Apoyo a reformas divide a PAN y PRD en el Senado

En materia hacendaria provoca un choque entre ambas bancadas.
Los panistas Javier Lozano y Mariana Gómez del Campo.
Los panistas Javier Lozano y Mariana Gómez del Campo. (Jorge Carballo)

México

Mientras Ernesto Ruffo reveló que un grupo de senadores de Acción Nacional negocian con la bancada del PRD ir juntos en la votación contra la reforma energética, la propuesta en materia hacendaria provocó un choque entre ambas bancadas en el Senado.

El ex gobernador de Baja California presumió que en conjunto pueden reunir hasta ahora unos 43 votos contra la iniciativa energética del presidente Enrique Peña.

Por ser modificaciones constitucionales, esta reforma requiere ser avalada por las dos terceras partes de los asistentes. De acudir los 128 senadores a la sesión en que se vote, tendá que pasar con cuando menos 85 votos.

Senadores del PRD consultados confirmaron que hay esa negociación desde hace poco más de dos semanas, sin que hasta el momento se haya hablado de discutir el tema del referéndum. Además, se prevé incluir en las negociaciones a los cinco senadores del PT, una vez que el coordinador Manuel Bartlett ha expresado su rechazo tajante a la iniciativa presidencial.

De acuerdo con Ruffo, “ya calculamos, necesitamos 43 votos y prácticamente ya los tenemos, entre panistas y perredistas contra la reforma energética”, indicó, al hacer notar que así como el PRD puede votar contra la reforma hacendaria, senadores panistas pueden hacerlo contra la reforma energética.

Ante la acusación de legisladores del PRD, de que Acción Nacional no es oposición y solo finge estar contra el contenido de la reforma hacendaria y sus nuevos impuestos, Ruffo respondió que algunos perredistas pueden opinar así, pero hay otros que lo hacen distinto.

“Puedo expresar que he estado platicando con varios de ellos y es probable que haya una parcial alianza en las decisiones que se tomarán en las siguientes votaciones aquí en el Senado, y es probable que incluso esto tenga que ver también con la reforma energética”.

—¿En qué sentido?

“Negativo”, indicó Ruffo Appel, al recordar que él ya se ha expresado contra la reforma hacendaria y los perredistas ven en sentido negativo en la reforma energética, por lo que “ahí está el interés del intercambio”.

—¿Podrán ir juntos contra ambas reformas?

—Es probable, no todos lo comparten. No estoy hablando de fracciones parlamentarias, hablo de senadores.

—¿Suficientes con para frenar las reformas?

—Suficientes.

Acusaciones mutuas

La propuesta de reforma hacendaria del Ejecutivo generó un choque entre PRD y PAN en el Senado, al acusarse entre sí de tener intereses ocultos en apoyarla, en el caso de los perredistas, y en rechazarla, en el de los panistas.

Los coordinadores de ambos partidos se señalaron mutuamente, pues el panista Jorge Luis Preciado aseguró que hay un tema “electorero” detrás del apoyo de la izquierda a la reforma fiscal, mientras que el perredista Miguel Barbosa, reclamó que el blanquiazul utiliza la defensa de las clases medias como discurso político, “como moneda de cambio”.

Preciado reiteró que la posición del PAN será contra la reforma hacendaria en ambas cámaras y advirtió que continuarán en su campaña “para ver si logramos que el gobierno retire esta propuesta”.

Asimismo, señaló que el PRD apoya al PRI, porque “hay temas de carácter electorero, hay que decirlo, en los que de alguna manera sin ninguna responsabilidad económica, se aprueba repartir dinero, pues eso es difícil votarlo en contra cuando estás aprobando que le den dinero a la gente, el único detalle es que no dicen de dónde van a salir ese dinero”

En tanto, Barbosa rechazó que su partido apoye la propuesta de Peña en su totalidad, y detalló que buscarán eliminar rubros que dañan la economía.

Dijo que no creen en el argumento del PAN de estar en defensa de las clases medias.

“El PAN juega una estrategia mediática, quieren posicionarse, quieren instalarse como los opositores”, señaló.

Claves

“Sin transparencia”

De acuerdo con Ruffo, la reforma energética no debe pasar porque los contratos que se proponen son fraudulentos y no garantizan transparencia.

Barbosa precisó que su partido está a favor de que desaparezca el régimen de consolidación fiscal y no solo que se reduzca de 5 a 3 años el diferimiento en el pago de impuestos, “queremos la revisión completa de ese régimen.”

Dijo que el PAN solo utiliza la defensa de clases medias como una moneda de cambio para presionar en la negociación y eliminar las afectaciones para los que más tienen, para los ricos.