Aprueban reformas a Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte

El dictamen de la iniciativa fue avalado por unanimidad, con el fin de resolver el problema de hacinamiento de vehículos abandonados en pensiones y corralones.

Ciudad de México

La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad reformas a la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal, con el fin de resolver el problema de hacinamiento de vehículos abandonados en pensiones y corralones.

El dictamen de la iniciativa, avalado por 419 votos a favor, también facilita el procedimiento para que la autoridad competente disponga de los automóviles que no son reclamados por sus propietarios y fueron retenidos en el país.

La propuesta, que recibió el apoyo de los legisladores, adiciona los artículos 45 Bis, 45 Bis 1, 55 Bis, 55 Bis 1 y 55 Bis 2 de la referida ley y pasa al Senado para sus efectos constitucionales.

Señala que cuando la autoridad federal determine la remisión de vehículos para el servicio de depósito de guarda y custodia a locales autorizados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), deberán notificarlo al interesado o a su representante legal dentro de los 15 días naturales siguientes a su ejecución.

También se establece que de no poderse contactar con el propietario del automotor, se llevarán a cabo citatorios y en caso de desconocer la identidad o domicilio, las notificaciones se realizarán por edictos publicados en el Diario Oficial de la Federación y en diarios de circulación nacional.

Una vez transcurrido el plazo de 90 días naturales a partir de la notificación, se considerarán abandonados por disposición legal en favor del gobierno federal y el permisionario tendrá 30 días naturales para poner a disposición los vehículos al Servicio de Administración y Enajenación de Bienes, agrega el documento.

Destaca que la acumulación excesiva de vehículos no reclamados provoca daños ecológicos en áreas urbanas y rurales, pues afecta no sólo el suelo en el que se encuentran, sino el entorno mediante la dispersión de los subproductos originados en el mismo.

Además señala que las reformas permitirán acabar con la acumulación de costos por guarda y custodia que llevan a una situación insostenible y eventualmente irresoluble, ya que no hay quién cubra los costos y los vehículos no pueden salir debido a que tienen adeudos por la larga estancia en esos espacios.

La problemática de abandono de automóviles inicia por cuestiones legales, pero se agrava por cuestiones financieras, derivadas de la estadía en pensiones o corralones que generan un costo diario, que en la mayoría de los casos en poco tiempo sobrepasa el valor del vehículo.

Para fundamentar el dictamen elaborado por la Comisión de Transporte, el diputado Fernando Alfredo Maldonado Hernández mencionó que el interés en reformar esa ley es para plasmar nuevas realidades que faciliten los procedimientos para que la autoridad disponga de los vehículos no reclamados y abandonados en los patios de permisionarios.

Dicha situación provoca el desordenado hacinamiento de las unidades, con graves consecuencias en el medio ambiente, agregó.

El legislador argumentó que la problemática del abandono de automotores provoca que el propietario decida no reclamar y obtener su recuperación, ya que le cuesta más pagar el arrastre y la pensión que lo que vale el bien.

En 2005, el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes publicó los lineamientos para la transferencia y enajenación de vehículos acumulados en los depósitos de permisionarios federales, en el que estimó en un millón en los depósitos, apuntó.

Señaló que han transcurrido más de siete años sin que se registren avances significativos en el proceso de desalojo de depósitos y por el contrario desde entonces han continuado acumulándose unidades en los depósitos.

Esa situación agrava la problemática a tal extremo que se estima que ahora deben de ser no menos de un millón 250 mil vehículos existentes en los depósitos de los permisionarios federales, puntualizó.