Autoridades de EU abusan de niños migrantes en la frontera

La queja describe que los agentes de la Patrulla Fronteriza les niegan cuidado médico, confiscan documentos y pertenencias y emiten insultos raciales y amenazas de muerte.
Muchos de los infantes han sido trasladados a instalaciones militares.
Muchos de los infantes han sido trasladados a instalaciones militares. (Reuters)

Nueva York

Organismos civiles presentaron ayer una queja ante el gobierno de Estados Unidos en el que documentaron los "serios abusos" cometidos en 2013 contra más de 116 niños de México y Centroamérica que cruzaron solos la frontera de México con ese país.

La queja, presentada ante el Departamento de Seguridad Interna (DHS), denuncia los "serios abusos por parte de funcionarios de Estados Unidos", mientras los menores permanecían detenidos tras ser sorprendidos cruzando las frontera.

La portavoz del Centro Nacional para la Justicia del Inmigrante, Julia Toepfer, explicó a Notimex que la mayoría de los niños abusados incluidos en la queja son de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Precisó que menos de 10 infantes son mexicanos, debido a que estos son regresados a su país de origen poco tiempo después de ser detenidos.

La queja describe cómo agentes de la Patrulla Fronteriza niegan cuidado médico necesario a los menores que lo requieren, confiscan documentos legales y pertenencias personales, y emiten insultos raciales y amenazas de muerte.

Asimismo, denuncian que agentes de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) realizan cateos en los que se fuerza a la víctima a quitarse la ropa, además de que les ponen grilletes.

"Niños detenidos por la CBP en el país han reportado numerosos ejemplos de abusos sexual, verbal y físico, detención prolongada en condiciones miserables, y una severa falta de necesidades esenciales como cama, comida y agua", apuntó la queja.

"Los agentes de la Patrulla Fronteriza están cometiendo horrorosos abusos de niños en la frontera", dijo en un comunicado de prensa, Ashley Huebner, abogada a cargo de la protección de infantes del Centro Nacional para la Justicia Inmigrante, uno de los grupos que presentó la queja.

Huebner destacó que lo peor de la situación es que los abusos han sido cometidos "durante años", y que pese a que las organizaciones que presentaron la queja lo han denunciado de manera reiterada a las autoridades, "nada ha cambiado".

"Los agentes de la Patrulla Fronteriza operan en una zona de impunidad", afirmó James Lyall, del proyecto de litigantes de la Unión Estadunidense para las Libertades Civiles (ACLU), otro de los grupos que presentó la queja.

Entre los casos, destacan los de niños de 13 y 14 años, sujetos con grilletes, que enfermaron porque fueron mantenidos a temperaturas congelantes, o menores que son detenidos por más tiempo del periodo legal de 72 horas, sin comida o mantas para cubrirse del frío.

La queja, de la cual Notimex obtuvo una copia, detalla el caso de un niño de siete años que con una discapacidad severa y una grave desnutrición, tuvo que esperar cinco días antes de recibir cuidado médico y que se le practicara una cirugía.

El documento incluye también el caso de una niña de 16 años, detenida entre adultos, que fue revisada de manera violenta, lo que incluyó tocamientos a sus genitales.

Destaca también el caso de una menor de 17 años, quien fue detenida en una celda con temperaturas tan bajas que la ropa mojada que llevaba no se pudo secar en los tres días y medio que pasó en ella. Además de que la única fuente de agua disponible que tuvo durante su detención fue la del excusado.

La queja señala además que debido a que el propio gobierno de Estados Unidos calcula que el número de niños que cruzan la frontera sin compañía va en aumento, es imperativo tomar medidas para abordar el "abuso sistemático de esta población" a manos de los agentes.

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos calculan que el número de niños que cruzan la frontera sin compañía podría ascender a 90 mil durante el año fiscal 2014, y el presidente Barack Obama ha calificado el fenómeno de "crisis humanitaria".

Además de los organismos mencionados, la queja fue apoyada por el Proyecto Esperanza para los Derechos de los Migrantes, el Proyecto Florence para Derechos de los Inmigrantes y los Refugiados y por Estadunidenses por la Justicia Inmigrante.

La queja fue enviada a Megan Mack, directora de Derechos y Libertades Civiles del DHS, y a John Roth, inspector general de esta dependencia del gobierno federal estadunidense.

Más campesinos

-Carolina del Norte se ha convertido en el principal empleador de trabajadores temporales del campo del país con visa H-2A, y cada año trae a un mayor número de migrantes de México para impulsar su sector agrícola de 70 mil millones de dólares.

-"Las granjas del estado no podrían funcionar sin estos trabajadores. No hay mano de obra local que quiera hacer este tipo de labor en los campos. Son nuestros socios en el cultivo y la cosecha", afirmó ayer a la agencia EFE Lee Wicker, director adjunto de la Asociación de Cultivadores de Carolina del Norte (NCGA).