Aprueban el dictamen de órganos reguladores

En la sesión más corta de las cinco que hubo desde el 17 de julio, los coordinadores de PRI, PAN y PVEM destacaron los trabajos.

México

En medio de un encendido debate, el Senado concluyó ayer la discusión de la primera etapa de la reforma energética y remitió a la Cámara de Diputados el dictamen relacionado con órganos reguladores. También dejó abierto su periodo extraordinario en espera de recibir las minutas que regularán el sistema fiscal de Pemex y la CFE como empresas productivas.

Después de 50 horas de debate y más de 500 oradores (en cinco días), los senadores aprobaron con 89 votos a favor y 27 en contra la Ley de Órganos Reguladores, que junto con instancias como el Centro Nacional de Control de Energía, el Centro Nacional de Control de Gas Natural, el Centro de Información y otros, regularán la nueva burocracia con que operarán Pemex y la CFE.

En la sesión más corta de las cinco que hubo desde el 17 de julio pasado, los coordinadores de PRI, PAN y PVEM destacaron el trabajo en el periodo extraordinario, mientras que el perredista Miguel Barbosa y el petista Manuel Bartlett rechazaron lo aprobado por “la mayoría mecánica”.

Barbosa aseguró que la reforma es una “puñalada mortal” para Pemex y CFE, e insistió en que el debate “no ha terminado: la sociedad, como lo ha hecho en otros momentos de nuestra historia, podrá revertir este atropello. 

“Con esta reforma el Estado perdió exclusividad en la explotación petrolera y con esto cambió el modelo de país y el pacto social que nos une como mexicanos”.

Dijo que se trata de la consumación de un largo anhelo de las fuerzas conservadoras, que desde 1938 se opusieron a la nacionalización del Petróleo.

Pero insistió: “Con la fuerza de la sociedad, nos vemos en la consulta popular. ¡Que viva el general Lázaro Cárdenas del Río! ¡Que viva México! ¡Que viva México!”

El priista Emilio Gamboa agradeció el esfuerzo de los líderes de las bancadas y del presidente del Senado, Raúl Cervantes, y destacó que si bien ha habido diferencias profundas en el tema, “todos  somos mexicanos comprometidos con el país.

“Aquí no hay solo una verdad; se respetaron las diferentes ideas en la discusión y análisis que se expresaron en este cuarto periodo (…) Aquí se ha trabajado como nunca en la historia del México contemporáneo”

Negó que la reforma limite la participación de Pemex para favorecer a trasnacionales. “Tendrá garantizadas asignaciones para la producción y explotación”, dijo.

Además, podrá asociarse con particulares para aumentar la producción de petróleo y gas natural, que está en nuestro territorio.

El panista Jorge Luis Preciado, consideró que después de un tiempo, hasta quienes han estado en contra de la reforma verán sus beneficios.

 “Sintámonos satisfechos y tranquilos de lo que hoy aquí se ha realizado, a su tiempo aún los que hoy no lo comparten terminarán haciéndolo. (…) No vence ni pierde nadie, porque como decía don Manuel Gómez Morín: aquí nadie viene a triunfar ni a obtener, sino a definir lo que es mejor para México”, expresó desde la tribuna, al ofrecer un discurso que, como pocas veces, fue aplaudido de pie por toda su bancada.

Preciado agradeció a todos, inclusive al presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, Raúl Gracia, quien no acudió a las sesiones.

Durante el debate, la actividad en redes del panista Javier Lozano generó un encendido debate, cuando fue acusado por el PRD de ausentarse y que solo tenía presencia en la web.

Las acusaciones subieron de nivel al grado de que el presidente del Senado, Raúl Cervantes, intervino para poner orden y Lozano le pidió que no se desesperara. “¡No me falte el respeto”, atajó el priista al poblano.

La confrontación de Lozano llegó a tal grado con el perredista Zoé Robledo, que el poblano lo retó a renunciar si se comprueba que mintió en relación a temas de larga distancia en la reforma de telecomunicaciones, pero el chiapaneco reviró que el Congreso no es un casino de apuestas.


DESARROLLADORAS, A LA BOLSA

El programa de garantías de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) para que las desarrolladoras de vivienda se financien en la Bolsa Mexicana de Valores ya se puso en marcha, luego de varios meses de espera.

El director general de la SHF, Jesús Albero Cano Vélez, señaló que el programa arrancó con la garantía que otorgó para la emisión de deuda que realizó la semana pasada la desarrolladora de vivienda Cadu, por 300 millones de pesos, donde el banco de desarrollo puso una garantía de pago oportuno hasta de 50 por ciento del saldo insoluto del principal e intereses ordinarios de la emisión.

En conferencia de prensa, el funcionario comentó que próximamente otra desarrolladora de vivienda acudirá al mercado de valores para financiarse con una emisión de 500 millones de pesos y también contará con el respaldo de la Sociedad Hipotecaria Federal.
(Notimex)




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]