Investigación a CIDH, regreso al México autoritario: Álvarez Icaza

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos calificó como "ataque" del gobierno mexicano que se haya abierto una investigación previa en su contra.
Emilio Álvarez Icaza, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
Emilio Álvarez Icaza, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. (Cuartoscuro)

Washington, EU

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Emilio Álvarez Icaza, acusó que México está entrando "en una regresión autoritaria" al abrir una "investigación previa" por una denuncia penal "temeraria e infundada" presentada contra él.

"Ni en el Perú de (Alberto) Fujimori, ni en la Venezuela de (Hugo) Chávez, no hay precedente de investigación previa sobre el secretario ejecutivo de la CIDH. México se está poniendo en una regresión autoritaria", dijo Álvarez Icaza en rueda de prensa.

El secretario ejecutivo expresó así el malestar de la Comisión por que la PGR abriera una investigación previa a raíz de la denuncia penal presentada contra Álvarez Icaza hace dos semanas por el presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública, José Antonio Ortega Sánchez, por una supuesta malversación de fondos públicos del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que investiga el caso de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa.

La semana pasada, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa, dijo que la demanda no era seria.

"CIDH firmó con el Estado Mexicano representado por SEGOB, SRE y PGR, no administra recursos. Esa demanda no es seria", escribió Campa en su cuenta de Twitter.

Álvarez Icaza calificó de "inaudito" que se haya abierto una investigación previa sobre esa denuncia y que el gobierno mexicano participe en una "campaña de desprestigio" contra el GIEI después de haber solicitado la asistencia técnica de la CIDH, de reconocer el informe del grupo, y hasta de sugerir algunos de los nombres de expertos.

"Solo el hecho de procesar esa denuncia es un ataque", consideró el secretario ejecutivo, que planea volver México para seguir trabajando en la defensa de los derechos humanos una vez concluya su mandato el próximo 16 de agosto.

"Los ataques se vienen dando desde octubre (de 2015) y ya hemos tenido que salir dos veces, y en ocasiones los silencios son más preocupantes", agregó.

Álvarez Icaza recordó que, cuando firmó el convenio con México, lo hizo por "delegación" del secretario general de la OEA, organización de la que la CIDH es órgano autónomo.

"De continuar (el Gobierno) con su campaña (de desprestigio), será una señal clara de un regreso al México autoritario", subrayó Álvarez Icaza.

"Si (el gobierno mexicano) ataca así a los organismos internacionales, cómo se puede esperar que actúe con los defensores de los derechos humanos en su país", dijo.

La Comisión no ha sido informada por parte del gobierno mexicano de que el trabajo del grupo que investiga la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa no vaya a continuar después del 30 de abril, pero ayer el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, descartó una nueva prórroga y reiteró que el mandato concluye en esa fecha.

La comisión se reunirá el próximo lunes con el GIEI y el próximo miércoles con una delegación del gobierno mexicano en Washington "para saber qué pretende", en el marco del 157 periodo de sesiones y audiencias públicas.

Durante la próxima semana, la Comisión se reunirá también con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para determinar "cómo proseguir" en este caso.

México es el país de donde se recibieron más solicitudes de audiencias públicas para el próximo periodo de sesiones de la CIDH, que tendrá cuatro audiencias sobre esa nación.

Los temas que se abordarán serán la situación general de derechos humanos, las desapariciones de niños y adolescentes, la privatización del sistema penitenciario y las restricciones indirectas a la libertad de expresión.

En este periodo de sesiones no habrá ninguna audiencia específica sobre el caso de Ayotzinapa.