La CNTE busca revertir pago de nómina mediante tarjeta

El secretario técnico de la sección 22 anuncia que acudirán al amparo de la justicia federal para resistirse a la medida, argumentando que se violentan derechos humanos y laborales.
15JULIO2015.- Encabezados por Rubén Nuñez, líder de la sección 22 de Oaxaca, cientos de maestros pertenecientes a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) marcharon de la Escuela Normal de San Cosme hacia la Residencia Oficial de Los Pinos.
Maestros de la sección 22 de la CNTE durante una marcha en la Ciudad de México (Cuartoscuro)

México

La sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) anunció que recurrirá ante la justicia federal para resistirse al pago de la nómina mediante una tarjeta bancaria.

Los disidentes anunciaron que van a presentar amparos colectivos ante juzgados de distrito para evitar tal medida, argumentando que se violentan derechos humanos y laborales.

Según Gustavo Manzano, secretario técnico de la sección 22 de la CNTE, al menos 30 por ciento de los 81 mil docentes se han opuesto al pago electrónico de su quincena y, por resistencia, no han cobrado su pago, ni recogido su tarjeta de nómina bancaria.

Indicó que a través de una tarjeta del banco Santander, el gobierno "espurio" intenta controlar su nómina para que a la larga se despida al mayor número de trabajadores de tal sindicato.

Manzano dijo que la determinación de bancarizar la nómina magisterial es una imposición para legitimar la reforma educativa que se busca imponer a "golpe y porrazo", atentando contra los derechos laborales de los trabajadores de Oaxaca.

Acusó que los profesores de la CNTE no pidieron nunca el cambio al pago electrónico, por lo que se violenta su derecho de decisión al tomar dicha medida.

"Es un derecho cobrar conforme a nuestras necesidades y de acuerdo con lo que requerimos", afirmó.

"Ellos están golpeando algo sagrado, como es el salario, y no lo vamos a permitir, por lo que además de agotar la vía jurídica, haremos demostración de nuestra fuerza de movilización para revertir la decisión".

Mencionó que muchos docentes que imparten clases en la sierra y en zonas marginadas se verán afectados con la medida, porque en sus zonas no hay bancos ni cajeros y tendrían que avanzar grandes distancias para realizar sus cobros.

"Ellos cobraban sus cheques en las tiendas del pueblo o los tendajones del barrio".