Atrae Corte dos amparos por contratos de Cablevisión

La Profeco consideró que las clausulas de los contratos de la empresa son desproporcionadas, inequitativas o abusivas, por lo que está solicitando su invalidez.
La sanción para Cablevisión ascendería a 8 millones 733 mil 746 pesos.
La sanción para Cablevisión ascendería a 8 millones 733 mil 746 pesos. (Especial)

Ciudad de México

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación atrajo dos amparos que le permitirán emitir por vez primera un pronunciamiento contra los contratos que expiden las empresas de televisión por cable, quienes imponen reglas de manera unilateral a los usuarios.

Este asunto reviste interés y trascendencia, pues la postura que apoye la Corte constituirá un hecho de gran importancia en el orden jurídico nacional, manifestaron los ministros de la sala.

El caso llegó a la Corte por un amparo promovido por la Procuraduría Federal del Consumidor contra la empresa Cablevisión; el otro juicio de garantías fue interpuesto por la mencionada empresa.

El tema de los amparos tiene que ver con la defensa de los derechos de los consumidores en relación con ciertas cláusulas de los contratos que celebran los usuarios de ese servicio con la compañía de televisión.

La Profeco consideró que las cláusulas que fija Cablevisión son desproporcionadas, inequitativas o abusivas, y por lo mismo, está solicitando su invalidez.

La sala dijo que está en posibilidad de fijar, por primera ocasión, el alcance de diversas cláusulas del contrato de adhesión que en materia de televisión restringida tiene suscrito Cablevisión con los usuarios del servicio, ante la posibilidad de efectuar una declaratoria de invalidez sobre los mismos.

"Dicho en otros términos, la importancia y trascendencia del asunto consiste en la posible invalidez que puede determinar la Primera Sala, en relación con las diversas cláusulas que integran el citado contrato de prestación de servicios, ya que éstas carecen del consentimiento otorgado por los consumidores, al imponerlas unilateralmente la empresa, lo cual constituirá un hecho de gran importancia en el orden jurídico nacional", manifestaron los ministros.

El litigio que emprendió la Procuraduría Federal del Consumidor contra Cablevisión, tiene su origen porque la empresa de televisión restringida comunicó a sus consumidores que a partir del 1 de enero de 2010, cambiaría su esquema de uso de los equipos y accesorios que utiliza para el otorgamiento del servicio.

Es decir, de un contrato de comodato a uno de arrendamiento del equipo, el cual se entendía aceptado y plenamente celebrado por ambas partes una vez que el consumidor liquidara su próximo estado de cuenta.