Anuncia Cofepris nuevo etiquetado y restricciones en tv

La estrategia regulatoria que se impulsará para el combate al sobrepeso, la obesidad y la diabetes incluyen restricciones a anuncios de comida chatarra en televisión.
Archivo Milenio
(Archivo)

Ciudad de México

Mikel Arriola, titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), señaló que la estrategia regulatoria que impulsará México para el combate al sobrepeso, la obesidad y la diabetes, incluyen un nuevo etiquetado de productos, sello nutrimental de su organismo y restricciones a anuncios de comida chatarra en televisión.

En entrevista, el funcionario federal estableció que en un máximo de dos meses arrancará esta regulación que coloca a México a la vanguardia en esta materia en el concierto mundial.

Arriola Peñalosa señaló que a la Cofepris le corresponde verificar en materia regulatoria el cumplimiento de la estrategia que ayer presentó contra estos males el presidente Enrique Peña Nieto.

Precisó que en el tercer pilar de la estrategia resaltan dos reformas que colocan a México a la vanguardia en regulación al consumidor y de protección a las poblaciones más vulnerables, entre ellas la infantil.

Una de ellas consiste en mejorar las condiciones del etiquetado frontal de los productos procesados, tanto alimentos como bebidas, para expresar de manera clara el contenido calórico del artículo de acuerdo con la ingesta diaria.

Así, dijo, la reforma en materia de etiquetado inicia con la obligación de presentar esta información en el frente de los productos y establecer el contenido calórico por cada ingrediente.

En los casos más estrictos y rigurosos, como son los refrescos y las botanas, se establecerá la fuente primaria. Por ejemplo, en el caso de los refrescos es el azúcar y se establecerá cuántas calorías contiene y su porcentaje de la dieta diaria que representan.

Enfatizó que en un refresco de 355 mililitros, lo primero que va a ver el consumidor es que contiene 149 calorías y representa 41 por ciento de su ingesta de azúcar diaria. Esto permite al consumidor calcular cuántos refrescos se va a tomar.

En las presentaciones familiares se dirá que contiene mil 380 calorías y representan 383 por ciento de la ingesta diaria de azúcar recomendada, agregó.

"Lo que queremos es precisamente que el consumidor diga, ?es muchísimo?, y piense en tomar sólo una porción del producto, una de 92 calorías, por ejemplo, que también precisará el etiquetado", dijo.

Además existe un elemento novedoso que consiste en la inclusión de un sello nutrimental, que es un incentivo para reconvertir productos. Es un régimen voluntario; la Secretaría de Salud a través de Cofepris, otorgará un distintivo de calidad a los productos.

Arriola Peñalosa mencionó que para darle un orden, los alimentos y bebidas se dividieron en ocho familias para comparar las calidades nutrimentales entre los mismos alimentos, y no hacerlo entre aceites con postres o lácteos con pescados.

Añadió que para conseguir un sello de calidad, el producto tendrá que tener bajos o nulos contenidos de grasas saturadas, bajos contenidos de grasa, de sodio y azúcar.

"El énfasis es que el consumidor tenga las mejores condiciones de información para que tome una decisión racional de consumo y creo que con esta reforma le damos todos los elementos para que decida, qué productos son buenos y cuáles, si se consumen en exceso van a perjudicar su salud", expuso.

"Partimos de la base que no hay satanización de ningún producto. Todos son comestibles y sanos, pero debe tenerse la información respecto de las porciones, y eso es muy importante porque la obesidad y el sobrepeso se explican en gran parte por el consumo excesivo de ciertos productos", explicó.

Aquellos con alto contenido nutrimental de conformidad con la ciencia y con la evidencia científica que presenten serán acreedores a ese sello, que tendrá varias ventajas.

En primera, esos productos sí van a publicitarse en todos los horarios, incluido el infantil. Las horas consideradas para público televisivo de menores van desde las 14:30 horas hasta las 19:30 horas entre semana, y desde las 7:00 horas hasta las 19:30 horas los sábados y domingos.

"Estamos en la última etapa regulatoria en materia sancionatoria por parte de los secretarios y es la última fase en materia reglamentaria. En un máximo de dos meses estaremos arrancando con todo el paquete para que a partir de esa fecha, entre todo en vigor y tengamos tanto la parte tributaria como la regulatoria operando", señaló.

Estableció que esta reforma cierra la brecha que tenía México respecto de los mejores estándares del mundo y lo ubica como uno de los países que mejor regula información, publicidad e incentivos para la reconversión de productos.

Incluso, supera a Europa en el hecho de establecer de manera específica los horarios en que los productos pueden publicitarse, puntualizó.