Gobernación, de Defensa Nacional y al Comisionado Nacional de Seguridad, el ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, denunció que el aislamiento se ha utilizado de forma excesiva en las cárceles mexicanas.

Resaltó que el aislamiento penitenciario en México se ha aplicado como sanción, como medida de protección y como internamiento cotidiano "muchas veces de manera excesiva", por lo que es necesaria su regulación bajo la norma constitucional y criterios internacionales.

Al remitir una copia de la recomendación al Senado, el ombusdman pidió que se implementen acciones en los centros penitenciarios para regular el aislamiento como internamiento cotidiano, cuando se trate de delincuencia organizada y cuando se requieran medidas especiales de seguridad en términos de lo previsto en la Constitución.

En la evaluación hecha tras la visita a diversos penales entre 2011 y 2014, la CNDH constató que el aislamiento es una medida que restringe los derechos del individuo, por ello atender necesariamente a parámetros vigentes validados internacionalmente para su aplicación, como su uso en casos estrictamente necesarios y excepcionales.

El titular de la CNDH se pronunció por establecer los lineamientos que prevean la aplicación del aislamiento como sanción, bajo criterios y procedimientos claros que garanticen la legalidad en la medida, así como el derecho a la salud, a la seguridad, a la integridad personal y a la reinserción social de las personas privadas de la libertad en centros de reclusión.

Asimismo, propuso subsanar las deficiencias estructurales de los lugares de privación de la libertad, en donde se utilice el aislamiento como sanción, con la finalidad de garantizar una estancia digna, en lugares adecuados y en condiciones de habitabilidad donde se les brinde las atenciones debidas por parte de las diferentes áreas técnicas.

De acuerdo a la CNDH, el aislamiento es consecuencia de las faltas cometidas por la población interna y utilizado en exceso y en forma prolongada, es constitutivo de un trato cruel, inhumano o degradante, ya que puede producir un detrimento en la salud física y psicológica del interno.

El aislamiento coloca frecuentemente a la población interna, en un estado de incertidumbre e incide en la presencia de otras irregularidades al interior de los penales.