Basave, por alianza “opositora” con AN

Zambrano y Acosta Naranjo respaldan propuestas del legislador para dirigir al PRD. Descartan candidatura de unidad; “hay gente que no tiene intención de bajarse”, expresan.
El diputado federal electo y el ex líder nacional de los perredistas.
El diputado federal electo y el ex líder nacional de los perredistas. (Octavio Hoyos)

México

El ex líder nacional del PRD Jesús Zambrano manifestó su respaldo a Agustín Basave en sus aspiraciones de dirigir dicho partido, cuya presidencia se renovará a finales de septiembre.

Al realizar el proceso de credencialización como diputado federal para la próxima legislatura, Zambrano le expresó su respaldo a su correligionario, al asegurar que es parte del grupo de dirigentes perredistas que apoyarán su candidatura a la presidencia nacional del PRD.

A este apoyo se sumó el vicecoordinador de la próxima bancada perredista, Guadalupe Acosta Naranjo, quien aseguró que la experiencia de Basave lo convierte en un candidato "viable" y "es la persona que tiene el respaldo de nuestro grupo".

Por su parte, el legislador federal electo adelantó que de llegar a la dirigencia nacional, pedirá licencia al cargo en enero de 2016, porque le interesa impulsar dos iniciativas en este periodo ordinario de sesiones: una para darle valores al voto nulo y otra para las leyes de desarrollo nacional.

Cuestionado sobre si el PRD podrá lograr una candidatura de unidad, dijo: "No la veo, hay gente que está ahí contendiendo, que no tiene ninguna intención de bajarse, y con razón. No se los pido (retirarse), les doy la bienvenida".

En entrevista en la Cámara de Diputados, no descartó una alianza con el PAN, al opinar que la prioridad debe ser un acuerdo con la izquierda, pero "si no se puede", entonces una con Acción Nacional. Hay que crear una coalición opositora".

Respecto a las posibles críticas por haberse incorporado apenas esta semana a las filas perredistas, sostuvo: "Si se trata de mi pasado priista habrá que incluir a miles y miles de perredistas que vienen de ahí, empezando por sus fundadores. Es una propuesta que a mí me hicieron, y hay personas en el PRD que consideran que yo puedo hacer algo y si es así, estoy en la mejor disposición de hacerlo".

Sin reedición

Zambrano advirtió que el Pacto por México está muerto y sin posibilidad alguna de reedición, por lo cual respaldó la afirmación de su correligionario Basave respecto a que el tiempo de los pactos quedó atrás para el PRD.

Sin embargo, el ex dirigente justificó su participación en la firma del referido acuerdo con el gobierno de Enrique Peña Nieto, así como con el PRI y el PAN para sacar adelante las reformas constitucionales en materia educativa, política, de telecomunicaciones, y otras.

En conferencia posterior a su registro como diputado electo, Zambrano hizo suyo el posicionamiento del aspirante a la dirigencia nacional del partido, quien se declaró contra un perredismo pactista y llamó a sus correligionarios a asumirse como oposición clara e inequívoca.

"No hay absolutamente ninguna condición para pensar en una reedición de pacto alguno; el Pacto por México murió porque lo mataron PRI, PAN y el gobierno de Peña Nieto, cuando se empeñaron en sacar adelante una reforma energética privatizadora de la riqueza nacional para entregarla a extranjeros y grandes consorcios mexicanos", puntualizó.