Busca Ayuntamiento justicia para policía

Martín Ortiz dijo que confía en que las investigaciones continúen; además el secretario mostró su compromiso con el caso.

León, Gto.

Respecto a los cuatro jóvenes detenidos por la muerte del policía municipal y que ya fueron liberados, el secretario del Ayuntamiento señaló que vigilarán que se haga justicia, pues indicó que esta, es la exigencia de los elementos de la corporación y la principal preocupación del municipio.

Christian Alejandro de 22 años de edad, de la colonia Las Hilamas, Juan Carlos de 26 años de edad de la colonia Lomas del Mirador y Jesús Ernesto de 27 años de edad de la colonia San Miguel fueron los detenidos el pasado domingo como los presuntos involucrados de la muerte del policía Alejandro Miranda y liberados el martes. Así como Néstor Ismael, quien fue señalado como el presunto responsable de haber lanzado la lámina desde cuatro metros de alto sobre el policía, lo que le provocó la muerte.

Ante esta situación, se le cuestionó al secretario del Ayuntamiento, Martín Ortiz, qué información tenía sobre la situación de estos presuntos culpables, y el porqué habrían sido liberados dos días después del homicidio.

“Sabemos que se fueron en libertad, pero con reservas de ley, eso es importante, las cuatro personas que habían sido detenidas, ello no implica que la Procuraduría vaya a detener las investigaciones”, dijo.

Y agregó que confían en que se continuará con las investigaciones y se hará justicia, pues dijo, es esta la principal petición de los elementos de la corporación policiaca, compañeros de Alejandro Miranda, así como sus familiares.

“Confiamos en que la Procuraduría llegue al fondo, pedimos que se haga justicia, así nos lo han exigido los deudos del policía fallecido, es el sentimiento que hay en la corporación y la petición del Gobierno Municipal, que se haga justicia, que no quede impune”, agregó.

Y explicó que el problema que se vive en Las Hilamas no se compara con ninguna otra colonia, pues es esta la que presenta un gran número de inmuebles abandonados, que han servido como refugio de los pandilleros.

“Es una zona de alta conflictividad, un porcentaje importante de las viviendas de nivel social que se comercializaron durante la década de los 90 están deshabitadas y eso creó una zona de alta conflictividad en materia de seguridad pública, podríamos decir que es el punto en donde está de forma evidente este problema, no hay zonas con intensidad en el problema como esta”.

Por lo que Martín Ortiz explicó que el Gobierno Municipal continuará trabajando para redirigir la inversión pública para rehabilitar espacios de recreación, educación y cultura, con el objetivo de erradicar las pandillas, la violencia, los jóvenes que se refugian en la droga y los índices de inseguridad.