Autoridades no avisaron de vínculos con el "narco": PRD

La PGR responde a la dirigencia nacional perredista que “no se encuentra dentro de sus atribuciones verificar los antecedentes de los candidatos a puestos de elección popular”.

México

El dirigente nacional del PRD, Carlos Navarrete, aseguró que a pesar de que ese partido pidió a la PGR investigar a todos sus candidatos previo a los procesos electorales de este año, la procuraduría no informó sobre algún vínculo con la delincuencia organizada por parte del alcalde de Cocula, Érik Ulises Ramírez Crespo, detenido el jueves pasado en Morelos cuando acompañaba al líder de la organización criminal Guerreros Unidos, Adán Zenén Casarrubias.

A su vez, la PGR respondió a la dirigencia nacional del PRD que "no se encuentra dentro de sus atribuciones verificar los antecedentes de los candidatos a puestos de elección popular, ni algún otro requisito de elegibilidad que señalan las leyes respectivas", si de por medio no existe denuncia o querella sobre presuntos hechos delictivos.

"Como se informó en su momento a los representantes de los partidos políticos que lo solicitaron, la PGR reitera que no se encuentra dentro de sus atribuciones verificar los antecedentes de los candidatos a puestos de elección popular, ni algún otro requisito de elegibilidad que señala las leyes respectivas".

No obstante, Navarrete consideró que si la PGR no informó de ningún vínculo del crimen organizado con el entonces candidato, es porque no lo encontró y exigió una investigación objetiva, exhaustiva e imparcial.

"La PGR hizo su trabajo y no encontró elementos para decirnos, en ese momento no había ningún indicio, información, expediente o elemento que le permitiera a la PGR decir, 'oigan con esta persona hay estos elementos', no lo había, no nos dio nada, porque no lo había", señaló.

"Lo que ocurrió después de que él tomó posesión es otra historia", señaló el líder perredista y aseguró que la forma de operar de la delincuencia para relacionarse con las autoridades ha cambiado, pues antes lo hacían acercándose a ellos durante las campañas, y ahora esperan a que asuman el cargo para amenazarlos.

En conferencia de prensa, Navarrete exigió al alcalde de Cocula que coopere con las autoridades y señaló que esperarán las 72 horas de ley para saber si será sujeto a proceso o no, para tomar una determinación sobre su futuro dentro del PRD.

Recordó que en abril de este año se puso a disposición de la PGR los expedientes de todos los candidatos a cargos de elección popular en Guerrero para que fuesen investigados y localizar si tenían algún antecedente o existían presunciones de vínculos delincuenciales o actuaciones ilegales.

"No tuvimos información de la autoridad ministerial federal sobre antecedentes o indicios que impidieran la postulación del ahora presidente municipal de Cocula".

Al respecto, el secretario de Asuntos Municipales del PRD, Carlos Sotelo, recordó que el consejo estatal fue el que avaló a Ramírez Crespo como candidato a la alcaldía de Cocula y que en 2012 también había sido candidato a ese mismo cargo, además de que su padre, Alcibiades Ramírez Chávez, fue presidente municipal de Cocula por el PRI de 2002 a 2005, por lo que se trata de personas conocidas en la región y que viven con una economía modesta.

"Había muchas evidencias de que el doctor no estaba vinculado a la delincuencia organizada, eso es lo que el PRD tenía como dato duro".

Por separado, el coordinador perredista en San Lázaro, Francisco Martínez Neri, negó que Eloy Flores Cantú, quien fue detenido junto al presidente municipal de Cocula sea asesor de la bancada del PRD en la Cámara de Diputados, y aseguró que ya se revisaron los padrones de empleados y asesores y no aparece en ellos.

Ya están declarando

El alcalde de Cocula, Guerrero, Érik Ulises Ramírez Crespo y el que se identificó como asesor del PRD, declaraban anoche en la PGR sobre sus presuntos nexos con el grupo criminal Guerreros Unidos.

Autoridades de la PGR informaron que también eran interrogados en la Seido Adán Zenén Casarrubias, probable jefe de la organización, y cuatro de sus cómplices.

Hasta el cierre de la edición eran siete los sospechosos detenidos durante un operativo de las fuerzas militares y federales.