Barbosa plantea cohesión para enfrentar los desafíos

Señala que sus legisladores deberán usar “las mejores prácticas” para evitar el “saqueo energético”, y exhorta a fortalecer la unidad partidista para ser opción real de cambio.
La senadora perredista Dolores Padierna y su compañero Miguel Barbosa, durante una sesión en el Senado.
La senadora perredista Dolores Padierna y su compañero Miguel Barbosa, durante una sesión en el Senado. (Jorge Carballo/Archivo)

Ciudad de México

El coordinador del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, convocó a la unidad interna de su partido y a la cohesión de las fuerzas de izquierda para hacer frente a los intentos de privatización del sector energético, así como a los desafíos del estancamiento económico, la polarización social y la violencia generada por el crimen organizado.

Sostuvo, además, que los legisladores perredistas deberán hacer uso de “las mejores prácticas” para evitar el saqueo del patrimonio energético nacional, hacer viable la reforma constitucional en telecomunicaciones, democratizar los medios de comunicación y culminar la reforma política electoral para dar certeza a las elecciones de 2015.

En el marco del 25 aniversario de la fundación del PRD, Barbosa arengó: “Este momento exige de los perredistas altura de miras, compromiso partidario y voluntad para enfrentar los grandes retos de la coyuntura nacional.

“No podemos permitir que la mayor parte de nuestras fuerzas se consuman en temas internos”, añadió.

En un comunicado, el senador poblano insistió en que, al cumplir un cuarto de siglo y en la actual coyuntura nacional, el PRD está llamado a fortalecer su unidad interna para impulsar las tareas del Estado mexicano y ser una alternativa real de cambio ante los ciudadanos.

Hizo así un llamado a transitar en la renovación de la presidencia del partido y hacer de éste una opción real de cambio, que se opone con firmeza al gobierno, pero que contribuye a encauzar las tareas fundamentales del Estado mexicano.

“Los perredistas tenemos que reponer la unidad, no sólo entre grupos y corrientes internas, sino recuperar la cohesión de las fuerzas de izquierda progresistas y nacionalistas; recuperar el perímetro ciudadano y la posibilidad de representar las esperanzas de mujeres, hombres, jóvenes”, indicó.

Barbosa afirmó que el PRD ha sido parte fundamental de la transición política, pues en su breve e intensa trayectoria ha sido protagonista y testigo crítico de los acontecimientos más relevantes de la última década del siglo XX.

“Nuestro partido ha acompañado a la sociedad mexicana en el movimiento más consistente y generalizado de la última década: la lucha electoral. Desde su nacimiento, ha apoyado a los movimientos nacionalistas, democráticos y progresistas”, dijo.

 Agregó que el perredismo ha sido igualmente contrapeso en el sistema de partidos y vértice de la unidad de las izquierdas para convertirse en una alternativa en sectores importantes de la sociedad mexicana que buscan el cambio pacífico por la vía electoral.

Por separado, el secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, dijo que los 25 años del partido tienen un “sabor agridulce; en el Congreso hemos votado de manera diferenciada algunos temas, (como) la reforma educativa y la hacendaria, pero por otra parte hemos cerrado filas todos los grupos parlamentarios contra de la reforma energética.

“Tenemos claroscuros; un tema que ha trazado estos meses es el Pacto por México, discrepancia que es del dominio público. Es un balance de contrastes porque en política de alianzas, hay opiniones que proponen tenerlas  con el PAN y hay otras sugerencias de que no sea así”, concluyó el dirigente.