Aplazan extraordinario en San Lázaro por desacuerdo en el Senado

Los diputados tenían previsto citar a sesiones extraordinarias el jueves y viernes, pero hasta ahora no existe materia legislativa para ello.
Sesión Ordinaria de la Cámara de Diputados.
Sesión Ordinaria de la Cámara de Diputados. (Especial)

Ciudad de México

La Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados aplazó al menos hasta la semana entrante su convocatoria a un periodo extraordinario de sesiones para discutir las leyes secundarias en materia electoral, merced a los desacuerdos en el Senado de la República.

Aunque los diputados federales previeron originalmente citar a sesiones extraordinarias los días jueves y viernes de esta misma semana, hasta ahora no existe materia legislativa para ello.

El perredista Silvano Aureoles, presidente de la junta de coordinadores, detalló que la Cámara de Diputados esperaba recibir a más tardar este martes las minutas senatoriales correspondientes para pedir a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión citar a un primer periodo extraordinario.

No obstante, el Senado mantiene en suspenso la discusión del paquete político electoral.

"Eso significa que la posibilidad de que haya dictamen para que se le solicite a la Comisión Permanente mañana un periodo extraordinario se reduce, son pocas las posibilidades; no cerramos la puerta nosotros de que hoy por la tarde se pusieran de acuerdo, hubiera dictamen, y que mañana el Senado estuviera solicitando un periodo extraordinario para resolver este asunto, pero no sabemos, no podemos adelantar", puntualizó Aureoles.

La Junta de Coordinación Política acordó reunirse hasta el próximo lunes, a la espera de las minutas, mientras que Aureoles confirmó su intención de buscar a su homólogo en el Senado, el panista Jorge Luis Preciado, para tratar de empatar las agendas de ambas cámaras.

Al respecto, el coordinador de los diputados federales del PAN, Luis Alberto Villarreal negó categóricamente que la disputa por la dirigencia nacional del blanquiazul entre sus correligionarios Gustavo Madero y Ernesto Cordero sea lo que "atora" las leyes reglamentarias.

Responsabilizó, en cambio, al PRI y a los gobernadores de ese partido de apostarle a mantener sin cambios el marco jurídico en materia electoral.