Aprueba Congreso local el dictamen energético

Hidalgo se convirtió en el quinto estado en aprobar la reforma que modifica la Constitución en una sesión que comenzó con jaloneos y resguardo de la policía del estado en la Cámara.

Pachuca

Con 22 votos a favor y siete en contra, los diputados del Congreso del estado de Hidalgo aprobaron las reformas a la Constitución en materia energética enviadas por el Congreso de la Unión, con lo que se abre a la inversión privada a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Hidalgo se convirtió en el quinto estado en aprobar la reforma energética después de Chiapas, Querétaro, Veracruz y el Estado de México.

Los diputados de la fracción parlamentaria del Partido Nueva Alianza (Panal),  María Eugenia Muñoz Espinoza, J. Dolores Guzmán, Sandra Hernández Barrera y Víctor Trejo Carpio; así como la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Celestino Ábrego Escalante, Luciano Cornejo Barrea e Imelda Cuellar Cano, votaron en contra del dictamen.

De los 30 diputados locales, el único en faltar a la sesión extraordinaria fue el legislador del Partido Acción Nacional (PAN), Guillermo Galland Guerrero.

La sorpresa en la votación la dieron los cuatro integrantes de la bancada del Partido Nueva Alianza quienes votaron en contra del dictamen, contrario a su instituto político a nivel nacional que decidió apoyar la reforma energética.

Previo al inicio de la sesión extraordinaria, al menos 200 simpatizantes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el Partido de la Revolución Democrática, el Partido del Trabajo (PT) y la Federación Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (FIOAC), se manifestaron en la sede del Congreso del estado bloqueando los cinco accesos de la legislatura local.

Con piedras en mano golpeaban los barandales del inmueble en rechazo a la aprobación de la reforma energética.

Su objetivo era impedir el ingreso de los legisladores locales para que no hubiera quórum y por consecuencia no se llevará a cabo la sesión.

Así, ante el bloqueo de los accesos, el coordinador de la fracción parlamentaria del PAN, Juan Carlos Robles Acosta, ingresó al Congreso del estado por la azotea de los juzgados del Poder Judicial gracias a una escalera.

En tanto, el diputado priista, José Juan Viggiano Austria, fue perseguido por los manifestantes en las inmediaciones del Sistema de Radio y Televisión de Hidalgo refugiándose en las instalaciones de radio. De igual modo, el diputado Antonio Chávez Barraza, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), quien pretendía pasar desapercibido con una camisola del Sistema de Radio y Televisión de Hidalgo fue interceptado por los inconformes a la entrada del canal del gobierno del estado. Fue el secretario de Seguridad Pública de Hidalgo, Alfredo Ahedo Mayorga, quien rescató a ambos legisladores para que pudieran ingresar a la legislatura local a la discusión y votación de la reforma energética.

El Congreso del estado estuvo resguardado durante la manifestación tanto al interior como al exterior por policías estatales y el grupo de Fuerza de Tarea. La sesión extraordinaria inició a las 18:44 de la tarde y se mandó a un receso. A las 19:50 de la noche, la sesión se reanudó luego de que la reforma regresó al Pleno, se discutió y aprobó a las 10 de la noche por mayoría de votos del PRI, PAN y PVEM.

:CLAVES

INCONFORMES

La fracción parlamentaria del PRD, mostró su inconformidad sobre la reforma energética al mostrar una manta con la leyenda: “El petróleo es de todos #ModernizarSinPRIvatizar”.

La lectura del dictamen requirió de dos oradores: la diputada priista y presidenta de la Primera Comisión Permanente de Legislación y Puntos Constitucionales, Edith Avilés Cano.

Posteriormente participó el también diputado priista, Leonardo Pérez Calva. La sesión extraordinaria en donde se aprobaron las reformas duró alrededor de tres horas.