Senado discute la reforma política del DF

El pleno del Senado discute la reforma política del Distrito Federal que votará este día para permitir que la Ciudad de México cuente con su propia Constitución.
¿Qué delitos alcanza la reforma votada por las Comisiones del Senado sobre desaparición?
Pleno del Senado de la República. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El Senado reinició la discusión de la reforma política del Distrito Federal que fue interrumpida el 14 de diciembre pasado cuando los senadores se levantaron y dejaron sin quórum al pleno evitando que procediera la votación.

En tribuna, el senador Enrique Burgos presentó la argumentación a favor por parte de la Comisión de Puntos Constitucionales e hizo notar que el modelo planteado tiene dos elementos característicos que permitirán a la Ciudad de México, como entidad federativa, ser sede de los poderes constitucionales federales, pero además, la capital también podrá determinar en adelante lo relativo a su régimen interior con base en una nueva Constitución.

A su vez el presidente de la comisión del Distrito Federal, Mario Delgado, explicó ante el pleno el contenido del dictamen e hizo notar que por primera vez la ciudad de México tendrá su propia Constitución.

"Esta ciudad que siempre se ha regido por un régimen de excepción ahora podrá legislar su propia Constitución", dijo.

Al referirse a los cambios que tendrá el Distrito Federal expuso que el jefe de Gobierno del Distrito Federal será ahora el de la Ciudad de México.

Dijo que se reconoce expresamente a la ciudad como integrante del pacto federal, libre y soberano.

"Se crean condiciones para que los capitalinos tengan su propio Congreso local y que las reformas constitucionales sean opinadas por los representantes de la Ciudad de México, no como ocurría actualmente que no podía opinar al no formar parte del constituyente permanente".

Entre las reformas destacó que en materia de seguridad pública el Presidente conservará el mando de la fuerza, pero el jefe de Gobierno nombrará directamente al secretario de seguridad. En tanto, el Senado ya no podrá remover libremente al jefe de Gobierno "lo cual era un residuo del régimen del poder federal sobre la ciudad".

Se mantiene la exención que tienen los inmuebles federales ubicados en la ciudad de México para el pago del impuesto predial y el esquema de deuda pública.

"Parece que en ese tema se podría ir un poco más allá para que tenga la atribución de planeación que no tiene al no controlar su financiamiento", dijo.

Explicó que "se reconoce la condición de capital de la República mexicana; en el artículo 44 y en el 122 se mandata al Congreso a elaborar un bono de capitalidad y se reconoce que tiene costos ser la capital y deben ser compartidos por la federación".

Al inicio del debate el presidente del Senado, Miguel Barbosa, puso a votación el agregado acordado en las comisiones dictaminadoras, lo que la asamblea acordó poner a discusión.

De acuerdo al borrador del adéndum (agregado) que se pone a consideración de la Mesa Directiva, se da al jefe de Gobierno la "facultad exclusiva" de presentar el proyecto de Constitución de la Ciudad de México a más tardar el 15 de septiembre de 2016. Además, tendrá la prerrogativa de proponer a seis de los 40 constituyentes que serán designados.

De los 100 constituyentes que redactarán la Constitución de la Ciudad de México, el Presidente de la República podrá proponer también a seis, 14 el Senado y 14 la Cámara de Diputados.

El proyecto que presente el jefe de Gobierno podrá ser modificado, adicionado y votado por la Asamblea Constituyente "sin limitación alguna de materia".

Esta es la tercera vez que el Senado intentará votar la reforma que convierta al DF en una entidad federativa autónoma, luego de que en diciembre pasado no hubo acuerdos en temas como facultades de las alcaldías, rotación en el órgano de gobierno de la Asamblea Legislativa y si sería la ALDF o una Asamblea Constituyente la que redactara la Constitución.

Antes de que iniciara El senador Mario Delgado, presidente de la Comisión del Distrito Federal, acusó que la reforma política que se votará hoy en el pleno contiene una trampa en la integración de la Asamblea Constituyente, porque según las proyecciones electorales el PRI se hará de un 32 por ciento de los constituyentes, con lo que tendrá una mayoría ficticia que secuestrará al órgano redactor de la Constitución de la Ciudad de México.