Asegura Medina tener puertas abiertas para panistas

El gobernador del estado dijo que el día que los alcaldes quieran regresar a las mesas de trabajo serán bienvenidos, descartando que por ser año preelectoral vaya a endurecer su postura.
El mandatario estatal, Rodrigo Medina de la Cruz.
El mandatario estatal, Rodrigo Medina de la Cruz. (Foto: Jorge López)

Monterrey

El gobernador del Estado, Rodrigo Medina, mencionó que él tiene las puertas abiertas para reanudar el diálogo con alcaldes panistas, quienes desde el año pasado dejaron de asistir a las mesas de trabajo y cuestionan los programas estatales.

Además, descartó que por ser un año preelectoral vaya a recrudecer su postura, sino al contrario, ofreció civilidad política para los presidentes municipales del PAN.

"La mía no, de mi parte siempre estarán las puertas abiertas como lo he dicho en muchas ocasiones, de mi parte siempre habrá civilidad política, diálogo, ya será elección de cada gobernante elegir qué camino toma, pero el camino que yo tomo siempre es el del resultado, la acción y el diálogo"

Dijo que el día que los alcaldes decidan sumarse al equipo con los proyectos que el estado encabeza no habrá ningún problema.

"De nuestra parte no (hay relación fría), ellos han acudido a algunas reuniones -ellos y me refiero a los alcaldes del PAN- a algunas otras no, sin embargo insisto, las puertas seguirán siempre abiertas para que cuando quieran hacer equipo y sumar por Nuevo León sean bienvenidos", sostuvo el gobernador.

El pasado martes, alcaldes de Monterrey, San Nicolás y Santa Catarina, acudieron al Distrito Federal donde promovieron ante la Suprema Corte de Justicia un recurso para dar reversa al incremento de las tarifas en el transporte urbano.

Anterior a eso, el gobernador y los presidentes municipales tuvieron diferencias públicas debido a temas como recursos del Fondo Metropolitano, el replaqueo, cobros de tenencia y daños causados a la carpeta asfáltica por la construcción de la Ecovía.

Asimismo, los alcaldes de extracción panista mantienen un boicot a las reuniones que cada 15 días se llevan a cabo en la Secretaría General de Gobierno, a pesar de que los múltiples llamados.