"Ayer era un predictamen... pero hoy será oficial"

Por un momento pareció que el PRD cobraba la afrenta del día anterior; sin embargo, al final el presidente de la Comisión de Comunicaciones impuso su propuesta.
La perredista Vianey Mendoza, a espaldas del legislador del blanquiazul.
La perredista Vianey Mendoza, a espaldas del legislador del blanquiazul. (René Soto)

México

El PRD le cobró a Javier Lozano la afrenta del día anterior cuando, vía Twitter, el panista calificó de "ridícula" la decisión de presentar un dictamen alterno en materia de telecomunicaciones. Los perredistas cumplieron y, junto con panistas y petistas, arrinconaron al poblano para aceptarlo en mano propia, al evidenciar que el procedimiento que aplicó el presidente de la Comisión de Comunicaciones fue violatorio del artículo 183 del Reglamento del Senado.

Lozano abandonó molesto y apresurado el salón de la sesión de mediodía con el dictamen perredista bajo el brazo, habiendo admitido que su texto de 500 cuartillas era solo un "documento de trabajo, no una imposición".

Pero dos horas más tarde, el abogado terminó por imponer, junto con la priista Graciela Ortiz, su dictamen elaborado en las vacaciones con su equipo de asesores, advirtiendo que si ayer era un predictamen, hoy será oficial

Y aunque el coordinador perredista Miguel Barbosa salía sonriente de la sesión de mediodía declarando que el dictamen de Lozano había nacido muerto y había quedado como un neonato, toda vez que el acuerdo era reponer el procedimiento y elaborar un nuevo dictamen, hacia la noche fue el panista quien recuperó la sonrisa, para advertir que no se excusará de la discusión.

"Es una bajeza de Manuel Bartlett", resumía Lozano ante reporteros, acerca de la acusación que hizo el petista acerca de que su cónyuge, Silvana Ponzanelli, es funcionaria de Fundación Televisa.

—¿Cuál bajeza si Bartlett lo fundamentó? —se le insistió al presidente de la Comisión de Comunicaciones, quien respondió con una carcajada: ¡Ay, hácela buena, hácela buena, porque le paso menos pensión, ja ja, ja...!"

Las comisiones dictaminadoras fueron citadas ayer al mediodía para conocer el documento, que finalmente no se circuló sino hasta después de las 7 de la noche.

Los perredistas llegaron molestos por que no solo en Twitter, sino en declaraciones, Lozano dijo que era ridículo que fueran a presentar un dictamen alterno.

El chiapaneco Zoé Robledo le reclamó públicamente en la sesión de las comisiones de Estudios Legislativos, Comunicaciones y Radio y Televisión el calificativo.

"Creo senador Lozano que no podemos empezar este debate con ese tipo de descalificaciones, nosotros lo que planteamos ayer era que tenemos observaciones de expertos, de foros que organizamos también".

En el atiborrado salón de la Mesa Directiva, Robledo se levantó y entregó a Lozano en propia mano el dictamen alterno y el poblano lo recibió y lo puso en la mesa sin mirarlo, mientras tomaba de la mesa tres tarjetas blancas para abanicarse el bochorno.

Para entonces, encabezados por Barbosa, los perredistas alistaban la estrategia para tumbar el dictamen de Lozano y recurrieron al apoyo del panista Javier Corral, para documentar que el artículo 183, fracción segunda, obliga a que los dictámenes se elaboren por las comisiones, no por un solo senador.

Los perredistas Alejandro Encinas, Armando Ríos Piter, Isidro Pedraza, Dolores Padierna, entre otros, encararon a Lozano y se sumaron al reclamo los panistas Javier Corral, Fernando Torres Graciano y Marcela Torres.

La priista Graciela Ortiz intentaba poner orden, arrebatando la palabra a la oposición, pero entre reclamos que subían de tono hasta convertirse en gritos, como los de la senadora Vianey Mendoza, Lozano terminó por señalar que su texto era un documento de trabajo, no el dictamen.

"No, si no es un dictamen, es un documento y no es una imposición", atajaba Lozano ante el nutrido reclamo. Y aunque había colocado el documento en la mesa de trabajo, cuando Alejandra Barrales lo iba a recoger, el poblano lo retiró de la mesa.

Los priistas Graciela Ortiz y Omar Fayad apuraban la votación junto con el ecologista Gerardo Flores para que se diera por agotada la discusión y se citara a construir un solo dictamen, cuando vieron que el documento de Lozano podría ser rechazado.

En medio del barullo, Lozano se peleó con los camarógrafos, que siseaban "¡ssss...!" cada que le remachaban que había violado el reglamento. "¡A ver. Les voy a pedir que guarden silencio, no hagan esas expresiones!", les reclamaba el presidente de la Comisión de Comunicaciones.

Esto derivó en que por la tarde, en la sesión de las Mesas Directivas de las comisiones, la priista Ortiz González impidiera que el encuentro fuera público. Cuando la perredista Barrales propuso que se abriera a medios, la chihuahuense replicó: "Háblenle a la prensa para que armen otro circo".

En privado, y sin votar, tanto Lozano como Ortiz decidieron que el dictamen se discuta mañana. Y Lozano regresó al Twitter, para aclarar que, además, se buscará votarlo mañana.