Así elegirán a los sustitutos de Basave y Beltrones

Después de que Manlio Fabio Beltrones y Agustín Basave renunciaron a la presidencia de sus partidos, tanto priistas como perredistas tendrán que elegir un nuevo presidente.
Manlio Fabio Beltrones y Agustín Basave
Manlio Fabio Beltrones y Agustín Basave (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Con la renuncia de Agustín Basave del PRD y de Manlio Fabio Beltrones del PRI ambos partidos se preparan para renovar su presidencia en los próximos días.

El relevo perredista, sólo por un año

El PRD tendrá que decidirlo el 2 de julio cuando Basave entregará una carta a Ángel Ávila, presidente del Consejo Nacional de PRD en la que explica las razones de su renuncia. Ávila presentará la carta a los consejeros del partido y entonces tendrán que definir al sucesor.

Las elecciones de los últimos presidentes del partido han sido cerradas, pues sólo sus consejeros nacionales votaron. Se prevé que la votación del sucesor de Basave se desarrolle de la misma manera, es decir, no estará abierta a toda la militancia.

De acuerdo con Basave, en esta ocasión la corriente que tiene mayoría para definir al nuevo dirigente es Alternativa Democrática Nacional (ADN) de Héctor Bautista, ex secretario general del partido, y no Nueva Izquierda de los Chuchos, que siempre ha logrado la mayoría en estas decisiones.

Quien quede a cargo del partido estará ahí hasta octubre de 2017, cuando concluía el periodo de Basave, que el año pasado sustituyó a Carlos Navarrete al frente del partido, quien tampoco concluyó su periodo completo a cargo del PRD. Así el próximo presidente perredista no tendría a su cargo el proceso electoral de 2018.

Nuevo líder del PRI, decisiones rumbo a 2018

Con la salida de Manlio Fabio Beltrones de la presidencia del PRI, el partido tricolor deberá elegir a quien quede en el cargo para concluir el periodo que inició Beltrones, que termina en septiembre de 2019.

De forma interina quedó a cargo del partido la que fuera secretaria general, Carolina Monroy, quien tiene 60 días para convocar a la asamblea general del consejo político nacional en la que se llevará a cabo la elección o ratificación del presidente sustituto.

Monroy propuso que para la asamblea los priistas conformen propuestas de acción que cuenten con la voz de toda la militancia.

En las últimas elecciones de dirigencia el PRI ha llegado a su asamblea con candidatos de unidad, quienes han contado con el apoyo de la mayoría priista por lo que no ha habido necesidad de realizar una votación.

Solo en dos ocasiones el PRI ha votado por sus presidentes. En 2002 cuando compitió Roberto Madrazo contra Beatriz Paredes y en 2007 cuando Beatriz Paredes enfrentó a Enrique Jackson.