“En Villa de Etla, lugar donde abundan los frijoles, ya no tenemos ni eso”

El alcalde de esta comunidad, ubicada a menos de una hora de la capital de Oaxaca, dice que por los bloqueos de la CNTE sufre desabasto de alimentos, combustible y medicamentos.

Valle de Etla, Oaxaca

Las afectaciones por las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Oaxaca han alcanzado a uno de los sectores con mayor grado de pobreza y marginación en el estado: las comunidades indígenas.

Villa de Etla se encuentra a poco más de 20 kilómetros de la capital de Oaxaca, casi una hora de distancia en automóvil yendo por la carretera federal que va a la Ciudad de México, la cual desde hace más de una semana ha estado bloqueada por los maestros disidentes y sus organizaciones aliadas.

A pesar de su cercanía a la capital y de que se localiza en la región de los Valles Centrales de Oaxaca, este municipio sufre un grave desabasto de productos alimenticios, combustible e incluso de medicamentos.

La Villa, como la conocen sus pobladores, es la cabecera del distrito de Etla —integrado por 22 municipios más—, y por tanto es el centro económico de esta región que no ha estado exenta de afectaciones por las protestas del movimiento magisterial en 37 puntos carreteros.

“En los últimos días se recrudeció bastante esta situación, en este momento estamos padeciendo un desabasto de frijol, arroz, azúcar… En náhuatl Etla significa ‘Lugar donde abundan los frijoles’, hoy ni eso tenemos”, aseguró Tomás González, presidente municipal de Villa de Etla.

Pese a que la agricultura es la principal actividad productiva en el municipio de más de 9 mil habitantes —según el Inegi—, en este distrito de Oaxaca se continúa con el trueque como una práctica de usos y costumbres, “lo que afecta doblemente a todo Etla”, abundó el alcalde priista.

“Los pobladores de otras comunidades indígenas bajan a comercializar aquí sus productos, ellos traen alimentos que se producen en sus poblaciones y se llevan otros de aquí, es un trueque, pero en este momento como no pueden pasar por los bloqueos, ni llevan algo a sus comunidades ni dejan nada aquí en La Villa.

“Eso es lo que está pasando y es una situación muy compleja para sus comunidades, porque están muy alejados… Debido a estos hechos (bloqueos carreteros), el mercado de aquí, que abastece no solo a nuestra población, sino a la de otras comunidades, está a  40 por ciento”, detalló.

Villa de Etla cuenta con localidades rurales como El Pipal, de apenas 59 habitantes; de acuerdo con estudios del Consejo Nacional de Población del gobierno federal, posee un alto grado de marginación. En la actualidad ya solo 806 pobladores son hablantes de lengua indígena.

En este municipio la mayoría de sus habitantes se trasladan a la capital para trabajar, pero los que se quedan ya están empezando a dejar de hacerlo porque su actividad no está siendo redituable debido a las protestas de la 22.

La señora Guillermina Pérez vende comida en el mercado municipal desde hace años y reconoce que desde el 14 de junio, cuando los maestros —“o no sé si pobladores”— tomaron las carreteras, “no llegan los clientes a comer”.

“Desde entonces se me está complicando mucho conseguir insumos para preparar la comida, ¡no hay ni siquiera cilantro y ajo!... Sí estoy pensando en cerrar si se mantienen estos bloqueos, porque no pasan los camiones que nos traen la verdura y la carne”, dijo.

En el mercado —llamado como el ex presidente Porfirio Díaz— la mayoría de los locales no abre porque no tienen producto qué ofrecer ni quién se los compre, y los pocos que se mantienen abiertos ya no aguantarán mucho esta situación.

En las tiendas departamentales del municipio no es diferente. En Villa de Etla solo hay una, Aurrerá, la cual es un reflejo de lo que ocurre en la región: cajones vacíos con etiquetas pegadas con los nombres de los alimentos que ya no hay, refrigeradores sin nada y estantes solo con polvo.

Ayer, la CNTE sostuvo que no retirará los bloqueos en Oaxaca. El lunes se reanudará la mesa de diálogo entre el magisterio y Gobernación en la Ciudad de México. Hoy, en Villa de Etla ya no hay frijol.

DESPOJO A PERIODISTAS

Los periodistas de MILENIO Nelly Salas, Érika Flores y Rosendo Alejandro Flores fueron retenidos varias horas en un puesto de vigilancia en Nochixtlán, donde los despojaron de las tarjetas de memoria de las cámaras fotográficas y de video.