La transparencia no es un enemigo: Barbosa

El coordinador del PRD en el Senado llamó a los gobernantes de todos los niveles a concebirla como un factor de legitimación.
Miguel Barbosa, coordinador de los senadores del PRD
Miguel Barbosa, coordinador de los senadores del PRD (Archivo)

Ciudad de México

El coordinador del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, hizo un llamado a todos los funcionarios de la administración pública y a los gobernantes en todos los niveles para que dejen de percibir a la transparencia como un enemigo.

“Sería muy importante que los gobernantes de todos los niveles, presidentes municipales, gobernadores y el propio titular del Poder Ejecutivo, dejaran de concebir a la transparencia como un enemigo y comprendieran su poder como un factor de legitimación”, subrayó el legislador.  

Dijo que las reformas en materia de transparencia que aprobará el Senado la próxima semana deben contribuir a fortalecer la rendición de cuentas en el ejercicio gubernamental, y a garantizar que el ejercicio de la función pública esté acompañado de control democrático del poder en beneficio de la población. 

Afirmó que esta Legislatura decidió dar una marcha importante en esta materia, por lo que, destacó, el próximo miércoles se dará un paso más en el fortalecimiento de este derecho, que deberá complementarse en la Cámara de Diputados. 

“Se trata de entregar a  la sociedad, antes de que termine el año, una herramienta que garantice plenamente este derecho”, reiteró.

El senador del PRD señaló que los partidos políticos y sus fracciones legislativas han expresado visiones y tendencias con agendas propias, “existen demandas, aspiraciones que se desarrollan desde la ciudadanía, y muchas de éstas se manifiestan en controles democráticos que tienen como objetivo modular al poder”.

Indicó que la concentración de poder sin contrapesos genera inercias y prácticas, como el ocultamiento de la información que obstaculizan la consolidación de la democracia y que no corresponden con la pluralidad de la sociedad mexicana.

Miguel Barbosa refirió que en diez años se han realizado importantes esfuerzos para transitar de la opacidad gubernamental a un ejercicio de gobierno que garantice dos derechos básicos: el acceso a la información gubernamental y la protección de los datos personales.