Beltrones rinde protesta como presidente del PRI

"Puedo y quiero ser puente entre varias generaciones", señala al tomar el liderazgo tricolor.
Admitió que los partidos políticos se han rezagado frente a las demandas sociales.
Admitió que los partidos políticos se han rezagado frente a las demandas sociales. (Héctor Téllez)

México

El presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones admitió que los partidos se han rezagado frente a las demandas sociales y por sí mismos no son suficientes para ganar elecciones.

Urgió al Partido Revolucionario Institucional a continuar su proceso de modernización y evolución con el fin de ser un vínculo con la sociedad, y aseguró que "puede y quiere ser puente entre varias generaciones"

En un auditorio repleto de priistas que brindaron un aplauso prolongado al nuevo líder, Beltrones garantizó que parte del proceso en el partido está encaminado a hacer que las reformas se concreten y sus resultados se reflejen de manera tangible en la población.

"Admitamos que los partidos políticos se han rezagado frente a las demandas de las sociedades modernas. No son suficientes para ganar por sí mismos unas elecciones, pero son indispensables como órganos de representación y acción política el PRI tiene que ser un auténtico elemento al servicio de la sociedad", dijo.

En un afán de extender la mano, adelantó que se puede mantener un diálogo con los otros partidos, pero advirtió que se responderá a quienes creen que la descalificación es la única vía para la política.

"Haremos del diálogo franco y respetuoso nuestra cotidiana forma de trabajar por México. No obstante, y hay que decirlo, el respeto es de ida y vuelta, así que cuando sea necesario estaremos listos para responder a los que hacen de la ofensa y la diatriba, su única forma de entender la política", expresó.

Respecto al camino que se prevé para el partido, quien fuera el coordinador de los diputados en la 62 Legislatura, dijo que es urgente una incorporación de los jóvenes y de la sociedad en general.

Señaló que el partido deberá adaptarse y ser vigente para ser incluyente e incorporarse a la revolución de las comunicaciones y relaciones humanas.

Ayer se convocó a la 34 sesión extraordinaria y asamblea de consejeros políticos nacionales, donde se terminó el proceso de relevo del PRI.

Después de varios discursos en los que Beltrones apeló a la cercanía del partido y el poder, ésta se hizo tangible. Durante la toma de protesta, buena parte del gabinete federal, se reunió para la ceremonia.

A la toma de protesta acudieron, aún cuando no todos cuentan con afiliación, Gerardo Ruiz Esparza, titular de Comunicaciones y Transportes; José Antonio Meade, de Relaciones Exteriores, y Mercedes Juan, de la secretaria de Salud.

También asistió Aurelio Nuño, jefe de la oficina de la Presidencia, a quién le tomó varios minutos dejar el salón. También aparecieron otros más de una militancia de varios años como Pedro Joaquin Coldwell y Jesús Murillo Karam, además de los gobernadores de Tamaulipas, Tlaxcala, Coahuila, Campeche, Estado de México y Yucatán.

Atrajo la atención en ese grupo el mandatario de Chihuahua, César Duarte, a quien más de uno dio un abrazo prolongado después del susto por el desplome de su helicóptero.

Entre los ausentes más notables estuvieron Miguel Ángel Osorio, secretario de Gobernación, y Enrique Martínez y Martínez, de la Sagarpa.

Casi al final también apareció Alfredo Castillo, titular de la Conade, a quien pocos reconocieron.

En un asunto de mero trámite, la Comisión de Procesos Internos dio validez a la solicitud de registro que hicieran Manlio Fabio Beltrones y Carolina del Mazo, después de que recibieran el respaldo por parte de los sectores y las organizaciones priistas.

Jorge Lessier, presidente de dicha comisión dio vista de la validación de la fórmula que inscribieron como única en el CEN.

Esto luego de que fue prácticamente un acuerdo de que fueran en solitario los nuevo dirigentes del partido.

En su discurso de despedida, César Camacho presumió que el tricolor es la envidia de los demás al referirse a la unión y la "disciplina bien entendida" que aseguró, hay en el partido.

Consideró que el PRI no es una agencia política del gobierno, sino un agente de la sociedad que ayuda a tener un acercamiento sano con el poder.

Reconoció el liderazgo del presidente de la República, Enrique Peña y celebró la dirección que hasta ahora hay en el país.

Ecos de la reunión con Peña Nieto

A través de las redes sociales, el presidente Enrique Peña Nieto deseó "éxito" en las encomiendas por venir a la dirigencia del PRI que concluyó su periodo tras más de 30 meses.

En su cuenta de Facebook, el jefe del Ejecutivo escribió: "Fue un gusto reunirme con la dirigencia de mi partido, que hoy termina un ciclo de grandes resultados". Y agregó: "¡Les deseo todo el éxito en las encomiendas que están por venir!".

También subió fotografías de la reunión que se llevó a cabo el pasado miércoles en el salón Adolfo López Mateos, de la residencia oficial de Los Pinos, y en la que participaron el presidente saliente del CEN del PRI, César Camacho, y la secretaria general de ese partido, Ivonne Ortega, entre otros.

En una de las imágenes se observa a los asistentes a la reunión privada en una mesa, otra es la fotografía oficial, así como una selfie.

En el encuentro Camacho entregó una obra editorial del partido con información de lo realizado durante su gestión. También hizo un balance de las tareas del partido, además se dio a conocer que se habló sobre la jornada electoral del pasado 7 de junio, por lo que el jefe del Ejecutivo los felicitó por los resultados obtenidos. (Silvia Arellano/México)