Se tiene que denunciar a quien abuse de su poder: CNDH

La impunidad es un grave problema para los derechos humanos y se da en todos los niveles y sectores, advirtió el Luis Raúl González Pérez.

Ciudad de México

El ombudsman nacional Luis Raúl González Pérez señaló que cuando un servidor público desvía su conducta y comete abusos de poder se tiene que denunciar, y el papel de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos es señalarlo para que no se repita.

La población tiene que acompañar al ombudsman nacional en estas denuncias cuando observa que se han violado los derechos humanos de cualquier persona.

Reiteró que la CNDH seguirá señalando a los servidores públicos que no estén comprometidos con los derechos humanos, que excedan su función y que incurran en la vulneración de la dignidad humana.

Porque "en la medida en que aprobemos y permitamos que las autoridades, los poderes públicos excedan sus atribuciones y no actuemos ni señalemos, estaremos incurriendo en tolerar conductas que un día pueden explotar, como sucedió en el caso de Iguala".

Destacó que un grave problema para los Derechos Humanos es la impunidad, la cual se da en todos los niveles y sectores.

El ombudsman nacional sostuvo que los derechos deben estar presentes y recomendó no dejar crecer los problemas; hay que atenderlos y cuestionar a quien incumple la ley, trátese de quien se trate.

Para enfrentar el gran reto de un México con crisis de valores y de derechos humanos, crispación social en algunas partes del país, y expresiones sociales de hartazgo, inconformidad, sufrimiento, miedo e indignación, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, requiere del acompañamiento de la sociedad.

Durante su participación en la ceremonia del Cuarto Aniversario del Museo Memoria y Tolerancia, el Ómbudsman nacional aseguró que México atraviesa por una crisis del Estado de Derecho.

Afirmó que el país requiere un Estado social y democrático de Derecho, donde el eje transversal sean los derechos humanos de la persona, incluyendo los Derechos Sociales.

Aseveró también que hay una falta de credibilidad en las instituciones y aceptó que la CNDH no está exenta de ello, por lo cual, dijo, "necesitamos fortalecerla, con un ejercicio puntual de sus atribuciones; mostrarse independiente frente a los poderes públicos y ejercer su autonomía, lo que no significa estar aislado o no tener comunicación e interlocución con la autoridad".

Estuvieron presentes, entre otros, Sharon Zaga, ‎Presidenta del Museo Memoria y Tolerancia, Emily Cohen, Vicepresidenta; Alex Barky, Director Ejecutivo y Leonardo Kourchenko.