Aprueban Reforma entre trancazos y empujones

A pesar de las protestas de los integrantes del Sol Azteca y de Morena, la minuta del acuerdo resultó aprobada por 31 diputados.
Perredistas e integrantes de Morena trataron de impedir el ingreso de los diputados al Congreso local.
Perredistas e integrantes de Morena trataron de impedir el ingreso de los diputados al Congreso local. (Especial)

Guanajuato

El Congreso de Guanajuato se sumó ayer a la Reforma Energética promovida por el presidente Enrique Peña Nieto, en medio de protestas, insultos y golpes contra diputados por parte de seguidores del PRD y Morena.

La votación registró 31 votos a favor con el apoyo del PRI, PAN y PVEM, además del Panal, mientras que los legisladores del PRD votaron en contra y trataron de impedir la aprobación.

A las 11:00 de la mañana, los manifestantes ya habían cerrado la puerta principal del Congreso con 11 diputados adentro y amenazaron con prohibir la entrada al resto de los legisladores.

Tras reunirse en un edificio adjunto al Palacio Legislativo, los 23 diputados entraron por la puerta trasera del edificio, en medio de empujones, puñetazos y mentadas de madre de los perredistas.

A la 1:00 de la tarde, integrantes de la Junta de Gobierno y coordinación política, además de otros diputados, llegaron al Congreso para iniciar la sesión que tenía como punto principal, la aprobación de la Reforma Energética.

Personal del Congreso y algunos agentes de las Fuerzas del Estado, custodiaron a los diputados mientras eran bañados con agua. Uno de los manifestantes roció gas lacrimógeno.

El secretario del Congreso, Jorge Espadas, tuvo que salir a custodiar a los diputados, integrantes de la Presidencia de la Junta de Gobierno, quienes quedaron atrapados.

El diputado panista Juventino López Ayala, así como el presidente de la Junta de Gobierno, el priista, Javier Contreras, se abrieron paso en medio de la protesta perredista.

Tras varios empujones y puñetazos contra los diputados, y una vez ingresados la mayoría de ellos, el presidente del Congreso, Pedro Chávez, inició la sesión y dio cuenta de un oficio suscrito por los integrantes de la Junta de Gobierno y Coordinación Política para que se diera trámite de obvia resolución a la minuta de la Reforma Energética.

La perredista Guadalupe Torres Rea, formuló una moción para que no procediera dicho trámite, pero la solicitud fue desechada por la mayoría de sus compañeros.

Las y el diputado del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, hicieron uso de la tribuna para manifestarse contra el decreto, apoyados por otros manifestantes que lograron colarse a la sesión del pleno, pero al final sus protestas no tuvieron eco.

El acuerdo finalmente fue votado y consiguió el apoyo de 31 diputados, con excepción de los panistas Karina Padilla y Daniel Campos, quienes no llegaron a la sesión por cuestiones de trabajo legislativo.