Llegada del grupo de CIDH, un “avance”, afirman familiares

También piden suspender los comicios del 7 de junio; el Congreso rechaza la solicitud.
Realizaron un mitin en la Cámara de Diputados de Guerrero.
Realizaron un mitin en la Cámara de Diputados de Guerrero. (Especial)

Chilpancingo

Los padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala ratificaron su voto de confianza para el equipo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que esta semana comenzó a revisar el expediente relacionado con los hechos del 26 de septiembre de 2014.

Felipe de la Cruz, vocero de los padres de familia, sostuvo que la llegada de los especialistas independientes representa un avance, ya que se genera la certeza de que habrá resultados verídicos en las investigaciones que se inicien, "y no un teatro armado por la Procuraduría General de la República".

Indicó que hay un voto de confianza para los especialistas, porque tienen una encomienda que cuenta con el respaldo de la comunidad internacional.

Manifestó que se está a la espera de que se alcance un acuerdo respecto a la supervisión de instalaciones militares por parte de los padres, se les ha dicho que no hay condiciones en estos momentos, pero también se les aclara que no hay una negativa rotunda.

"Nosotros lo que hemos dicho es que tenemos el dedo en el renglón, que vamos a entrar y no nos vamos a mover de ahí", refirió.

Agradeció el hecho de que haya manifestaciones en Europa y diferentes países del mundo, ya que se reconoce que los padres tienen la razón y, en consecuencia, las movilizaciones encaminadas a reclamar justicia no van a ceder.

"A nosotros no nos van a ganar por cansancio, cada día que pasa adquirimos más fuerza para seguir buscando", apuntó.

Vidulfo Rosales Sierra, abogado de los padres, precisó que los especialistas de la CIDH no son los encargados de realizar la investigación, lo que harán será revisar cómo se lleva a cabo la investigación para, en su momento, sugerir diligencias donde se descubran irregularidades.

No más delincuentes

Frente a las instalaciones del Congreso local, los padres de los 43 desaparecidos, acompañados de estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, exigieron la suspensión de los comicios del 7 de junio en Guerrero.

El planteamiento de los jefes de familia va en el sentido de frenar el acceso a espacios de poder público a delincuentes como el ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velásquez, quien lideraba a los Guerreros unidos.

Al respecto, el presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, Bernardo Ortega, consideró inviable la petición de los padres de 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa de promover la suspensión del proceso electoral del 7 de junio, ya que eso generará un clima de ingobernabilidad en la entidad.

Ortega sostuvo que los padres de familia que se manifestaron frente al Congreso en realidad no solicitaron la instalación de una mesa de diálogo con él, pese a que siempre estuvo en las instalaciones del Poder Legislativo.