Aprueba Senado comisionados de atención a víctimas

Por unanimidad fueron elegidos los siete integrantes: Julio Hernández, Adrián Franco, Thalía Pedroza, Carlos Ríos, Jaime Rochín, Olga Noriega y María del Rosario Torres.
Archivo Milenio
(Notimex (archivo))

Ciudad de México

Por unanimidad, el Senado eligió esta tarde a los siete integrante de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas. Se trata de Julio Hernández Barros, Adrián Franco Zevada, Thalía Pedroza, Carlos Ríos Espinosa, Jaime Rochín, Olga Noriega y María del Rosario Torres Mata.

En el dictamen se destaca que reúnen los requisitos y de la información obtenida por las comisiones dictaminadoras, “el Senado no cuenta con algún elemento objetivo que nos lleve a concluir que alguno de los candidatos no cumple con los requisitos para integrar la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas”.

Por su desempeño y del análisis realizado por las comisiones de Justicia y Gobernación, se propuso al pleno como comisionados para integrar la Comisión por cinco años: Adrián Franco Zevada quien recibió 83 votos; Susana Thalía Pedroza de la Llave, con 83 votos; y Julio Hernández Barros con 89 votos a favor.

Por el periodo de tres años a Sergio Jaime Rochín del Rincón, electo con 90 votos; Carlos Ríos Espinosa también con 90; y a María Olga Noriega Sáenz 83 votos y 90 para María del Rosario Torres Mata.

La Ley de Atención a Víctimas, publicada el 9 de enero de este año, prevé la creación de la Comisión Ejecutiva de Atención a las Víctimas, como órgano vigilante y de control de la ley, en el que participarán representantes de las víctimas y de las organizaciones de la sociedad civil.

Adrián Franco Zeveda es penalista y Medalla Gabino Barreda por la UNAM, trabajó en la Coordinación de Asuntos Internacionales y Agregaduría de la Procuraduría General de la República.

Thalía Pedroza fue visitadora en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en ese organismo y ofreció llevar el caso de Ernestina Ascencio a la CIDH ante las críticas recibidas al documentar que la indígena no fue violada por militares.

Jaime Rochín es fundador del Centro Jurídico para los Derechos Humanos del IPN y ex funcionario de la Segob en la Unidad de Víctimas.

Olga Noriega es penalista con publicaciones sobre justicia alternativa y tratamiento a víctimas de trata de personas.

Julio Hernández Barros es el abogado el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, organismo que impulsó la Ley General de Víctimas en la que participó durante su formulación, junto con Javier Sicilia.

Es licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana, especialistas en derecho penal por la Universidad de Salamanca y maestro y doctor en Derecho por el Centro de Estudios de Posgrado en derecho en México. En el ámbito académico ha destacado como catedrático y conferencista en materia de derechos humanos y es especialista en violencia familiar y política criminal.

Carlos Ríos Espinosa es Maestro en Sistemas Penales Comparados por la Universidad de Barcelona y abogado por la Universidad Iberoamericana (UIA). En el ámbito profesional se ha dedicado al estudio del sistema de justicia penal y los derechos humanos.

En el debate, el panista Roberto Gil destacó que hay perfiles muy sólidos en esta propuesta y fue complicado tomar una decisión porque los 21 personajes propuestos tenían las credenciales y un alto perfil para ser considerados todos.

“Hicimos un esfuerzo muy profundo de consulta. Hicimos largas entrevistas y todos los postulantes tuvieron posibilidad para exponer por qué su perfil es idóneo, estos siete personajes reúnen el consenso”, argumentó.

La senadora perredista y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Angélica de la Peña, destacó los perfiles analizados al sostener que todos reunían los requisitos y son inmejorables, pero se tenía que elegir y los propuestos son quienes gozan de los mayores consensos.

De su parte,la priista y secretaria de la Comisión de Justicia, Arely Gómez, recordó que esta comisión es el brazo operativo de la Ley General de Víctimas que surgió com un reclamo de miles de personas al Estado ante los agravios ocurridos.