A un año de EPN, proyecto del tren sigue sin respuesta

Desde el inicio de su gestión, el mandatario ha realizado tres visitas claves al Estado, pero hasta hoy no se han palpado resultados ni tampoco se han tenido respuesta a las peticiones.
El Presidente de la República ha visitado en 3 ocasiones a Guanajuato.
El Presidente de la República ha visitado en 3 ocasiones a Guanajuato. (Archivo)

León, GTO.

A un año de iniciar su mandato, el presidente Enrique Peña Nieto ha visitado sólo en tres ocasiones Guanajuato.

Tres visitas claves, pero que hasta hoy no se ha palpado el resultado del apoyo al Estado de Guanajuato.

Incluso han transcurrido 11 meses desde su primer visita y ante la petición pública que hizo aquella ocasión el gobernador Miguel Márquez Márquez, de apoyar el Tren Interurbano o Sistema de Movilidad, aún no hay respuesta.

Primer visita a Guanajuato

El 15 de enero, Enrique Peña Nieto, acudió a inaugurar la planta número 100 de Volkswagen ubicada en el Puerto Interior, la inversión que se aplicó fue de 550 millones de dólares, se proyectó que la empresa generará 700 empleos y tendrá una capacidad de producción de hasta 500 mil unidades al año.

Esa ocasión, el Presidente llegó a la planta de 60 hectáreas de extensión, saludó a los trabajadores y encabezó el acto oficial, junto con el gobernador Miguel Márquez y los directivos de la empresa alemana.

El Presidente incluso subió a un auto y conoció las áreas donde se fabrican los motores de los modelos Passat, Beetle, Beetle Cabrio y Jetta, que son enviados a la ensambladora de la empresa en Puebla y se exportan a Norteamérica.

Actualmente Volkswagen exporta a más de 80 países del mundo más del 80% de su producción, de los modelos Bora, Jetta, Beetle y Beetle Cabrio, principalmente a Estados Unidos, Canadá y Sudamérica.

En su estancia en Silao, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que su gobierno será aliado y facilitador de los grandes inversionistas y generadores de empleo.

Ese día el gobernador Miguel Márquez, no perdió la oportunidad y aprovechó la primer visita del Presidente de México a la entidad, para entregarle públicamente el proyecto ejecutivo del tren interurbano que se proyecta para Guanajuato.

En su intervención Márquez, le aseguró que al menos se ha liberado el 83% de las tierras para hacer posible que el proyecto, originalmente pensado en la ruta México-Querétaro, se extienda a Guanajuato; al terminar su discurso, sorpresivamente, tomó una carpeta que contenía el proyecto y se la entregó a Peña Nieto.

Por su parte, el presidente de México en su mensaje sólo expresó: "parece que el señor Gobernador venía preparado... me entregó varios proyectos que se sacó de la manga... señor Gobernador, acuso recibo y por supuesto que revisaremos su viabilidad".

Y es que hace un año, justo al asumir la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto dijo que se reactivará el servicio de tren de pasajeros en el país.

De acuerdo a información de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), a más tardar en este mes se podría hacer pública la licitación de tres trenes de pasajero, México-Toluca-, México –Querétaro y en el primer trimestre del 2014 el transpeninsular Mérida-Punta Venado. El tren de Guanajuato, sigue en revisión.

Segunda visita a Guanajuato

El domingo 17 de marzo, la segunda visita del Presidente a Guanajuato, también pasó a la historia, además fue una prueba de fuego para el gobernador Miguel Márquez Márquez, al estar rodeado de priistas y de uno de lo sindicatos más aguerridos, los petroleros.

Ese día previo al acto protocolario, Enrique Peña Nieto fue aclamado, recibido entre porras y aplausos, como si fuera un día de campaña, un día de buscar el voto, "¡petroleros, Peña Nieto, aquí está tu gente!".

La Refinería Ing. Antonio M. Amor fue el escenario del 75 aniversario de la Expropiación Petrolera, que presidió el Presidente de México, ese día lo acompañó el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; el secretario de Hacienda, Luis Videgaray; el titular de la SCT, Gerardo Ruíz Esparza; el director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin Arriaga y el líder nacional del Sindicato Petrolero Calos Romero Deschamps.

El gobernador Miguel Márquez fue el primero en hablar y felicitar a los petroleros, de los que dijo sentirse orgulloso por su trabajo y de Pemex, como diamante de México.

Iniciaba su discurso, cuando comenzaron a escucharse abucheos.

