Esposa de Braulio Fernández da discurso en el Senado

La viuda del militante del PRI desde 1960 y fundador de empresas como grupo agropecuario Las Noas y Grupo Lala agradeció a todos los asistentes al homenaje de su esposo.

Torreón, Coahuila

El torreonense Braulio Fernández Aguirre, militante del PRI desde 1960 y fundador de empresas como grupo agropecuario Las Noas y Grupo Lala, murió el pasado viernes 12 de febrero a los 75 años de edad, en su honor, el pleno del Senado de la República rindió un homenaje luctuoso para el senador.

Durante la conmemoración, la esposa de Fernández, María Cristina Murra, ofreció un discurso en el que agradeció a todos los asistentes, amigos, compañeros de trabajo y familiares por honrar a su esposo de esa manera.

En primer lugar se dijo agradecida por estar en la Cámara, un lugar que fue de gran importancia para su marido, también mencionó lo mucho que se esforzó para volver a trabajar.

"El servicio siempre le interesó. Desde joven quiso participar con jóvenes para ayudarlos a salir adelante, para realizar sus sueños, para que no partieran su camino".

"Mi esposo luchó mucho para regresar aquí y regresar aquí a su responsabilidad. Fue una trayectoria muy larga la que él recorrió desde muy joven para participar, ayudar, trabajar por su comunidad, por su Estado y actualmente luchaba por México", expresó.

Resaltó que para Fernández su país tenía cualidades únicas, por lo que sabía que había mucho que hacer en él y que no dudaría en prestar su servicio a favor de México.

"El servicio siempre le interesó. Desde joven quiso participar con jóvenes para ayudarlos a salir adelante, para realizar sus sueños, para que no partieran su camino", agregó.

Además, señaló que Braulio Fernández fue una persona muy institucional, muy interesada sobre el lugar donde estaba participando y que siempre consideró una fortuna haberse topado con las personas con las que trabajó.

Para concluir sus palabras, la esposa del difunto senador leyó un texto que "en algún lado leí: 'La vida, es eterno movimiento, eterno frío de bendiciones que fluyen sin fin, hasta cuando tú tomas la decisión de servir esa fue la decisión de toda su vida, 50 años vivimos juntos y 50 años los dedicó a servir".