Barbosa y Aureoles, por 'modernizar' el formato

Los perredistas plantean en MILENIO Televisión “diálogo legislativo” con el Presidente; proponen que responda preguntas del Congreso.
Los presidentes de ambas cámaras, en la entrega del segundo Informe de Enrique Peña Nieto.
Los presidentes de ambas cámaras, en la entrega del segundo Informe de Enrique Peña Nieto. (Mónica González)

México

Los presidentes de la Mesa Directiva en la Cámara de Diputados y el Senado, Silvano Aureoles y Miguel Barbosa, impulsarán reformas legislativas y constitucionales para que el Presidente rinda su Informe de gobierno y sostenga un diálogo público de rendición de cuentas en el Congreso.

En entrevista con Néstor Ojeda para MILENIO Televisión, Aureoles explicó que más que volver al formato tradicional se debe buscar que el titular del Ejecutivo sostenga un diálogo y responda preguntas de legisladores.

“Creo que nos fuimos de un extremo al otro, desde aquella ceremonia muy vistosa del Informe donde el Presidente cubría  prácticamente un trámite.

“Creo que la sociedad mexicana está madura, el Congreso mexicano, las cámaras tienen la madurez suficiente, además de las legisladoras y los legisladores, para que en este momento que vive el país, en esta nueva etapa de apertura, de diálogo se pudiese dar este encuentro entre los poderes”, añadió.

“Puede ser muy rico el intercambio, el diálogo, para precisar información, expresar preguntas y, desde luego, que el Presidente responda lo conducente en un marco de respeto y de pluralidad”, señaló Aureoles.

Dijo que en la Cámara de Diputados se realizará un análisis del Informe para llamar a comparecer a funcionarios públicos, a fin de informar sobre el estado que guarda la administración pública federal, como lo establece la Constitución.

También propuso aprovechar el diálogo para discutir el paquete económico y tratar otro tema igual de relevante, como es el combate a la corrupción.

“Se ha quedado en el camino esta propuesta de la legislación, todo el entramado jurídico que se requiere para ello, así como la construcción del sostén constitucional para la fiscalía anticorrupción”, aclaró.

Por su parte, en entrevista con Azucena Uresti, Miguel Barbosa consideró que la ceremonia en la  que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, entregó el Informe resultó “desinflada, que generó poco interés de los actores políticos, que son los legisladores, cuando se trata de un acto tan importante por tratarse del documento sobre la situación que guarda la administración pública federal”.

Señaló que el Informe debe ser un acto de “rendición de cuentas que hay que reponer a través de una reforma a la Ley Orgánica del Congreso y, si es necesario, una reforma constitucional para que se establezca un diálogo republicano y parlamentario entre los poderes.

“Voy a promover en el Senado un planteamiento, vamos a ver hasta dónde llega, mi grupo parlamentario está analizando esa situación para presentar esa iniciativa; aquí se trata de llegar a una concertación”.

En entrevista por separado, Aureoles y Barbosa también coincidieron en que como presidentes de las mesas directivas en ambas cámaras tienen la responsabilidad de actuar con madurez y con una política de compromiso con México, en la que prevalezca la visión de Estado y de respeto entre los poderes.

“Es un hecho histórico en la política mexicana que las dos cámaras sean presididas por miembros de bancadas de partidos de oposición, de un partido de izquierda en particular. Eso hay que destacarlo, porque te habla del avance de pluralidad, de madurez en la apertura política, en beneficio de México.

“Ese es el reto que tenemos en frente, esa es la gran responsabilidad para la izquierda, para el PRD en particular, demostrar que tenemos vocación de gobierno, que tenemos visión de Estado y que sabemos actuar a la altura de las circunstancias en el marco de la legalidad, con plena institucionalidad”.

Barbosa ofreció consolidar en el Senado una agenda común de las fuerzas políticas. “El exhorto se hará a la Cámara de Diputados para que lo haga y tengamos, por primera vez en el Congreso, una agenda común”, sostuvo.

También dijo que las elecciones y las disputas entre las corrientes internas del PRD no afectarán el proceso legislativo.