Continuó sin hacer caso entre los ruidos que se generaba, lo mismo ocurrió cuando casi al finalizar, también se hicieron presentes algunas rechiflas.

En cambio, cuando el director de Pemex, Emilio Lozoya, inició su mensaje recibió ovaciones de los trabajadores, más aún cuando dijo que el petróleo es de los mexicanos y tuvo que suspender su discurso por minutos mientras el silencio regresaba.

El mismo efecto e incluso mayor, cuando fue el turno de Carlos Romero Deschamps, que recibió elogios, porras y cientos de aplausos.

Pero al tomar el micrófono, el presidente Enrique Peña Nieto, la comparación quedó a un lado, al superar por mucho los gritos, aplausos y porras que sus antecesores recibieron.

Al anunciar que Pemex no se privatiza ni se vende, sólo se modernizará, y presentó las 6 líneas de acción con que piensa lograrlo, simplemente se echó al sindicato en la bolsa.

Explicó que la modernización de la paraestatal: primero es establecer una nueva estructura organizacional que la haga más eficiente y transparente, el segundo es alentar la ética y la responsabilidad social, el tercero es promover el crecimiento verde, el cuarto potenciará a la industria, el quinto orientará las inversiones y el sexto eje fortalecerá su capacidad de inversión y el desarrollo tecnológico.

Tres semanas después del incidente registrado en Salamanca, el Gobernador se reunión con la sección 24 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, quienes reconocieron a Miguel Márquez Márquez, el compromiso que realiza por el desarrollo integral de las familias guanajuatenses.

Fernando Pacheco Martínez, secretario General de la Sección 24 del Sindicato de Pemex, destacó que la organización sindical se ha distinguido por ser institucional y respetuosa de las autoridades y de sus reglamentos.

Tercera visita a Guanajuato

León fue por primera vez sede de la Conferencia Anual de Municipios que se realizó del 15 al 18 de mayo, el principal invitado fue el presidente Enrique Peña Nieto.

En esa ocasión, su visita acaparó reflectores y los lentes de las cámaras, cuando a su llegada donde se reunieron más de 3 mil Alcaldes y regidores.

En la primera fila se ubicó al ex presidente Vicente Fox, el primer mandatario de oposición en sacar al PRI de Los Pinos.

Al pasar frente a Fox, Enrique Peña Nieto se detuvo, lo saludó y lo estrechó en un abrazo, incluso posaron para una foto, luego continuó su camino hasta el presidium; en su mensaje el mandatario federal agradeció su presencia.

"Y de manera muy particular, apreciar y agradecer la presencia del señor ex presidente de la República, Vicente Fox Quesada, de su distinguida esposa, a quienes saludo con respeto", dijo.

El Primer Mandatario calificó de inédito el evento donde se logró reunir a los alcaldes y regidores de todas las corrientes políticas del país, "en la medida en que los municipios se fortalezcan, el desarrollo del país será más rápido y también más equilibrado".

Al concluir la inauguración de la Conferencia Anual de Municipios que se realizó en el Poliforum, la comitiva se trasladó al Distribuidor Juan Pablo II, donde se izó la bandera que el Presidente regaló para León.

La ceremonia se realizó en siete minutos. En la ceremonia estuvieron presentes, Enrique Peña Nieto, acompañado por el gobernador Miguel Márquez Márquez y la alcaldesa de León Bárbara Botello; además de los secretarios de Gobernación, Hacienda y Economía, senadores y alcaldes del PRI.

La bandera pesa 250 kilos de peso, de 24 por 35 metros y tiene el águila pintada a mano con óleo por los dos lados, ese día fue izada en 2 minutos y 15 segundos.

Para realizar el evento el Estado Mayor Presidencial cercó tres kilómetros alrededor del astabandera, los militares aseguraron desde el puente Delta al bulevar Paseo de Jerez en López Mateos y hasta la altura de Centro Max en el Juan José Torres Landa.

En el operativo para blindar la zona participaron más de 200 elementos del Estado Mayor, mientras que cerca de 500 militares resguardaron los alrededores junto con unos 300 elementos de Seguridad Pública Municipal.

Unas 500 personas que acudieron a ver el acto de izamiento de la bandera, tuvieron que esperar más de 5 horas, además de pasar por diferentes filtros de seguridad y aguantar el sol.

En la ceremonia, sólo se hizo los honores a la bandera, se izó y no se emitió ningún mensaje por parte del Presidente de México, quien al concluir se retiró del lugar.

Actualmente el área del asta bandera fue remodelada y la bandera se ha retirado de ese lugar al menos 4 ocasiones por daños en el material.